El problema es la soberbia

Alberto Benegas Lynch (h)

Compartir
Compartir articulo

Giovanni Papini, mi cuentista favorito, destaca que los siete pecados capitales se subsumen en la soberbia y escribe en una de sus múltiples ficciones (no siempre tan ficciones): "El soberbio no tolera ser contrariado, el soberbio se siente ofendido por cualquier obstáculo y hasta por la reprensión más justificada, el soberbio siempre quiere vencer y superar a quien considera inferior a él […] El soberbio no concibe que cualquier otro hombre pueda tener cualidades o dotes de las que él carece; el soberbio no puede soportar, creyendo estar por encima de todos, que otros están en lugares más altos que él".

Por mi parte, aplico esta premisa general de Papini al terreno de la relación entre gobernantes y gobernados. Ya de por si esta terminología resulta un tanto estrafalaria, ya que gobernar significa mandar y dirigir, lo cual, en una sociedad libre, debería estar reservado a cada cual. En este sentido, recuerdo una vez más que Leonard E. Read nos enseña que, para ser preciso, se debería haber recurrido a otra expresión, porque la utilizada es tan inapropiada como sería denominar gerente general al guardián de una empresa, ya que la función del monopolio de la fuerza es limitarse a velar por los derechos de las personas siendo funcionarios de la población que los contratan y pagan para que le sirvan.

Pero resulta que los primeros mandatarios han mutado en primeros mandantes y el mandamás, en lugar de proceder como efectivo guardián de los derechos, los conculca, con lo que se cumple la profecía de Aldous Huxley en su terrorífica antiutopía, en la que muchos piden ser sometidos para desgracia de quienes mantienen su integridad y su autoestima (lo cual es infinitamente peor que el Gran Hermano orwelliano).

En todo caso, sea con George Orwell o con Huxley estamos frente a una situación en donde peligran la libertad y las autonomías individuales frente a los crecientes zarpazos del Leviatán. Étienne de La Boétie ha escrito que en realidad: "Son, pues, los propios pueblos los que se dejan o, mejor dicho, se hacen encadenar, ya que con sólo dejar de servir, romperían sus cadenas".

Si observamos cada una de las intervenciones estatales que en esta instancia del proceso evolutivo tienen lugar fuera de la estricta protección a los derechos a la vida, a la libertad y a la propiedad, concluimos que la ridícula y contraproducente soberbia del gobernante desconoce la armonía del orden natural y los consecuentes procesos espontáneos con lo que la descoordinación y los fenomenales desajustes arruinan la concordia y conducen a la miseria moral y material.

Son espectáculos dantescos que para los observadores colocan a los megalómanos en situaciones tragicómicas, mientras las cacareadas "juntas de planificación", "consejos sociales", "expertos en desarrollo comunitario" y demás dislates dictaminan sus estropicios con seriedad digna de un pelafustán y sin sonrojarse mientras declaman absurdos justificativos con la idea de mitigar los resultados alarmantes de su gestión en todos los ámbitos donde meten la nariz de la manera más torpe y grotesca que pueda uno imaginar. Desconocen el orden natural y pretenden sobreimprimir un desorden que ellos conciben en sus calenturientos desvaríos.

De este enjambre nacen las expresiones rimbombantes y cacofónicas con la intención de cubrir sus despropósitos como las citadas "programación funcional equilibrada", "planificación logística paralela", "dirección global balanceada", expresiones que sólo pueden surgir de mentes ofuscadas y de un calado muy menor. Resulta en un teatro de muy mala calidad prestar atención a los discursos de ministros y presidentes frente a las cámaras, habitualmente en cadena nacional y con tonos elevados recurriendo a lenguaje de guerra, supuestamente para vencer a enemigos que ellos mismos crean y que todo quedaría tranquilo en la paz de los arreglos contractuales libres y voluntarios si desaparecen simplemente de la escena y dejan de provocar embrollos de diversa naturaleza.

"¡Ah!" se suele exclamar, esto quiere decir que hay que dejar las cosas liberadas a su suerte sin que nadie administre la asignación de recursos. Craso error, hay que dejar que cada uno administre lo suyo y no meterse compulsivamente con el fruto del trabajo ajeno. De eso precisamente se trata. Este comentario va especial aunque no únicamente dirigido a muchos colegas economistas que en gran medida, de un tiempo a esta parte, han sido entrenados para manipular las haciendas del prójimo. De ahí el chiste, en verdad no tan chiste, de una persona que presenciaba un desfile militar y constató que luego de la marcha de soldados, tanques y misiles apareció una agrupación de hombres vestidos de traje gris por lo cual le preguntó a su vecino de qué se trataba. Recibió como respuesta: "Son economistas, no sabe el daño de que son capaces".

En realidad, el espectáculo que ofrecen los burócratas que se autoconsideran omniscientes es digno de una producción de Woody Allen: se dirigen a la audiencia como se estuviera compuesta por infradotados en el contexto de impartir órdenes irracionales a diestra y siniestra, por ejemplo, sobre cómo deben ser los precios de bienes y servicios sin percatarse de que las leyes de mercado operan por cuerda separada y que cada intromisión inexorablemente provoca daños de consideración.

Antes he ilustrado el tema con lo que en su momento ha dicho el periodista John Stossel respecto a lo que sucede con un trozo de carne envuelto en celofán en una góndola en un supermercado. Stossel nos invita a cerrar los ojos e imaginar en regresión el motivo por el cual se encuentra ese bien disponible. Los agrimensores, los fabricantes de postes junto a las largas faenas de plantaciones, talas, transportes y cartas de crédito y a las muchas empresas que horizontal y verticalmente participan como proveedores de equipos, las tareas de alambrado, los plaguicidas, los fertilizantes, la siembra, las cosechadores, los caballos, las monturas y las riendas, todo el proceso de la ganadería y el personal. Nadie, salvo en la última etapa, estaba pensando en el trozo de carne en la góndola. Cada uno estaba considerando su labor específica, aplicando el conocimiento del caso que no es compartido por otros que cuentan con informaciones distintas para sus diversos trabajos.

Todo esto es coordinado a través de los precios que actúan como si fuera un tablero de señales que indican a los operadores las siempre cambiantes circunstancias para saber cuándo y dónde invertir o desinvertir. Pero luego irrumpen los megalómanos gubernamentales basados en que "no puede dejarse que las cosas se desarrollen por la anarquía del mercado", situación en la que desaparecen la carne, el celofán y frecuentemente el propio supermercado. Idéntico fenómeno ocurre en el mercado cambiario, financiero o industrial.

Mucha razón tenía el premio Nobel en economía Friedrich Hayek al titular su célebre libro La arrogancia fatal que precisamente se refiere a los efectos sumamente perjudiciales de los supuestos controles que imponen los aparatos estatales. Volviendo a Woody Allen, este escribe sobre quienes habitualmente se desenvuelven en esos ámbitos: "Nuestros políticos son ineptos y corruptos y, a veces, las dos cosas en el mismo día". Esta decadencia solamente puede revertirse instalando nuevos y efectivos límites al poder para mantenerlo en brete y de ningún modo esperar que los problemas se resuelvan con "gente buena" en el gobierno, puesto que el tema no es de personas sino de incentivos que marcan las instituciones.

Como bien ha explicado Thomas Sowell, no se trata tampoco de contar con ordenadores con gran capacidad de memoria para que los políticos en funciones coordinen las operaciones mercantiles, puesto que, como queda dicho, no sólo des-coordinan sino que sencillamente la información no se encuentra disponible antes de la realización de las operaciones correspondientes.

No es para nada procedente la ilegítima extrapolación del denominado gobierno a una empresa. La administración empresaria apunta a alinear incentivos para lograr objetivos comunes atentos al cuadro de resultados al efecto de conocer si se da en la tecla con las preferencias de la gente, lo cual se traduce en ganancias o si se yerra, lo que se refleja en los consecuentes quebrantos. Esto no ocurre en un país donde sus habitantes naturalmente tienen muy diversos proyectos y metas que los gobernantes están supuestos de protegen siempre y cuando no se lesionen derechos de otros.

Si un gobernante afirma que merced a su gestión se incrementó la producción de, por ejemplo, pollo, habrá que indagar acerca de las políticas dirigidas a ese objetivo que significa que favoreció esa producción, lo cual va en detrimento de la producción de otro bien o servicio que, a su vez, genera un efecto negativo, ya que el proceso contradice lo que hubiera preferido la gente de no haber mediado la mencionada intervención. Este es el desbarajuste central de las llamadas empresas estatales: en el momento de su constitución significan derroche de capital, puesto que se desvían los siempre escasos recursos hacia áreas distintas de las prioridades que hubiera establecido el consumidor (de hacer lo mismo que hubiera hecho, tampoco tiene sentido la empresa estatal).

De todo este enjambre que provoca la soberbia se desprenden las declaraciones sorprendentes de gobernantes como "el derecho a la felicidad suprema" en Venezuela o la afortunadamente frustrada propuesta de la Asamblea Constituyente en Ecuador de establecer "el derecho al orgasmo de la mujer". Es que se ha perdido por completo la noción del derecho que significa que, como contrapartida, hay obligación de respetarlo. Entonces, si alguien reclama el derecho a percibir algo que no obtiene en el mercado (es decir, que los congéneres no se lo reconocen) y esto es otorgado por el gobierno, quiere decir que el prójimo coactivamente lo debe entregar, lo cual significa que se ha lesionado su derecho, por lo cual significa un pseudoderecho.

Es que incluso hay un correlato inverso entre los nombres de los ministerios y lo que ocurre (recordemos el Ministerio de la Verdad en plena mentira oficial), por ejemplo, el tragicómico Ministerio de Bienestar Social, donde es seguro el malestar y así sucesivamente. El propio Ministerio de Economía constituye un despropósito porque es para manejar la economía, que es precisamente lo que generan los desajustes señalados, es mejor recurrir más modestamente a la Secretaría de Finanzas Estatales.

En resumen, la soberbia de los funcionarios es la causa de tanto entuerto. La gente no debería tolerar tanta arrogancia en el manejo prepotente de sus vidas y sus propiedades, y tener presente que cada vez que se recurre a los ingresos del aparato estatal son los vecinos los que pagan, ya que los burócratas nunca recurren a sus patrimonios (en todo caso, muchas veces, se llevan recursos para alimentar sus cuentas personales).

Últimas Noticias

La hipótesis de la caída y rastrillajes limitados por el clima: así sigue la búsqueda de la turista alemana desaparecida en San Juan

Julia Horn, de 19 años, está desaparecida en la provincia cuyana desde el jueves pasado por la mañana, cuando salió sola a hacer trekking en el cerro Tres Marías. Los indicios del celular, el intercambio estudiantil y la llegada de su familia desde Alemania
La hipótesis de la caída y rastrillajes limitados por el clima: así sigue la búsqueda de la turista alemana desaparecida en San Juan

Un empleado de seguridad de la TV Pública se descompensó mientras trabajaba y murió

Tenía 47 años y falleció en el hall de entrada del canal estatal, ubicado sobre la avenida Figueroa Alcorta y Tagle. Intervino el SAME y la Policía de la Ciudad
Un empleado de seguridad de la TV Pública se descompensó mientras trabajaba y murió

Luciano Benetton conmovió a Italia con su renuncia al grupo textil: denunció un “agujero dramático” de al menos 100 millones de euros

En una entrevista con el Corriere della Sera, acusó a un CEO que él mismo había elegido de ocultarle la situación de la empresa o, como mínimo, de incapaz. Benetton es uno de los mayores terratenientes de la Patagonia, donde produce lana ovina, carne vacuna y plantó decenas de miles de hectáreas de pinos
Luciano Benetton conmovió a Italia con su renuncia al grupo textil: denunció un “agujero dramático” de al menos 100 millones de euros

Por qué los Juegos Olímpicos ayudarán a comprender el impacto de las temperaturas húmedas en la salud

Este índice de medición ayuda a conocer los niveles de humedad en relación con la temperatura del ambiente. La competencia internacional llevada a cabo en Francia podría ser un escenario favorable para que los expertos analicen los efectos que tiene el calor y la alta humedad en el organismo
Por qué los Juegos Olímpicos ayudarán a comprender el impacto de las temperaturas húmedas en la salud

Gitanas Nauseda fue reelecto presidente de Lituania

El mandatario se impuso en segunda vuelta con más del 78% de los votos
Gitanas Nauseda fue reelecto presidente de Lituania