Cuando dos mujeres fueron enviadas para seducir y asesinar a ‘La Barbie’ en Acapulco

Édgar Valdez Villarreal como todo narcotraficante tenía una gran adicción por las féminas y Los Zetas le enviaron a dos para que lo ultimaran

Compartir
Compartir articulo
'La Barbie' iba a ser asesinada por dos mujeres (Infobae)
'La Barbie' iba a ser asesinada por dos mujeres (Infobae)

El exoperador del Cártel de Los Beltrán Leyva, Édgar Valdez Villarreal, mejor conocido como ‘La Barbie’ tenía una gran adicción por las mujeres y por esa debilidad sus rivales buscaron ultimarlo al enviarle dos féminas para que lo sedujeran mientras paseaba por Acapulco en la noche.

El originario de Laredo, Texas, acudió al bar Baby’O, donde se encontró con las dos féminas originarias de Tamaulipas, quienes se robaron su corazón, pero en sus pertenencias portaban armas con las que querían terminar con su existencia.

“Un día, como sus enemigos sabían que a ‘La Barbie’ le gustaba la fiesta, intentaron matarlo en el Baby’O, Los Zetas, sus acérrimos rivales enviaron a dos mujeres a asesinarlo. Arturo Beltrán Leyva ya le había advertido que no saliera esa noche, pero no le importó fue al lugar”, se lee en el libro de Anabel Hernández.

Valdez Villarreal cayó en la trampa, sin embargo, siempre se caracterizó por ser alguien astuto, por lo que en el trayecto las descubrió y procedió en llevárselas con sus operadores para que hicieran algo con ellas.

El grado de estudios de 'La Barbie' (Infobae)
El grado de estudios de 'La Barbie' (Infobae)

“‘La Barbie’ sedujo a las dos mujeres y después se las llevó, ellas cargaban una granada y una pistola en la bolsa de mano, el plan no funcionó y fueron descubiertas”, se lee en la obra de Hernández.

Los sicarios de ‘La Barbie’ las tuvieron privadas de su libertad por varios días e incluso uno de ellos quiso violarlas, pero de inmediato fue golpeado y amarrado por sus compañeros debido a que “ellos no realizaban esas acciones”.

“‘Las llevamos a una casa donde estuvieron una semana encerradas, les sacamos información, no las torturamos, ni nada, de hecho un sicario quiso violar a una y le metieron una paliza y lo amarraron una semana. Nosotros no hacíamos eso’, narró”, relató la periodista de investigación.

Después de ese tiempo, Edgar las dejó ir sin lastimarlas, debido a que en Tamaulipas las asesinarían al no lograr su cometido.

“‘Al final, ‘La Barbie’ las dejó ir, cuando las mujeres se regresaron a Tamaulipas sin lograr su objetivo supuestamente, yo le pregunté ¿si las íbamos a matar?, dijo ‘que no, que para que, pues llegando a Tamaulipas las mataran por no cumplir el jale’, y sí, las mataron llegando a Tamaulipas’”, escribió Anabel sobre el relato de un informante.

'La Barbie' y su adicción por la fiesta (Infobae)
'La Barbie' y su adicción por la fiesta (Infobae)

‘La Barbie’ era adicto a la fiesta

A ‘El Güero’, como le decía Arturo Beltrán Leyva, le gustaba salir de fiesta cuando operaba en Acapulco, donde se daba cita a los centros nocturnos más exclusivos en el puerto, donde consumía todo tipo de sustancias e incluso intercambiaba mujeres con sus acompañantes.

“Las fiestas que ‘La Barbie’, su suegro y su socio hacían, no tenían límites, había droga, sexo, intercambio de mujeres y orgías, ‘El Charro’ consumía cocaína, ‘La Barbie’ como todo narcotraficante consumía viagra”, escribió Anabel.