Desde marihuana modificada hasta dextrometorfano: éstas son algunas de las ‘nuevas’ drogas consumidas en México

Aunque la marihuana y la cocaína son dos de los narcóticos más consumidos en la República, hay otras sustancias, no prohibidas, que son utilizadas como estupefacientes; sin embargo, su uso puede dejar consecuencias graves

Guardar

Nuevo

La marihuana se mantiene como la droga más consumida en México. (Crédito: Archivo Infobae México)
La marihuana se mantiene como la droga más consumida en México. (Crédito: Archivo Infobae México)

El consumo de marihuana, heroína, cocaína y metanfetamina en México ha sido registrado durante los últimos años, principalmente como consecuencia del tráfico de estos estupefacientes hacia Estados Unidos y otros países por parte de los cárteles de drogas mexicanos. Sin embargo, de 2021 a la fecha, los Centros de Integración Juvenil (CIJ) han registrado el aumento del uso de otras sustancias, como jarabes para la tos o incluso ketamina.

De acuerdo con una investigación realizada por Milenio, alrededor del 12% de la población de los 120 CIJ ―institución dedicada a la prevención, tratamiento y rehabilitación, además de análisis científico y formación de especialistas en materia de consumo de drogas― ha sido víctima de las conocidas “nuevas sustancias de abuso”.

Se trata de drogas ya conocidas, como el fentanilo o los cigarros electrónicos ― también identificados como vapeadores―, pero también de sustancias con determinada función, como el dextrometorfano o la ketamina.

En el primer caso, se trata de una sustancia activa utilizada principalmente como antitusivo, es decir, para suprimir la tos. Se encuentra en varios medicamentos como jarabes, tanto en aquellos de venta libre como en algunos recetados.

Imagen ilustrativa de jarabe para tos. (Crédito: Getty Images)
Imagen ilustrativa de jarabe para tos. (Crédito: Getty Images)

En cuanto a la ketamina, también reconocido como medicamento, se utiliza principalmente como anestésico en medicina humana y veterinaria, toda vez que tiene propiedades disociativas; proporcionando analgesia, amnesia y sedación.

Además de su uso en anestesia, en algunas circunstancias se emplea para tratar el dolor crónico y los trastornos de depresión resistente a tratamientos convencionales. Su uso debe ser estrictamente supervisado por profesionales de la salud debido a los efectos secundarios y el potencial riesgo de abuso.

Por otra parte, el medio ya citado refiere también el aumento de marihuana modificada con alto contenido de THC ―el principal compuesto psicoactivo presente en la planta de cannabis―; hachís en presentación de aceite o miel; e incluso alucinógenos utilizados en rituales espirituales, como la salvia, la ayahuasca o el DMT.

Decocción de ayahuasca. (Crédito: Flickr)
Decocción de ayahuasca. (Crédito: Flickr)

¿Qué drogas son más consumidas en México?

En México, el consumo de drogas ha mostrado variaciones significativas en los últimos años, reflejo de cambios socioculturales, así como de la influencia de rutas de tráfico internacional.

Entre las sustancias más consumidas, algunos estimados destacan la marihuana, las metanfetaminas, la cocaína, además de substancias legales como el alcohol y el tabaco, las cuales también presentan altos índices de uso dentro de la población.

La marihuana se posiciona como la droga ilegal de mayor consumo en el territorio nacional. Su prevalencia entre diferentes sectores de la sociedad la coloca en un punto focal de debate entre políticas públicas de salud y seguridad.

Así luce la Marihuana. Fotografía de referencia. (Crédito: Freepik)
Así luce la Marihuana. Fotografía de referencia. (Crédito: Freepik)

Por otro lado, las metanfetaminas han visto un incremento notable en su consumo, en parte debido a la producción local impulsada por cárteles de drogas que buscan abastecer tanto el mercado nacional como el estadounidense. Este aumento ha sido asociado con diversos problemas de salud y seguridad, incluyendo un alza en casos de violencia.

La cocaína, a pesar de no ser producida en México, sigue siendo una droga popular, facilitada por su tránsito en el país como ruta hacia los Estados Unidos. Su consumo está ampliamente difundido en diversas capas sociales y se asocia tanto a contextos recreativos como de adicción crónica.

Asimismo, el alcohol y el tabaco mantienen altos niveles de consumo.

El alcohol, legal y culturalmente aceptado, representa una de las mayores causas de morbilidad y mortalidad asociada al consumo de sustancias en el país. El tabaco, por su parte, sigue siendo un reto para la salud pública debido a las enfermedades crónicas que provoca.

FOTO DE ARCHIVO. Una imagen de ilustración muestra cigarrillos en su cajetilla. 8 de octubre de 2014. REUTERS/Christian Hartmann
FOTO DE ARCHIVO. Una imagen de ilustración muestra cigarrillos en su cajetilla. 8 de octubre de 2014. REUTERS/Christian Hartmann