Así fue la masacre en la Clínica Raya, la primera del narco en México que ordenó el Cártel del Golfo

Las disputas internas han provocado violentos enfrentamientos entre líderes de la organización desde hace décadas

Compartir
Compartir articulo
Casimiro Espinosa Campos, alias 'El Cacho', era el objetivo del ataque. (Especial)
Casimiro Espinosa Campos, alias 'El Cacho', era el objetivo del ataque. (Especial)

Han pasado casi 100 años desde que Juan Nepomuceno Guerra, quien contrabandeaba alcohol a Estados Unidos en la década de 1930, estableció las bases para consolidar al Cártel del Golfo.

Al ser la organización criminal más antigua en el país, se ha posicionado como el grupo pionero en distintos rubros de la delincuencia. En este sentido, los reportes policiales y periodísticos apuntan que el Cártel del Golfo fue el protagonista de la primera masacre en México relacionada con el narcotráfico.

Documentos recuperados por el proyecto Archivos de la represión y consultados por Infobae México revelan detalles sobre la matanza en la Clínica Raya de Matamoros, Tamaulipas, ocurrida en 1984.

En aquel entonces, como ocurre actualmente, el liderazgo del Cártel del Golfo se encontraba dividido. Por un lado estaba Juan García Ábrego, sobrino de Nepomuceno Guerra, y por el otro Casimiro Espinosa Campos, mayormente conocido como ‘El Cacho’.

Imagen de Juan García Ábrego, quien fue detenido en 1996. (FBI)
Imagen de Juan García Ábrego, quien fue detenido en 1996. (FBI)

Ambos personajes se disputaban el control del tráfico de cocaína y, aunque operaban de forma paralela, García Ábrego deseaba tener el dominio absoluto.

Presumiblemente, fue a raíz de esto que ‘La Muñeca’, como también se hacia llamar el sobrino de Nepomuceno Guerra, ordenó el asesinato del ‘Cacho’. Con tal instrucción, el jefe criminal abrió la llave de lo que después fue un baño de sangre.

Un reporte de la extinta Dirección Federal de Seguridad (DFS) con fecha del 16 de mayo de 1984 detalla que ‘El Cacho’ resultó herido “de un disparo de ametralladora marca Thompson calibre 45″ un día antes.

Según la narración, al ‘Cacho’ le disparó Óscar López Olivares, alias ‘El Profe’, líder criminal que se autonombra como fundador del Cártel del Golfo. En sus declaraciones, dijo que ‘El Cacho’ fue a su casa con la intención de matarlo debido a que entre ambos existían “viejas rencillas”.

Óscar Olivares, alias 'El Profe' (izq.) y Casimiro Espinosa, alias 'El Cacho' (der.). (Especial)
Óscar Olivares, alias 'El Profe' (izq.) y Casimiro Espinosa, alias 'El Cacho' (der.). (Especial)

Espinosa Campos llegó la mañana del 15 de mayo al domicilio del ‘Profe’ a bordo de su vehículo. Cuando Olivares se percató de esto, “se preparó con un arma metralleta” y disparó luego de que ‘El Cacho’ intentara atacarlo con una pistola.

Herido, ‘El Cacho’ intentó escapar y se estrelló contra otro vehículo a pocas calles de distancia. Elementos de la Policía de Matamoros le aseguraron su arma y lo trasladaron al Hospital General ‘Dr. Alfredo Rumajero’, en donde tuvo una intervención quirúrgica. Una de las balas del ‘Profe’ había alcanzado su pulmón derecho.

La tarde del mismo día, ‘El Cacho’ fue enviado a la Clínica Raya, un centro médico particular ubicado en la calle Ocampo No. 13 de la ciudad de Matamoros, para continuar con su recuperación. Sin embargo, sus rivales lo querían muerto.

A las 06:45 horas del 17 de mayo, un grupo de entre 12 y 15 sicarios —bautizado por las autoridades en aquel entonces como ‘El Comando Asesino’— llegó a la Clínica Raya a bordo de una camioneta de redilas blindada con la única intención de completar la encomienda que ‘El Profe’ no había podido.

Armados con ametralladoras, fusiles automáticos y pistolas calibre 9 milímetros, los pistoleros entraron al nosocomio vestidos como militares y dispararon indiscriminadamente.

Camioneta utilizada por el grupo de sicarios para llegar a la Clínica Raya. (Reddit)
Camioneta utilizada por el grupo de sicarios para llegar a la Clínica Raya. (Reddit)

La puerta de la habitación 6, en donde convalecía Casimiro Espinosa Campos, recibió 47 disparos durante el ataque, según reportes periodísticos. Ninguno alcanzó al ‘Cacho’, pues este se escondió bajo la camilla. La violenta incursión del ‘Comando Asesino’ dejó cinco víctimas mortales, incluida la hermana del jefe criminal, Norma Emilia Espinosa Campos.

El recuento de personas asesinadas por este grupo de sicarios lo completan Norberto Ruvalcaba Ruvalcaba y su hijo Víctor Ruvalcaba Ortiz (15 años), así como Virginia Sifuentes (paciente) y Néstor Torres (policía preventivo).

Los pistoleros huyeron del lugar y Casimiro Espinosa, fue canalizado bajo un fuerte dispositivo de seguridad al hospital ‘Muguerza’ de Monterrey, Nuevo León, por agentes de la DFS. No obstante, la herida causada previamente por ‘El Profe’ terminó con su vida mientras iba a bordo de la camioneta oficial que había sido acondicionada como ambulancia.