Quién fue el español que se enfrentó a Hernán Cortés y le prohibió conquistar México

El fin del imperio mexica se dio luego de una guerra interna entre dos ambiciosos hombres

Guardar

Nuevo

Hernán Cortés inició su conquista entre ilegalidad y traiciones 
Imagen:
Wikimedia
Hernán Cortés inició su conquista entre ilegalidad y traiciones Imagen: Wikimedia

La llegada de los españoles a México fue un evento crucial que cambió la historia del país para siempre. Ocurrió en 1519 y un par de años después, Hernán Cortés instauró un nuevo régimen que terminó con el poderío indígena que hasta entonces era abanderado por el imperio mexica.

Pero mucho antes de que los españoles se encontraran cara a cara con Moctezuma, Tlatoani de la Gran Tenochtitlán, y comenzara un proceso que terminó con la caída de la poderosa civilización y el nacimiento de la Nueva España, Cortés tuvo algunas dificultades para llevar a cabo sus ambiciosos planes de conquista.

Por aquel entonces, Diego Velázquez, otro español muy bien relacionado con la corona, gobernaba Cuba y tenía bajo su mando a Hernán Cortés, quien era escribano, amigo y hombre de absoluta confianza. El mandatario de la isla mandó, pues, en 1519, una expedición a México, con el único objetivo de negociar con nativos para obtener riquezas y capturar algunos esclavos para Cuba.

Diego Velásquez era gobernador de Cuba, al momento en que Cortés llegó a México.
Diego Velásquez era gobernador de Cuba, al momento en que Cortés llegó a México.

De inmediato, Velázquez supo que el mejor hombre que podía llevar a cabo esta tarea era Hernán Cortés y lo nombró jefe de la expedición. Por supuesto, no había ninguna intención de conquistar México por parte de Velázquez, al menos no todavía. Cortés, en cambio, tenía muy claras sus intenciones.

En completa ilegalidad, y faltando a la orden de uno de los hombres más poderosos en las colonias españolas, Hernán Cortés desembarcó en lo que hoy es Veracruz y comenzó su cruzada para hacerse definitivamente del país.

En aquella expedición, muchos de los hombres que viajaban con Cortés apoyaban a Velázquez y, por tanto, se enfrentaron a su capitán cuando supieron sobre sus planes de traición al gobernador de Cuba. Esto no detuvo al español, quien se valió de algunas estrategias, donde incluso mató a algunos de sus hombres.

El poderoso ejército de Diego Velázquez que fue tras Cortés

Así fue la llegada de Cortés a Veracruz (Foto: Gobierno de México)
Así fue la llegada de Cortés a Veracruz (Foto: Gobierno de México)

Por supuesto, la falta del español pronto llegó a los oídos de Diego Velázquez y entonces él, dispuesto a hacer pagar a su antiguo amigo, preparó todo una misión para detenerlo antes de que cumpliera sus amenazas de volverse el dueño de aquella rica extensión de tierra.

Velázquez entonces organizó una expedición gigantesca que consistió en casi veinte barcos, unos novecientos hombres, ochenta caballos, ballestas y armamento sumamente peligroso. Se dice que se gastaron bastantes recursos cubanos, tanto humanos como económicos, para lo que los historiadores señalan como un despecho que enloqueció al gobernador de la isla.

El ejército de Cuba llegó a México al mando de un tal Pánfilo de Narváez. Cortés, que ya estaba bien instalado en la Gran Tenochtitlan supo que tenía la batalla ganada cuando se enteró que muchos de los hombres, si no es que casi todos, que acompañaban a Narváez, eran viejos amigos, lo que le facilitó una alianza que le permitió seguir con su plan de conquista.

El poder de Hernán Cortés en México y sus estrategias para conquistar

Moctezuma II le ofreció a Hernán Cortés uno de los palacios más importantes de Tenochtitlán, el que fue casa de su padre (INAH)
Moctezuma II le ofreció a Hernán Cortés uno de los palacios más importantes de Tenochtitlán, el que fue casa de su padre (INAH)

Una de las estrategias más efectivas de Hernán Cortés fue la formación de alianzas con pueblos indígenas que estaban subyugados o en conflictos con los mexicas. El español supo explotar las rivalidades existentes, especialmente con la alianza con los tlaxcaltecas, quienes fueron cruciales para la conquista de Tenochtitlán debido a su conocimiento del terreno y su apoyo militar.

El uso del miedo y la tecnología militar europea también jugó un papel fundamental. La caballería, las armas de fuego, y los perros de guerra, desconocidos hasta entonces en el Nuevo Mundo, proporcionaron una ventaja táctica significativa a las fuerzas de Cortés. Además, la propagación de enfermedades europeas, como la viruela, debilitó considerablemente a la población indígena, incluyendo a los guerreros mexicas, facilitando la tarea de conquista.