Así extraía el dinero de las cuentas “Chocolate” Rigau: los videos que lo muestran antes de ser detenido

El hombre fue encontrado con 48 tarjetas de débito en su poder. Pese a que la causa fue anulada, el fiscal pretende apelar la decisión de la Cámara, mientras que la política presiona para que se investigue la trama detrás de los sueldos que se cobraban en esas cuentas

Compartir
Compartir articulo
Se conocieron las cámaras de seguridad del Banco Provincia que comprometen a Rigau (Fuente: TN)

A días de que liberaran a Julio Segundo “Chocolate” Rigau, el puntero del PJ (Partido Justicialista) y anularan la causa por el robo de tarjetas de débito en la Legislatura bonaerense, se conocieron videos que lo muestran realizar reiteradas extracciones en los cajeros automáticos de una sucursal del Banco Provincia en La Plata minutos antes de ser detenido.

Rigau fue detenido el sábado 9 de septiembre, cuando lo encontraron in fraganti en un cajero de la calle 54 y la avenida 7, en la capital bonaerense, con 48 tarjetas de débito perteneciente a los empleados de la Legislatura.

Como puede verse en los videos a los que tuvo acceso TN, el puntero del PJ efectuó reiteradas extracciones de tarjetas distintas, lo que llamó la atención de los presentes y dieron así aviso a la Policía. Estuvo al menos 20 minutos frente al cajero.

Sobre el momento de la detención, una fuente del caso detalló a Infobae que el hombre, de 55 años y empleado de la Legislatura, “tenía una bolsa negra con sobrecitos”. En cada uno de esos sobres, Rigau tenía una tarjeta, un extracto y cerca de 30 mil pesos, el máximo permitido para retirar por día. Ese sábado había logrado acumular 1.200.000 pesos en efectivo, pero calculan que en el mes de septiembre se hizo de unos 27 millones de pesos.

Julio Segundo "Chocolate" Rigau, el puntero del PJ que había sido detenido con 48 tarjetas de débito en su poder
Julio Segundo "Chocolate" Rigau, el puntero del PJ que había sido detenido con 48 tarjetas de débito en su poder

Utilizaba siempre la misma modalidad: se acercaba a ese cajero entre las cinco y las seis de la mañana con sus zapatillas Adidas negras con rayas blancas y un bolso rojo. Se quedaba entre 20 y 30 minutos e iba alternando la máquina que utilizaba para realizar las extracciones.

De esta manera, fue acusado por 177 defraudaciones reiteradas consumadas y otras 45 en grado de tentativa. Durante los diez días que permaneció detenido, el hombre sólo accedió a declarar en una sola oportunidad, en la que se limitó a decir: “Soy electricista” y, desde ese momento, no habló más.

En los detalles a los que accedió este medio, el hombre prestaba sus servicios en la Legislatura de la cual sustrajo las tarjetas de sus víctimas. Un dato llamativo es que él no era el único de su familia que estaba empleado en la Cámara, sino que había al menos otros tres Rigau que trabajan también allí. Sus tarjetas también estaban en su poder al ser descubierto.

En la causa, declararon 16 de los 48 dueños de las tarjetas de débito. Casi todos aseguraron cumplir alguna función en la Legislatura, dijeron conocer a Rigau y confirmaron que le entregaban de manera voluntaria la tarjeta. Además, indicaban que el puntero les devolvía el ticket y el dinero. Sin embargo, los interrogantes continúan en torno al accionar de Rigau.

Los tickets de las extracciones hechas por Rigau
Los tickets de las extracciones hechas por Rigau

Pese a que la Cámara de Apelaciones de La Plata anuló la causa al considerar que la detención del hombre estuvo mal ejecutada, debido a que sus derechos se le leyeron recién en la comisaría, el expediente principal todavía no se cayó. El fiscal general de La Plata, Héctor Vogliolo, ya hizo la reserva y en los próximos días presentará la apelación a la resolución de la Cámara.

En simultáneo, Poder Ciudadano se presentó ante el juez de garantías Guillermo Atencio y pidió que la ONG sea aceptada como particular damnificado. Mientras tanto, tres dirigentes de Juntos por el Cambio reclamaron investigar las cuentas públicas de la Legislatura.

Ricardo López Murphy, Javier Iguacel y María Eugenia Talerico señalaron en su denuncia que el presupuesto de la Legislatura alimentaba el sistema de recaudación de Rigau, por lo que plantearon que el hombre no actuaba solo y que “forma parte de un armado mayor de corrupción, de prestanombres y de padrinos políticos”.

En consecuencia, la mirada está puesta en la trama detrás de Rigau: quién pidió las contrataciones que se cobraban con las tarjetas que el puntero tenía en su poder y desde cuándo este accionar se llevaba a cabo.