¿Hay basura en el Monte Everest? Esta es la cantidad de desechos que cada año se quedan varados en la montaña más alta del mundo

La descomposición lenta de materiales no biodegradables, como plásticos y otros desechos, contribuye a la contaminación del suelo y del agua

Compartir
Compartir articulo
Este desafío ambiental en el Everest ha ido evolucionando a lo largo de las décadas. (REUTERS/Monika Deupala/File Photo)
Este desafío ambiental en el Everest ha ido evolucionando a lo largo de las décadas. (REUTERS/Monika Deupala/File Photo)

El Monte Everest, conocido como Chomolungma o “madre de todo el universo”, es la montaña más alta del mundo, alcanzando una altitud impresionante de 8,848 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, detrás de su imponente belleza natural, se oculta un problema ambiental creciente y complejo, siendo este la acumulación de basura en sus laderas.

Este desafío ambiental en el Everest ha ido evolucionando a lo largo de las décadas, impulsado por una combinación de factores geográficos, humanos y logísticos. La creciente popularidad del Everest como destino de montañismo ha resultado en un aumento significativo en el número de personas que buscan alcanzar su cima, generando una mayor actividad en la región y, por ende, una cantidad notable de desechos.

La presencia de basura en el Everest se ha convertido en un problema grave que afecta negativamente tanto a los ecosistemas frágiles presentes en la región como a las comunidades locales que dependen del turismo de montaña.

Además de la basura inorgánica, el Everest también alberga un sombrío dato de cadáveres humanos. ECONOMIA
Además de la basura inorgánica, el Everest también alberga un sombrío dato de cadáveres humanos. ECONOMIA

La descomposición lenta de materiales no biodegradables, como plásticos y otros desechos, contribuye a la contaminación del suelo y del agua, comprometiendo la salud del entorno natural y la vida silvestre que lo habita.

Además de la basura inorgánica, el Everest también alberga un sombrío dato de cadáveres humanos los cuales emergen a medida que los glaciares se derriten.

Los que “se quedaron”

Según datos del ejército de Nepal, la montaña alberga alrededor de 140 toneladas de residuos, 40 toneladas de excrementos humanos y más de 300 cuerpos. Durante la temporada de primavera de 2023, las expediciones al Everest generaron un total de 84 toneladas adicionales de residuos y basura.

Los alpinistas que se aventuran a conquistar esta cumbre enfrentan condiciones extremas que requieren decisiones rápidas sobre qué artículos son esenciales para la supervivencia y cuáles pueden ser dejados atrás.

Lamentablemente, esta urgencia puede llevar a la negligencia en cuanto a la gestión de desechos, lo que agrava aún más el problema.

Uno de los proyectos más destacados es “The NeverRest Project”, una iniciativa en colaboración con el Gobierno de Nepal. (Manang Air)
Uno de los proyectos más destacados es “The NeverRest Project”, una iniciativa en colaboración con el Gobierno de Nepal. (Manang Air)

La logística de llevar suministros a la cima del Everest presenta un desafío considerable para los equipos de expedición. El peso y el espacio limitado en los equipos a menudo resultan en decisiones difíciles sobre qué llevar y qué dejar atrás, lo que puede llevar al abandono de elementos como tanques de oxígeno vacíos, cuerdas rotas y equipo desgastado.

Solucionar el pico del mundo

Para abordar esta crisis ambiental en el Everest, se están implementando diversas medidas tanto a nivel local como internacional. Asociaciones de montañeros, en colaboración con el Gobierno de Nepal, han organizado expediciones de limpieza con el objetivo de retirar miles de kilogramos de basura de la montaña.

Además, se están promoviendo regulaciones más estrictas para los escaladores, así como la instalación de infraestructura para la gestión adecuada de residuos en el campamento base.

Para abordar esta crisis ambiental en el Everest, se están implementando diversas medidas tanto a nivel local como internacional. 
(AP Foto/Niranjan Shrestha, Archivo)
Para abordar esta crisis ambiental en el Everest, se están implementando diversas medidas tanto a nivel local como internacional. (AP Foto/Niranjan Shrestha, Archivo)

Uno de los proyectos más destacados es “The NeverRest Project”, una iniciativa en colaboración con el Gobierno de Nepal que busca abordar de manera integral este desafío ambiental.

El proyecto incluye la medición del impacto ambiental en el Everest, el diseño de un Campo Base Sostenible, el cálculo de la huella de impacto medioambiental y la limpieza continua de la montaña.

Estas medidas buscan preservar la belleza natural y el entorno único del Monte Everest para las generaciones futuras. Sin embargo, el éxito de estos esfuerzos depende en gran medida de la cooperación y el compromiso de los escaladores, así como del apoyo continuo de la comunidad internacional.