UNAM descubre nueva especie de lagartija en Chiapas: así es el dragoncito de Coapilla

El ejemplar podría estar en peligro de extinción debido a su reducida población

Compartir
Compartir articulo
Investigadores de la UNAM localizaron a una nueva especie de lagartija (Especial)
Investigadores de la UNAM localizaron a una nueva especie de lagartija (Especial)

Un grupo de científicos descubrió en Chiapas a una nueva especie de lagartija a la que se le ha dado el nombre de dragoncito de Coapilla (Abronia cunemica), que es endémico de México y del cual se tiene registro de sólo cinco ejemplares. Entre los investigadores, se encuentran dos pertenecientes a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); Santiago Nieto Montes de Oca e Israel Solano Zavaleta, quienes forman parte de la Facultad de Ciencias.

Montes de Oca destacó que este descubrimiento es, en parte, fruto de un trabajo efectuado desde hace 30 años, el cual se ha impulsado por la necesidad de conocer a fondo toda la diversidad de anfibios y reptiles que viven en México.

El hallazgo fue un trabajo realizado por la necesidad de conocer a todos los reptiles que habitan en México (Facebook Gatorland Orlando)
El hallazgo fue un trabajo realizado por la necesidad de conocer a todos los reptiles que habitan en México (Facebook Gatorland Orlando)

¿Cómo es el dragoncito de Coapilla?

De acuerdo con los investigadores, los dragoncitos son un género de lagartijas que suelen ser muy difíciles de trabajar porque son muy escurridizas, más de lo del resto de especies, además de que revelaron que hay ocasiones en las que se pueden encontrar de manera muy fácil y se pueden llegar a ver tres o cuatro ejemplares; sin embargo, hay días, e incluso semanas en donde no se ve ninguna.

El lugar en el que habita esta nueva especie suele ser en los árboles del norte de Chiapas. El único macho adulto que se encontró tenía un peso de 38 gramos y tuvo una longitud aproximada de 12.7 centímetros de largo. Del mismo modo, se han encontrado tres hembras adultas que pesaron 23 gramos y tuvieron una longitud de 11 centímetros de largo.

Así como otros miembros que pertenecen al género de esta especie, su cola es prensil, lo que le permite afianzarse a las ramas y escalar hasta 40 metros de altura.

El color de esta especie es marrón claro, con bandas transversales oscuras, que en ocasiones suelen reducirse a una serie de manchas, y su cabeza es de color amarillo pálido, con marcas oscuras en forma de flechas; también carece de escamas supra-auriculares protuberantes y de escamas posterolaterales de la cabeza, como si se tratara de la forma de un casco.

La zona en la que se encontró a la nueva especie de lagartija se caracteriza por tener una gran laguna, y alrededor de esta hay bosques de pino y encinos. Es un lugar en el que hay población humana, pero también áreas de cultivo, lo que ha permitido que se transforme en el hábitat perfecto para la especie.

Cabe mencionar que los investigadores de la UNAM revisaron las áreas cercanas para ver si la distribución de este tipo de lagartijas era más extensa; sin embargo, no hubo ni un solo avistamiento fuera de su hábitat.

Este tipo de especies suelen habitan los árboles del norte de Chiapas 
Foto: Créditos: (unam.mx)
Este tipo de especies suelen habitan los árboles del norte de Chiapas Foto: Créditos: (unam.mx)

¿La nueva especie está en peligro de extinción?

Los expertos destacaron que al igual que otras especies, Abronia cunemica no cuenta con una población grande, por lo que se puede considerar como una especie rara, pues únicamente se han encontrado cinco ejemplares.

Según lo expresado por Nieto Montes, las actividades humanas son algo que puede poner en riesgo la supervivencia y preservación de esta nueva especie, en particular la tala ilegal de árboles, ya que la mayoría de las especies viven en las ramas, y la tala se ha convertido en un problema importante en México.

La especie podría estar en peligro de extinción debido a que hay pocos ejemplares 
Foto: Créditos: (unam.mx)
La especie podría estar en peligro de extinción debido a que hay pocos ejemplares Foto: Créditos: (unam.mx)

Otro factor que podría poner en riesgo la preservación de estas lagartijas es que debido a sus colores tan vivos, puede llegar a convertirse en un atractivo para el tráfico ilegal de las especies.

Los expertos han comenzado a trabajar en un plan para cuidar a las lagartijas del género Abronia, incluido el dragoncito de Coapilla. En dicho plan, se tiene previsto que las entidades académicas y gubernamentales tengan participación.