Apertura del OMX Stockholm 30 este 14 de febrero

Estos son los datos más importantes a los que prestar atención sobre la evolución de este activo

Compartir
Compartir articulo
Este año los mercados han registrado una volatilidad constante. (Infobae)
Este año los mercados han registrado una volatilidad constante. (Infobae)

Inicio de jornada sin cambios para el OMXS 30, que comienza la jornada del miércoles 14 de febrero con una variación del 0,01%, hasta los 2.352,93 puntos, tras el inicio de la sesión de apertura. En cuanto a los cambios de este día con respecto a jornadas anteriores, el OMXS 30 gira las tornas respecto del de la sesión previa, donde se anotó una disminución del 0,64%, demostrándose incapaz de consolidar una clara tendencia en fechas recientes.

En referencia a la rentabilidad de la última semana, el OMXS 30 acumula un descenso del 0,15%; por el contrario en el último año aún conserva una subida del 5,4%. El OMXS 30 se sitúa un 1,75% por debajo de su máximo en lo que va de año (2.394,93 puntos) y un 2,4% por encima de su valoración mínima del año en curso (2.297,85 puntos).

Índices bursátiles… ¿Para qué?

Un índice bursátil es un indicador utilizado para mostrar la evolución del precio de un conjunto de activos determinado, por lo que toma datos de distintas empresas o sectores de un fragmento del mercado.

Estos indicadores son utilizados principalmente por las bolsas de valores de distintos países del mundo y cada uno de ellos pueden integrarse por firmas con requisitos concretos como podría ser disponer de una capitalización bursátil similar o pertenecer a un mismo tipo de industria, además, hay algunos índices que sólo consideran un puño de acciones para determinar su valor u otras que consideran cientos de acciones.

Los índices bursátiles sirven como indicador de la confianza en el mercado de valores, la confianza empresarial, la salud de la economía nacional y global y el rendimiento de las inversiones en acciones y participaciones de una compañía. Generalmente, si los inversionistas no tienen confianza, los precios de las acciones tendrían tendencia a caer.

Asimismo, funcionan para medir el rendimiento de un gestor de activos y permiten a los inversores tener comparaciones entre la rentabilidad y el riesgo; medir las oportunidades de un activo financiero o crear carteras.

Este tipo de indicadores comenzaron a utilizarse a finales del siglo XIX luego de que el periodista Charles H. Dow. analizara con detenimiento cómo las acciones de las empresas tendían a subir o bajar juntas de precio, por lo que creó dos índices: uno que contenía a las 20 compañías ferroviarias más importantes (pues era la industria más importante de la época), así como 12 acciones de otros tipos de negocios

Actualmente en nuestra economía existen diversos índices y pueden juntarse en función de su geografía, los sectores, el tamaño de las compañías o incluso el tipo de activo, por ejemplo, el índice estadounidense del Nasdaq está compuesto por las 100 mayores compañías en gran medida relacionadas a la tecnologías como Apple (AAPL), Microsoft (MSFT), Amazon (AMZN), Facebook (FB), Alphabet (GOOG), Tesla (TSLA), Nvidia (NVDA), PayPal (PYPL), Comcast (CMCSA), Adobe (ADBE).

¿Cómo se mide un índice bursátil?

Cada índice bursátil posee su propio método de cálculo, pero el principal factor es la capitalización bursátil de cada firma que lo integra. Este se obtiene al multiplicar el valor del día del bono en la bolsa correspondiente por el total de participaciones que están en circulación en el mercado.

Las compañías que figuran en bolsa están obligadas a presentar un balance de su composición. Dicho reporte debe hacerse público cada tres o seis meses, según corresponda.

Leer un índice bursátil también implica examinar su evolución en el tiempo. Los nuevos índices siempre comienzan con un valor fijo basado en los precios de los valores en su fecha de inicio, pero no todos siguen este método. Por ende, puede conducir a fallos.

Si un índice ve un incremento de 500 puntos en una jornada, mientras que otro solo consigue 20, podría parecer que el primero tuvo un rendimiento mejor. No obstante, si el primero comenzó el día en 30.000 puntos y el otro en 300, se puede suponer que, en términos porcentuales, las ganancias para el segundo fueron más destacables.

¿Cuáles son los principales índices bursátiles?

Entre los principales índices bursátiles de Estados Unidos está el Dow Jones Industrial Average, mejor conocido como Dow Jones, conformado por 30 compañías. De igual manera, el S&P 500, que comprende 500 de las mayores empresas de la Bolsa de Nueva York. Finalmente, no hay que olvidar el Nasdaq 100, que asocia a 100 de las mayores firmas no financieras.

Por otro lado, los índices más importantes de Europa son el Eurostoxx 50, que abarca las 50 empresas más importantes de la eurozona. Por otro lado, el DAX 30, principal índice alemán que contiene a las compañías más descollantes de la Bolsa de Fráncfort; la FTSE 100 de la Bolsa de Londres; el CAC 40 de la Bolsa de París; y el IBEX 35, de la bolsa española.

En Asia, tenemos el Nikkei 225, compuesto por las 225 empresas más importantes de la bolsa de valores de Tokio. Asimismo, el SSE Composite Index, que puede considerarse el principal de China, conformado por las compañías más destacadas de la Bolsa de Shanghái. El mismo papel que interpretan el Hang Seung Index en Hong Kong y el KOSPI en Corea del Sur.

En lo que respecta a Latinoamérica, se tiene el IPC, que contiene a las 35 firmas más sobresalientes de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Al menos un tercio de ellas pertenecen al capital del magnate Carlos Slim.

Otro es el Bovespa, compuesto por las 50 empresas más importantes de la bolsa de Sao Paulo; el Merval de Argentina; el IPSA de Chile; el MSCI COLCAP de Colombia; el IBC de Caracas, conformado por 6 compañías de Venezuela.

También, existen otro tipo de índices bursátiles globales como el MSCI Latin America, que incluye las 137 empresas más importantes de Brasil, Chile, Colombia, México y Perú.

De igual forma, está el MSCI World, que incluye a 1600 compañías de 23 países desarrollados; el MSCI Emerging Markets, compuesto por más de 800 empresas de países en desarrollo; y el S&P Global 100, conformado por las 100 firmas multinacionales más poderosas de todo el planeta.