Murió Juan Pablo Adame, el panista que cumplió el sueño de ser senador por un día

El también hijo del exgobernador Marco Adame había ingresado a cuidados paliativos debido al cáncer de estómago que padecía

Compartir
Compartir articulo
Juan Pablo Adame murió a los 38 años de edad tras padecer cáncer de estómago.  FOTO: CUARTOSCURO.COM
Juan Pablo Adame murió a los 38 años de edad tras padecer cáncer de estómago. FOTO: CUARTOSCURO.COM

Juan Pablo Adame, quien hace unos meses tocó corazones al cumplir su sueño de ser senador por un día, falleció la madrugada de este 5 de diciembre a los 38 años de edad luego de luchar contra el cáncer de estómago.

La noticia fue confirmada por su padre, el exgobernador de Morelos Marco Adame Castillo, quien a través de su cuenta de X (antes Twitter) dio a conocer el lamentable deceso.

“Con profundo dolor y esperanza en la vida eterna, unido a su familia, a mi esposa y a mis hijos les comparto que mi hijo @JuanPabloAdame descansa en paz. Damos gracias a Dios por su vida #UnaVidaBienVivida Nos encomendamos a sus oraciones”, se lee en la publicación.

Marco Adame dio a conocer el deceso de su hijo. (X/@MarcoAdame)
Marco Adame dio a conocer el deceso de su hijo. (X/@MarcoAdame)

Integrante de las filas del Partido Acción Nacional (PAN), el político fue diagnosticado con cáncer en el estómago, situación que hizo pública el 30 de abril del 2022 a través de publicaciones en sus cuentas de redes sociales.

“[...] Tengo cáncer. Desde hace meses he sentido un dolor en el estómago y después de muchos estudios por fin dimos con el diagnóstico correcto”, explicó en un comunicado.

En el 2021 el senador suplente tuvo que someterse a una cirugía debido a que el tumor le cubría el 80% del estómago, no obstante, en los últimos meses su enfermedad avanzó.

El sueño de ser senador

Fue a principios del mes de agosto cuando el perredista Miguel Ángel Mancera solicitó licencia a su cargo por un día para ayudar a cumplir el sueño de su suplente de ser senador.

Entonces el 6 de septiembre el panista cumplió su sueño y no sólo ocupó el escaño, sino que también hizo uso de la tribuna para presentar dos productos legislativos a favor de los enfermos de cáncer.

El primero, la iniciativa de reforma a la Ley General de Salud que busca establecer como política pública el apoyo a las personas acompañantes y cuidadores de enfermos de cáncer, para que reciban apoyos económicos y/o en especie que les ayuden a resolver sus necesidades de traslado a las unidades médicas, así como de acceso a un alojamiento y alimentación adecuados, durante los tratamientos de los pacientes.

Juan Pablo Adame al tomar protesta como senador. (Cuartoscuro)
Juan Pablo Adame al tomar protesta como senador. (Cuartoscuro)

El segundo producto legislativo fue un punto de acuerdo para poder invertir más en los enfermos con cáncer el próximo año, ello mientras aún se discutía el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2024.

Asimismo, aprovechó para hacer un exhorto al presidente Andrés Manuel López Obrador y a cada uno de los gobernadores de las 32 entidades federativas para implementar campañas de prevención y concienciación sobre el cáncer en colaboración con la sociedad civil, con el propósito de informar a la población sobre los riesgos, síntomas y medidas de prevención relacionadas con esta enfermedad; y a fomentar la investigación científica en el campo y promover la formación de profesionales de la salud especializados en su prevención y tratamiento, con el objetivo de impulsar avances médicos y terapéuticos.

“Algunas personas me dijeron que quien se dedicaba a lo público, es decir nosotros, no podía mostrarse débil, que podía ser utilizado por los adversarios y que el ciudadano toma más en cuenta a alguien sano que a quien vive con alguna discapacidad o quien vive con una enfermedad. Me decían: ‘si tienes algún padecimiento, mantenlo en privado’, me sugirieron varias veces. Hoy debo decirles que no tomé ese consejo y tampoco se los recomiendo. Cada vida tiene sus propias circunstancias, cada una tiene una experiencia única e irrepetible, cada vida tiene un sentido único, cada vida vale por el hecho de existir”, dijo ante su familia y los legisladores en aquella ocasión en un discurso que conmovió a más de una persona.

Su despedida del Senado

El pasado 29 de noviembre, justo cuando el Senado discutiría la idoneidad de los perfiles propuestos por AMLO para ocupar las vacantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la senadora Josefina Vázquez Mota solicitó hacer uso de la tribuna para leer una carta escrita por Juan Pablo Adame.

Con la voz entrecortada, la senadora dejó saber que el legislador suplente se encontraba en cuidados paliativos: “Lo que me trae a esta tribuna es el amor, la admiración y el respeto a un hombre que Dios me ha dado la bendición de conocer a mí y a todas y a todos nosotros, y que esta mañana, desde una cama de hospital, me ha pedido que les comparta este mensaje que para él es muy valioso que llegue a sus corazones”, comentó.

Con el nombre “Un vaso de agua fría”, el senador describió lo que es beber agua fría y cómo su enfermedad le ha impedido hacer esta actividad para muchos ordinaria debido a que su cuerpo se había ido deteriorando.

Josefina Vázquez Mota leyó ante el Pleno del Senado la carta de Juan Pablo Adame titulada "Un vaso de agua fría" Crédito: Senado de la República

“Disfruten un vaso de agua fría por mí”, pidió el senador al finalizar su carta.

El licenciado en Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Ciudad de México, se unió al blanquiazul en el 2006. En Acción Nacional fue coordinador de formación de jóvenes y coordinador general de la Secretaría Estatal en Cuernavaca, así como capacitador nacional.

De 2006 a 2009 fue encargado de las relaciones internacionales del grupo parlamentario del PAN en la LX Legislatura de la Cámara de Diputados y de 2009 a 2012 fue consejero en la comisión de Juventud y Deporte en San Lázaro.

De 2012 al 2015 fungió como diputado federal por la vía de la representación proporcional a la LXII Legislatura, en donde fue presidente de la comisión de Agenda Digital y Tecnologías de la Información; secretario de la comisión de Ciencia y Tecnología; e integrante de las comisiones de Comunicaciones; de Defensa Nacional; de Juventud; de Relaciones Exteriores; y, la Bicamaral del Canal de Televisión del Congreso de la Unión; así como secretario de la Mesa Directiva.