BMV cierra a la baja; suma dos jornadas consecutivas con pérdidas

Mal cierre de sesión para la Bolsa Mexicana de Valores que retrocedió casi medio punto porcentual

Compartir
Compartir articulo
El principal índice de referencia de la Bolsa Mexicana de Valores ha tenido un inicio de año de contrastes (Cuartoscuro)
El principal índice de referencia de la Bolsa Mexicana de Valores ha tenido un inicio de año de contrastes (Cuartoscuro)

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) no logra retomar el rumbo y vuelve a cerrar la jornada con pérdidas este miércoles 21 de febrero. Con este nuevo retroceso que casi alcanzó el medio punto porcentual, e{ principal índice de referencia mexicano suma su segunda jornada consecutiva con pérdidas.

La BMV arrancó la sesión estable y llegó a repuntar poco antes de las 9:00 horas, pero retrocedió rápidamente hasta el fin de la jornada.

El S&P/BMV IPC acabó la sesión del miércoles 21 de febrero con leves descensos del 0,41%, hasta los 57.004,82 puntos. El índice mexicano anotó un máximo de 57.269,13 puntos y un mínimo de 56.782,81 puntos. El rango de cotización entre su punto más alto y el más bajo (máximo-mínimo) durante este día se situó en el 0,85%.

Teniendo en cuenta la última semana, el S&P/BMV IPC anota una bajada del 0,22%; por contra desde hace un año aún acumula una subida del 5,75%.

El índice mexicano se sitúa un 2,91% por debajo de su máximo del presente año (58.711,87 puntos) y un 4,2% por encima de su valoración mínima en lo que va de año (54.707,89 puntos).

¿Qué es un índice bursátil y para qué sirve?

La BMV no mejora su racha (Imagen Ilustrativa Infobae).
La BMV no mejora su racha (Imagen Ilustrativa Infobae).

Un índice bursátil es un indicador que deja ver cómo se modifica el valor de un conjunto de activos determinado, para lo cual recolecta datos de distintas empresas o sectores de una parte del mercado.

Estos indicadores son usados principalmente por las bolsas de valores de distintos países del mundo y cada uno de ellos pueden integrarse por compañías con características específicas como podría ser tener una capitalización bursátil similar o pertenecer a al mismo tipo de industria, además, hay algunos índices que sólo consideran un puño de acciones para determinar su valor u otras que consideran cientos de acciones.

Los índices bursátiles sirven como indicador de la confianza en el mercado de valores, la confianza empresarial, la salud de la economía nacional y global y el rendimiento de las inversiones en acciones y participaciones de una entidad. Si los inversionistas no tienen confianza, los precios de las acciones tendrían tendencia a caer.

Asimismo, funcionan para medir el rendimiento de un gestor de activos y permiten a los inversores hacer un cotejo entre la rentabilidad y el riesgo; medir las oportunidades de un activo financiero o crear carteras.

Este tipo de indicadores comenzaron a utilizarse a finales del siglo XIX luego de que el periodista Charles H. Dow. viera con detenimiento cómo las acciones de las empresas tendían a subir o bajar juntas de precio, por lo que creó dos índices: uno que contenía a las 20 compañías ferroviarias más importantes (pues era la industria más importante de la época), así como 12 acciones de otros tipos de negocios

Actualmente en nuestra economía existen diversos índices y pueden aglomerarse en función de su localización, los sectores, el tamaño de las compañías o también el tipo de activo, por ejemplo, el índice estadounidense del Nasdaq está compuesto por las 100 mayores compañías mayormente relacionadas a la tecnologías como Apple (AAPL), Microsoft (MSFT), Amazon (AMZN), Facebook (FB), Alphabet (GOOG), Tesla (TSLA), Nvidia (NVDA), PayPal (PYPL), Comcast (CMCSA), Adobe (ADBE).

¿Cómo leer un índice?

Cada índice bursátil posee su propio método de cálculo, pero el principal componente es la capitalización bursátil de cada compañía que lo integra. Este se obtiene al multiplicar el valor del día del título en la bolsa correspondiente por el total de participaciones que están en circulación en el mercado.

Las empresas que cotizan en la bolsa están obligadas a presentar un balance de su composición. Dicho reporte debe entregarse cada tres o seis meses, según corresponda.

Leer un índice bursátil también implica advertir sus variaciones en el tiempo. Los índices actuales siempre arrancan con un valor fijo basado en los precios de los valores en su fecha de inicio, pero no todos siguen este método. Por ende, puede dar paso a inexactitudes.

Si un índice ve un incremento de 500 puntos en una jornada, mientras que otro solo adiciona 20, podría parecer que el primero tuvo un rendimiento mejor. No obstante, si el primero comenzó el día en 30.000 puntos y el otro en 300, se puede suponer que, en términos porcentuales, las ganancias para el segundo fueron más destacables.