Intentó igualar a “Los juegos del hambre”, pero quedó en el olvido

Tal como en la saga liderada por Jennifer Lawrence, esta historia distópica tenía una protagonista femenina en medio de una sociedad en crisis

Compartir
Compartir articulo
Jennifer Lawrence dio vida a Katniss Everdeen en "Los juegos del hambre" (2012). Al año siguiente, la actriz ganó el Oscar por la película "El lado luminoso de la vida" (Créditos: Lionsgate)
Jennifer Lawrence dio vida a Katniss Everdeen en "Los juegos del hambre" (2012). Al año siguiente, la actriz ganó el Oscar por la película "El lado luminoso de la vida" (Créditos: Lionsgate)

La literatura siempre ha sido fuente de inspiración para el cine, y las novelas juveniles no son excepción. En el 2012, la odisea de una adolescente luchando por sobrevivir en una cruel competencia se convirtió en un boom que despertó una ola de producciones distópicas similares. Más de una década después, Los juegos del hambre, la saga protagonizada por Jennifer Lawrence, resiste el paso del tiempo y ahora expande su universo con la adaptación del último libro escrito por Suzanne Collins, Balada de pájaros cantores y serpientes.

El nuevo largometraje se estrena el 16 de noviembre y retoma los temas que la autora destacó en su primera obra. La muerte como espectáculo, el miedo como poder controlador, los autoritarismos y el significado de libertad se despliegan en el relato ambientado varias décadas antes de la hazaña de Katniss Everdeen. En la ficción, se presenta a un joven Coriolanus Snow (Tom Blyth) como mentor en la edición número 10 de los Juegos del Hambre. A su cargo está Lucy Gray Baird (Rachel Zegler), tributo del distrito 12.

El film explora el origen de Snow, quien era presidente de Panem durante la era de Katniss y Peeta. (Créditos: Lionsgate)
El film explora el origen de Snow, quien era presidente de Panem durante la era de Katniss y Peeta. (Créditos: Lionsgate)

Las proyecciones en la taquilla son bastante optimistas. De acuerdo con Variety, podría alcanzar hasta 100 millones de dólares en salas internacionales durante su primera semana en exhibición. Dicho estreno alimenta aún más las abultadas arcas de la franquicia que recaudó más de 2.970 millones a nivel global. Su vigencia contrasta con otra saga similar que no llegó a repetir el éxito de Los juegos del hambre.

Un declive inevitable

La serie de películas Divergente nació para aprovechar el furor del público por historias de aventura con jóvenes protagonistas. Sin embargo, la propuesta fracasó en la gran pantalla y quedó incompleta. La producción de Ascendente, parte 2 de la última novela del mundo escrito por Veronica Roth, terminó cancelada por el fracaso estrepitoso de la tercera entrega.

Shailene Woodley y Theo James fueron una pareja de divergentes que se rebelan contra los terribles planes de Jeanine, la líder de Erudición. (Créditos: Summit Entertainment)
Shailene Woodley y Theo James fueron una pareja de divergentes que se rebelan contra los terribles planes de Jeanine, la líder de Erudición. (Créditos: Summit Entertainment)

En Divergente (2014) había muchos factores que recordaban a Los juegos del hambre. La historia se desarrollaba a través de un personaje femenino —Beatrice (Shailene Woodley)— en un futuro distópico donde la población de Chicago había sido dividida en facciones. Al cumplir los 16 años, las personas debían pasar una prueba que los ubicaba en cada una de ellas de acuerdo a sus características predominantes: Verdad, Abnegación, Osadía, Cordialidad y Erudición. El caso de Beatrice era particular, porque el test arrojó que podía pertenecer a más de una facción. Ella es una divergente, y debe mantener esa condición en secreto. El conflicto surge cuando la líder de Erudición (Kate Winslet) revela terribles planes para deshacerse de los habitantes de Abnegación y estalla una guerra civil.

Aunque el primer film logró capturar 288 millones de dólares, el interés por la trama se agotó irremediablemente. En el segundo título, Insurgente, hubo buenos resultados comerciales; pero la crítica destacó problemas importantes en la narrativa. El apoyo del público no se repitió en el tercer filme que —conforme a la tendencia de ese entonces— había dividido el final de la saga en dos partes. La caída de Leal (2016) en la taquilla, con pérdidas al estudio de producción, terminó por sepultar definitivamente el proyecto y dejó inconcluso el relato. Actualmente, los tres largometrajes que componen la franquicia Divergente están disponibles en streaming en el catálogo de Prime Video.

La saga original de Veronica Roth está formada por tres libros; sin embargo, el último tomo fue dividido en dos partes para su adaptación cinematográfica. (Créditos: Summit Entertainment)
La saga original de Veronica Roth está formada por tres libros; sin embargo, el último tomo fue dividido en dos partes para su adaptación cinematográfica. (Créditos: Summit Entertainment)