Pacientes con VIH queman oficinas de Salud en Polanco por falta de medicamentos

En redes se difundieron imágenes y videos de los manifestantes

Compartir
Compartir articulo
(Foto: X/@RickyKlehr)
(Foto: X/@RickyKlehr)

Un grupo de manifestantes incendiaron y vandalizaron la tarde de este viernes las oficinas de la Secretaría de Salud federal en la Ciudad de México.

De acuerdo con los primeros reportes, se trataron de al menos una docena de pacientes que viven con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) SIDA, quienes denunciaron la escasez de medicamentos para su tratamiento en pleno día mundial contra la enfermedad.

Al grito de “¡la policía no me cuida, me cuidan mis amigues!”, comenzaron a prender fuego en la entrada, así como a destrozar los ventanales del inmueble ubicado en colonia Polanco, en la alcaldía Miguel Hidalgo.

También pintaron sus cristales con proclamas como “El VIH no es un crimen” o “Mi vida no es un puto juego”.

(Foto: X/@RickyKlehr)
(Foto: X/@RickyKlehr)

Trabajadores de la dependencia fueron desalojados, mientras acudieron al sitio el Cuerpo de Bomberos y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) para controlar la situación. Hasta el momento no se reporta ningún detenido.

La zona fue acordonada durante las maniobras para contener el fuego.

A las 15:8 horas, el Centro de Orientación Vial de la SSC informó que se restableció la circulación en las calles Hipólito Taine y avenida Homero.

Por su parte, la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil reportó que casi media hora se logró apagar la conflagración y se inició con las labores de enfriamiento del material en brasas.

(Foto: X/)
(Foto: X/)

Además, afirmaron que el incidente no dejó lesionados.

De acuerdo con el director de VIHve Libre, Alaín Pinzón, la protesta se tornó violenta cuando no consiguieron un encuentro con la directora del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH y el sida (Censida), Alethse de la Torre Rosas, pese al compromiso que ya existía

“El objetivo de la concentración es visibilizar toda la negligencia y todo lo que no está haciendo Censida”

Pinzón señaló a la agencia EFE que el desabasto de medicamento se debe a que el gobierno compra medicamento, “pero no lo distribuye”, porque “no hay una cadena de suministro completa”.

“Lo que se puede arreglar con un medicamento todos los días a la misma hora se tiene que arreglar, en muchas ocasiones, con una hospitalización”

Por otro lado, catalogó de “parche” la propuesta de una superfarmacia del presidente Andrés Manuel López Obrador, en la que espera tener todos los medicamentos de la sanidad pública.

“¿Por qué hacer una superfarmacia y no llevar medicamento a las farmacias que ya existen? ¿Por qué en Ciudad de México?”, se preguntó, pues hay otras zonas del país donde también hay un “desabasto importante”, dijo.

Vivir con VIH en México

EPS lanzó campaña para dar a conocer medicamento que evita contagio del VIH - crédito Famisanar
EPS lanzó campaña para dar a conocer medicamento que evita contagio del VIH - crédito Famisanar

La crisis por el desabastecimiento de medicamentos en el sector salud, entre ellos los de VIH, se agudizó en 2019 debido a los recortes presupuestarios y a los cambios en la compra de las medicinas impuestos por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien asumió la Presidencia el 1 de diciembre de 2018.

Mientras que en 2020 esto se complicó por la pandemia por Covid-19.

En México hay más de 200 mil personas que viven con este virus, de acuerdo con la Secretaría de Salud.

En los últimos meses, el Gobierno de AMLO informa puntualmente de la adquisición de medicamentos para tratar diferentes enfermedades y asegura combatir la escasez existente para algunos tratamientos a diario, pero según indican activistas, los medicamentos no llegan.

En sentido, contrario a los importantes avances de la ciencia que permiten una vida digna a las personas que viven con VIH, el problema no mejora.

Pero además, la sensación de agotamiento de quienes tienen que mover cielo y tierra para conseguir su imprescindible pastilla diaria para que el virus no genere resistencia y se replique, sumado a los estigmas que permanecen incluso en la comunidad médica, hacen que muchos algunos abandonen su tratamiento.