Qué es la intolerancia al alcohol, cuales son los síntomas y cómo se cura

Puede ser confundida con una alergia a los componentes de una bebida alcohólica y, aunque no es un padecimiento de preocupación, se debe tener cuidado si sus síntomas son intensos

Compartir
Compartir articulo
La intolerancia al alcohol no es un padecimiento tan común (Imagen Ilustrativa Infobae)
La intolerancia al alcohol no es un padecimiento tan común (Imagen Ilustrativa Infobae)

Ya estamos a finales de año y con ello las fiestas decembrinas que se caracterizan por el incremento en el consumo de alimentos y bebidas alcohólicas lo que en ocasiones provoca la aparición de diferentes malestares.

Uno de ellos, muy poco conocidos, es la intolerancia al alcohol. De acuerdo con la organización Mayo Clinic, una de las más prestigiosas a nivel internacional en materia de salud, este padecimiento es ocasionado por un trastorno genético que le impide al cuerpo procesar el alcohol de manera eficiente.

Los signos más comunes de este malestar es la contingencia nasal y el enrojecimiento de la piel. De acuerdo con Mayo Clinic, la única manera de evitar estas reacciones es suprimir el consumo de alcohol.

Si bien no es realmente una alergia, en algunos casos, lo que parece ser intolerancia al alcohol podría ser una reacción a algún componente de la bebida alcohólica, como las sustancias químicas, los granos o los conservantes. Combinar alcohol con ciertos medicamentos también puede provocar reacciones.

Síntomas de la intolerancia al alcohol

Los signos y síntomas de intolerancia al alcohol, o de una reacción a los ingredientes que componen la bebida alcohólica, pueden incluir los siguientes:

  • Enrojecimiento facial (rubor)
  • Protuberancias en la piel enrojecidos y con picazón (ronchas)
  • Empeoramiento del asma preexistente
  • Congestión o goteo nasal
  • Presión arterial baja
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea

Cuándo debes consultar con un médico

Los síntomas pueden ser de leves a intensos (Imagen ilustrativa Infobae)
Los síntomas pueden ser de leves a intensos (Imagen ilustrativa Infobae)

La existencia de una intolerancia leve al alcohol o a algo presente en las bebidas alcohólicas no hace necesaria una visita al médico. Simplemente deberás evitar el consumo de alcohol, limitar la cantidad que consumes o evitar ciertos tipos de bebidas alcohólicas.

Sin embargo, si sufres una reacción grave o un dolor intenso, consulta con el médico. Además, si tus síntomas parecen relacionarse con alguna alergia o algún medicamento que consumes, consulta a tu médico.

Factores de riesgo

Algunos factores de riesgo para la intolerancia al alcohol u otras reacciones a las bebidas alcohólicas son:

  • Ascendencia asiática
  • Asma o fiebre alta (rinitis alérgica)
  • Alergia a los granos u otro alimento
  • Tener un linfoma de Hodgkin

Diagnóstico de la intolerancia al alcohol

Además de realizarte un examen físico, el médico puede solicitar estas pruebas:

Prueba cutánea:

Una prueba cutánea puede terminar si tienes alergia a algún componente de las bebidas alcohólicas, por ejemplo, a los granos de la cerveza.

Mediante un pinchazo, se introduce en tu piel una cantidad pequeña de una sustancia que podría ser la causante de tu reacción alérgica.

Si eres alérgico a la sustancia de la prueba, desarrollarás bulto elevado u otra reacción en la piel.

Análisis de sangre:

Un análisis de sangre puede medir la respuesta de tu sistema inmunológico a una sustancia en particular, mediante el control de la cantidad de anticuerpos de tipo alérgico en tu torrente sanguíneo, los cuales se conocen como anticuerpos inmunoglobulina E.

Se envía una muestra de sangre al laboratorio para verificar las reacciones a ciertos alimentos. Sin embargo, estas pruebas no siempre son precisas.

Tratamiento de la intolerancia al alcohol

La única manera de evitar los síntomas de intolerancia al alcohol o una reacción alérgica es evitar el consumo de alcohol o de la bebida en particular, o los ingredientes que causan el problema.

De acuerdo con Mayo Clinic, en caso de alguna reacción leve, los antihistamínicos de venta libre o recetados pueden ayudar a reducir los síntomas como la picazón o la urticaria.

Seguir leyendo