CDMX y Edomex carecen de equipo para detectar consumo de fentanilo

Especialistas señalan que la incapacidad para identificar esta droga puede producir un conteo poco preciso de las muertes por sobredosis

Compartir
Compartir articulo
En México existen al menos cuatro grupos criminales que distribuyen fentanilo. (REUTERS/José Luis González)
En México existen al menos cuatro grupos criminales que distribuyen fentanilo. (REUTERS/José Luis González)

“Es una preocupación”. Con esas palabras Evalinda Barrón, directora general de la Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones (Conasama), calificó al incremento de casos de consumo y sobredosis por fentanilo en México.

La última cifra de fallecimientos en México relacionados con este opioide se remonta a 2019, año en el que se registró un total de 19.

Y aunque el fentanilo no ha sido considerado aún como un problema de salud pública en nuestro país —como sí lo es en Estados Unidos—, un reciente reportaje de Laura Gottesdiener y Brendan O’Boyle publicado en Reuters detalla la falta de preparación de las instituciones estatales para identificarlo e impedir su expansión.

La y el periodista se percataron de que uno de los principales obstáculos en México para hacerle frente a este narcótico —distribuidos por cárteles como el de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, del Noreste y la Familia Michoacana— es la poca información que las autoridades recaban al respecto.

En 2019 murieron en México 19 personas por sobredosis de fentanilo. (Archivo DEF)
En 2019 murieron en México 19 personas por sobredosis de fentanilo. (Archivo DEF)

A través de solicitudes de transparencia, Gottesdiener y O’Boyle encontraron que los servicios forenses de 13 estados no cuentan con equipo que les permita detectar fentanilo. En este grupo están incluidos el Estado de México y la Ciudad de México, las dos demarcaciones más pobladas del país.

Autoridades de 17 estados respondieron que sí tienen herramientas que les ayudan a identificar este opioide en cadáveres, aunque no existe una técnica homogénea para realizar estos estudios. Los métodos varían en cada entidad y abarcan desde sencillas pruebas de orina hasta avanzados instrumentos de cromatografía líquida.

Una entidad más, no especificada en el reportaje, se reconoció imposibilitada para encontrar registros que permitieran evaluar su capacidad de detección de fentanilo, mientras que la restante no ofreció respuesta.

Cecilia Farfán Méndez, experta en temas de seguridad e investigadora de la Universidad de California en San Diego, consideró en entrevista para Reuters que la falta de recursos para realizar este tipo de pruebas provoca un conteo poco preciso de las muertes por sobredosis de fentanilo en México.

El fentanilo producido y traficado por cárteles mexicanos ha desatado una crisis en EEUU. (Beth Nakamura/The Oregonian vía AP, Archivo)
El fentanilo producido y traficado por cárteles mexicanos ha desatado una crisis en EEUU. (Beth Nakamura/The Oregonian vía AP, Archivo)

El artículo Implementar una estrategia descentralizada de prevención de sobredosis por opioides en México, un tema pendiente de política pública, publicado a mediados de 2023, señaló como otra de las dificultades para atender el consumo de esta droga es la rígida legislación en materia de salud, que restringe el acceso a medicamentos como la naloxona, identificada como la mejor alternativa para frenar una sobredosis por fentanilo.

“México la clasifica como de uso exclusivamente hospitalario y como agente psicotrópico. Esta clasificación restringe su disponibilidad y accesibilidad, ya que las personas deben obtener una receta para comprar naloxona y no está disponible en la mayoría de las farmacias”, sostiene el texto publicado en The Lancet Regional Health.