Cuál es la diferencia entre una ola de calor y un día con temperaturas altas

El Servicio Meteorológico Nacional prevé 5 olas de calor en el territorio mexicano entre los meses de marzo y julio

Compartir
Compartir articulo
En algunos estado de la República han alcanzado hasta los 45 grados centigrados. (Meteored)
En algunos estado de la República han alcanzado hasta los 45 grados centigrados. (Meteored)

México es un horno de calor, por lo que el Servicio Meteorológico (SMN) anunció que durante los meses de febrero y marzo se contempla al menor 5 olas en los 32 estados de la República Mexicana.

Por ejemplo, en la capital del país, el SMN previene que la ola de calor puede superar los 30°C mientras que en estados del norte pueden superar hasta los 50°C. Este fenómeno suele presentarse en los meses de marzo a julio. No obstante, en los últimos años, se ha prolongado la duración de una ola de calor.

Sin embargo, se prevé que este año sea mucho más caluroso que el 2023, con temperaturas que puedan elevarse hasta los 40 grados centígrados en la Ciudad de México.

A continuación, te daremos a conocer cuál es la diferencia entre una ola de calor y un día con temperaturas altas.

Protección Civil pide a la población utilizar bloqueador y vestir ropa de colores claros
Protección Civil pide a la población utilizar bloqueador y vestir ropa de colores claros

Una ola de calor y un día con temperaturas altas son fenómenos relacionados con el calor, pero difieren en su duración, intensidad y efectos.

De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) una ola de calor se caracteriza por un período prolongado de temperaturas inusualmente altas para una región específica, generalmente durante varios días consecutivos o incluso semanas. Durante una ola de calor, las temperaturas pueden mantenerse elevadas tanto durante el día como durante la noche, lo que dificulta que las personas se enfríen y se recuperen del calor acumulado. Las olas de calor pueden ser peligrosas, especialmente para los grupos de población más vulnerables, como los niños pequeños, los ancianos y las personas con problemas de salud crónicos.

FOTO DE ARCHIVO. Un hombre bebe agua de un establecimiento público durante una ola de calor en Nimega, Países Bajos. 18 de julio de 2022. REUTERS/Piroschka van de Wouw
FOTO DE ARCHIVO. Un hombre bebe agua de un establecimiento público durante una ola de calor en Nimega, Países Bajos. 18 de julio de 2022. REUTERS/Piroschka van de Wouw

Por otro lado, un día con temperaturas altas simplemente se refiere a un día en el que las temperaturas son más altas de lo normal para esa época del año en una determinada ubicación.

Estos días pueden ser incómodos y potencialmente peligrosos si las temperaturas alcanzan niveles extremos, pero no necesariamente constituyen una ola de calor, ya que la duración y la intensidad del calor no son tan significativas como durante una ola de calor.

En resumen, la diferencia principal radica en la duración, la intensidad y la persistencia de las altas temperaturas: una ola de calor implica un período prolongado de calor extremo, mientras que un día con temperaturas altas se refiere simplemente a un día con temperaturas por encima de lo normal.