Quién fue la mujer de 17 años que murió junto a Pedro Infante

Los restos del querido actor y cantante reposan en el Panteón Jardín, compartiendo espacio con otras grandes figuras de la época dorada del entretenimiento en México

Compartir
Compartir articulo
Detrás de sus éxitos artísticos, Pedro Infante compartía una pasión por los cielos, que lo llevó a ser piloto y socio de Transportes Áereos de México (@pedro_infante_official)
Detrás de sus éxitos artísticos, Pedro Infante compartía una pasión por los cielos, que lo llevó a ser piloto y socio de Transportes Áereos de México (@pedro_infante_official)

En conmemoración la vida y la trágica muerte de Pedro Infante, el emblemático actor y cantante de la Época de Oro del cine mexicano, Vix lanza una serie llamada Se Llamaba Pedro Infante, en donde se recuerda su trayectoria y el impacto que dejó su partida el 15 de abril de 1957.

El ídolo de México falleció en un accidente aéreo en la calle 54 Sur y 87 de la ciudad de Mérida, Yucatán, marcando un momento que quedará grabado en la memoria colectiva de los mexicanos.

Con más de 50 películas en su haber, incluyendo clásicos como “Nosotros los pobres”, “Dos Tipos de Cuidado” y “Los tres García”, el también cantante se destacó tanto por su talento actoral como por su inigualable voz que resonó en más de 300 canciones, entre las que destacan “Amorcito Corazón” y “Cien años”.

El ícono de la Época de Oro, Pedro Infante, sigue siendo recordado tras fallecer en Mérida, marcando un hito en la historia cultural de México (@pedro_infante_official)
El ícono de la Época de Oro, Pedro Infante, sigue siendo recordado tras fallecer en Mérida, marcando un hito en la historia cultural de México (@pedro_infante_official)

Pedro Infante no solo fue un exitoso actor y cantante, sino que también compartía una pasión por la aviación, acumulando casi 3,000 horas de vuelo y convirtiéndose en socio de Tamsa-Transportes Áereos de México S.A. en 1955.

Ruth Rosell Chan: la mujer que murió junto a Pedro Infante

El accidente, que también cobró la vida del Capitán Víctor M. Vidal Marciano Bautista, Ruth Rosell Chan y el niño Baltazar Martín Cruz, fue un golpe devastador para sus admiradores.

En septiembre de 1993, en el lugar del siniestro se colocó una placa conmemorativa que reza: “En este sitio perdió la vida trágicamente el 15 de abril de 1957, el ídolo de México Pedro Infante Cruz y Capitán Víctor M Vidal Marciano Bautista, Ruth Rosell Chan y el niño Baltazar Martín Cruz. Se coloca esta placa en su memoria. Mérida, Yucatán, septiembre de 1993.”

El devastador accidente aéreo que culminó con la vida de Pedro Infante también se cobró las de Víctor M. Vidal, Ruth Rosell Chan y el joven Baltazar Martín Cruz ( J. Makali Bruton)
El devastador accidente aéreo que culminó con la vida de Pedro Infante también se cobró las de Víctor M. Vidal, Ruth Rosell Chan y el joven Baltazar Martín Cruz ( J. Makali Bruton)
“Un avión carguero de la TAMSA se estrelló hoy en Mérida: Perecieron Pedro Infante, el capitán Vidal y el mecánico”, reportó el Diario de Yucatán en su edición vespertina de aquel día; luego de que el avión cayera sobre la casa que también albergaba una tienda, inició un incendio que provocó la muerte de la joven Ruth Rosell Chan y el niño Baltazar Martín Cruz, reseña la agencia Notimex.

Sus restos descansan en el Panteón Jardín de la delegación Álvaro Obregón, en la Ciudad de México, junto a otras leyendas del espectáculo como Jorge Negrete, Germán Valdés “Tin Tan”, Javier Solís, Pedro Armendáriz y Gustavo Rojo, en lo que se conoce como “El cementerio estelar de México”.

Ruth Rosell Chan de 17 años murió junto a Pedro Infante en el mismo lugar que el, ya que el avión se estrelló en el patio de su casa donde ella estaba lavando ropa (radiorama.mx)
Ruth Rosell Chan de 17 años murió junto a Pedro Infante en el mismo lugar que el, ya que el avión se estrelló en el patio de su casa donde ella estaba lavando ropa (radiorama.mx)

Diversas versiones sobre las circunstancias de su muerte persisten. Algunos relatos sugieren que Infante solicitó al Capitán Vidal la oportunidad de pilotear la aeronave, resultando en la pérdida de control y el fatídico choque.