“Les pido piedad”: la súplica del ladrón que ahorcó a un programador con un cable HDMI y lo tiró a la pileta

Durante el juicio por el crimen, Mauricio Nahuel Fernández confesó el crimen y pidió clemencia al Tribunal que lo condenó a prisión perpetua

Compartir
Compartir articulo
Federico Sáenz, programador de 41 años, fue ahorcado con un cable y arrojado a la pileta de su casa de Boulogne. (Télam)
Federico Sáenz, programador de 41 años, fue ahorcado con un cable y arrojado a la pileta de su casa de Boulogne. (Télam)

Mauricio Nahuel Fernández, el ladrón que entró a robar a una casa de Boulogne y asesinó a Federico Sáenz, un programador de 41 años al que estranguló con un cable HDMI y tiró a la pileta, fue condenado a prisión perpetua. Durante el juicio, el homicida admitió el crimen, pidió disculpas y “misericordia” a los jueces.

Fernández (31) fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro, integrado por Alberto Ortolani, Gonzalo Aquino y Sebastián Hipólito Urquijo, a la pena máxima como autor del homicidio, ocurrido el 22 de junio de 2022 y que tuvo como testigos a la novia de la víctima y a dos sobrinas de 8 y 11 años, indicó Télam.

Tal como lo pidió el fiscal de juicio, Sergio Szyldergemejn, los jueces consideraron al acusado autor de los delitos de homicidio “criminis causae” (matar para ocultar otro delito y lograr la impunidad), robo agravado por escalamiento en tentativa y privación ilegítima de la libertad agravada por violencia.

Debido a la última reforma que hubo en 2017 del artículo 14 del Código Penal, Fernández no tiene la posibilidad de pedir la libertad condicional por haber sido condenado por un homicidio agravado y la prisión perpetua equivale a pasar 50 años en la cárcel, por lo que recién podría llegar a recuperar la libertad cuando en 2072 tenga 80 años.

En el fallo, el tribunal describió la mecánica del homicidio: “El imputado, con la finalidad de consumar y asegurar los resultados del delito de robo que se encontraba desarrollando y con la inequívoca intención de causar la muerte de Federico Sáenz, procedió a colocar alrededor de su cuello un cable HDMI anudándolo por detrás, ejerciendo fuerza sobre el mismo hasta lograr conforme su propósito, quitarle la vida. Deceso precisamente que se produjo a consecuencia de la asfixia por estrangulamiento a lazo”.

También remarcaron que “luego de realizar dicho accionar el aquí imputado, luego del deceso arrojó el cuerpo de quien fuera en vida Sáenz a la piscina de la propiedad, donde minutos más tarde fue hallado por personal policial”.

Los tres jueces subrayaron que el propio imputado “fue categórico” al reconocer la autoría del hecho y pedir perdón por la muerte que ocasionó cuando declaró en el juicio y dijo: “Yo pido disculpas. Nunca quise matar a nadie, solamente entré a robar, les pido piedad, misericordia”.

“Tengo tres chiquitos, yo me desvivo por ellos. Toda mi vida trabajé (…). Yo desde chiquito, que nací, mi madre me quiso dar en adopción y me crió un tío, un abuelo siempre, nunca tuve un techo digno. Si usted me daría una oportunidad (sic), que me puedan acercar a un lugar más cerca como para que yo pueda estudiar, para que yo pueda tener una carrera”, fueron otras de las frases que el ahora condenado asesino dijo en el debate.

Aunque los abogados del particular damnificado, Felipe Juan Galo Roncoroni y Antonio Santiago Victorino Roncoroni, propusieron sumarle al homicidio el agravante de alevosía y declarar a Fernández reincidente, debido a que en 2011 fue condenado por otro tribunal de San Isidro por “robo agravado por el uso de arma blanca”, el Tribunal no aceptó debido a que la pena por ese delito venció en 2016, detalló la agencia de noticias.

El crimen del programador ocurrió el 19 de junio de 2022, a las 11.50, en una vivienda ubicada en la calle Aguado 1251 de Boulogne, partido de San Isidro, en el norte del conurbano.

El hecho comenzó cuando la novia de Sáenz lavaba el auto en el patio delantero de la casa y un ladrón saltó la reja de la propiedad y la abordó con fines de robo. El asaltante agredió y amenazó a la mujer y logró quitarle las llaves de la casa, con las que entró a la propiedad y cerró la puerta, dejando a la médica del lado de afuera.

El delincuente golpeó y redujo a Sáenz, mientras que la médica le pidió al empleado de la garita de seguridad de la cuadra que llamara a la policía.

Cuando la médica regresó al frente de su casa, pero sin poder ingresar, pudo observar por las ventanas que el delincuente había dejado a su pareja atado y sentado en el jardín trasero, y cuando siguió pidiendo auxilio, el ladrón apareció para pegarle una trompada en la cara.

La pareja no tenía hijos, pero sí estaban en la casa dos sobrinas de 8 y 11 años, a quienes, según lo que contaron luego las niñas, el ladrón también amenazó y les dijo que se quedaran encerradas en su cuarto porque quería “robar una bicicleta”.

Al lugar llegaron móviles de la comisaría 3ra. de Boulogne y de la Patrulla Municipal de San Isidro, quienes guiados por la médica lograron ingresar a la vivienda por una puerta trasera y allí se encontraron con Fernández en la cocina, quien tenía una cuchilla de la casa en la cintura.

El delincuente fue reducido y detenido por los primeros policías en ingresar y las dos niñas fueron rescatadas, pero Sáenz fue hallado muerto en el fondo de la pileta que la familia tiene en el jardín trasero.

El hombre, que trabajaba para una empresa del exterior en la programación de apps y juegos para celular, había logrado desatarse las manos, pero tenía dos vueltas de un cable HDMI rodeándole el cuello, según determinaron los investigadores.