El derrumbe de la obra en Palermo provocó daños en el edificio lindero: la construcción tenía denuncias previas

La vivienda ubicada en Uriarte y Costa Rica se vino abajo en la tarde del viernes y causó la muerte de dos obreros. Este sábado continuaba la asistencia a los vecinos en la zona

Compartir
Compartir articulo
Derrumbe en Palermo
Derrumbe en Palermo

Los escombros ya fueron levantados y en la vereda casi no quedan materiales que evidencien la tragedia que sucedió durante la tarde del viernes en la esquina de Uriarte y Costa Rica. Sin embargo, basta mirar la fachada de la construcción ubicada el barrio porteño de Palermo para recordarlo. “Clausurado”, reza un cartel pegado en la puerta de ingreso a la obra. Si se alza la vista, se alcanza a ver lo peor: la parte superior de la construcción desplomada, donde se desmoronó una losa causando la muerte de dos obreros.

El episodio, que se desarrolló en unos pocos segundos, ocurrió pasadas las 15. Unos minutos después, los equipos de emergencia de la Ciudad de Buenos Aires ya se encontraban realizando tanto los trabajos de rescate como las respectivas tareas de prevención y precaución para evitar otros accidentes. No obstante, hasta este sábado aún continuaban los despliegues en el lugar, donde, tras algunas inspecciones, se constató que el hecho también produjo daños en la vivienda lindera.

El domicilio afectado es un edificio de viviendas compuesto por varios departamentos. Según supo Infobae, este sufrió la rotura de varios caños, aunque especialmente se dañaron las conexiones de un hogar del primer piso, por lo que personal del gobierno porteño trabajó durante esta mañana en la colocación de una conexión de agua potable provisoria. “Ayer, ya se había asistido con 100 litros de agua para contener la situación de emergencia”, señalaron oficialmente desde la administración de CABA.

La estructura que se cayó en Uriarte y Costa Rica
La estructura que se cayó en Uriarte y Costa Rica

Asimismo, informaron que, ante el pronóstico de tormenta y para que no existan futuros inconvenientes, varias cuadrillas de la Guardia de Auxilio y Emergencias y de los ministerios de Desarrollo Humano y Espacio Público retiraron los materiales que quedaron sueltos tras el derrumbe, como maderas, chapas y escombros. El lugar quedó vallado y clausurado.

La construcción, que se convirtió en escenario de la tragedia, contaba con las habilitaciones correspondientes para los trabajos. Incluso tan solo ocho días antes había sido inspeccionado por el gobierno porteño. La fecha de la visita fue el pasado jueves 22 de febrero, cuando personal municipal se hicieron presentes en la obra para realizar los chequeos y las verificaciones, descartando cualquier tipo de irregularidad.

En este sentido, se supo que el procedimiento se había realizado a partir de una denuncia recibida por parte de los vecinos, quienes se comunicaron con las autoridades para hacer referencia a la edificación. No obstante, desde la gestión porteña aseguran que esta no estaba relacionada con el derrumbe: no habían advertido de riesgos de un potencial colapso ni similares.

“La denuncia fue con motivo de fachada y protección en áreas linderas de la obra. A su vez, tampoco hubo alertas de vecinos en las líneas 103 o 911″, señalaron al respecto.

Derrumbe en Palermo
Derrumbe en Palermo

Asimismo, señalan que más allá del procedimiento llevado a cabo por la Agencia Gubernamental de Control (AGC), la normativa de la Ciudad de Buenos Aires tiene un apartado en el que se refiere particularmente a la integridad física de los trabajadores durante la construcción.

El Director de Obra tiene la responsabilidad de supervisar y controlar los trabajos, tomar las medidas necesarias para evitar derrumbes, deslizamientos de tierra, daños a linderos y cualquier otro perjuicio que puedan producir los trabajos de Excavación y tomar todas las medidas inherentes de seguridad en el trabajo hacia terceros y del personal en obra”, señala la declaración de inicio, avance y finalización de la obra en el territorio porteño.

El derrumbe en Palermo ocurrió cuando se desplomó una parte de la estructura sobre la cual ambos trabajadores se encontraban llevando adelante el armado de una losa. Fue en medio de sus tareas que cedió el encofrado -sistema de moldes temporales que se utilizan para dar forma al hormigón- y se desarrolló el episodio. Las víctimas fatales fueron dos hombres de 55 y 69 años.