Uber, Didi y Rappi alertan riesgos para usuarios y restaurantes por polémico impuesto

A un día de que la Suprema Corte decida sobre el amparo, las plataformas digitales alertaron que también serán afectados restaurantes y comercios

Compartir
Compartir articulo
En enero de 2022 la CDMX estableció un impuesto del 2% sobre las comisiones de las plataformas digitales. REUTERS/Edgard Garrido
En enero de 2022 la CDMX estableció un impuesto del 2% sobre las comisiones de las plataformas digitales. REUTERS/Edgard Garrido

Las plataformas Uber Eats, Didi, Rappi y otros organismos empresariales advirtieron sobre el impacto negativo a usuarios y consumidores por el posible fallo en la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) contra el amparo promovido por el sector privado en contra del impuesto del 2% a las comisiones de plataformas digitales en la Ciudad de México.

En el año 2022, el gobierno de la CDMX estableció en el Código Fiscal un impuesto del 2% sobre las comisiones de las plataformas digitales de entrega y reparto a domicilio por el “aprovechamiento de la infraestructura de la ciudad”, por lo que empresas como Uber promovieron un amparo en contra de esta medida.

El asunto llegó hasta la Segunda Sala de la Suprema Corte bajo la ponencia del ministro Luis María Aguilar, quien elaboró el proyecto en el sentido de rechazar el amparo y avalar el arancel a las compañías de entregas por aplicación.

El ministro de la Segunda Sala considera que este impuesto “no viola los principios constitucionales de proporcionalidad y equidad tributarios; los de legalidad; destino del gasto público o seguridad jurídica; ni algún tratado internacional”, como argumentaban las transnacionales.

Las transnacionales se quejan de la carga contributiva que se les impuso en la capital mexicana. REUTERS/Andrew Kelly
Las transnacionales se quejan de la carga contributiva que se les impuso en la capital mexicana. REUTERS/Andrew Kelly

Por esa razón, las compañías Uber Eats, Didi, Rappi, junto a organismos empresariales como la COPARMEX, CANIRAC, CONCAMIN, consideraron que de avalarse el artículo 307 TER del Código Fiscal de la CDMX dañaría a los consumidores y usuarios por un fin meramente recaudatorio.

“Un fallo en estos términos impactaría negativamente en todos los actores que forman parte del ecosistema de la economía colaborativa, desde plataformas digitales, restaurantes y comercios -en su mayoría pequeñas y medianas empresas- y a cientos de miles de repartidoras y repartidores, y con ello, a una industria que ha impulsado el cumplimiento con diversas cargas tributarias y obligaciones fiscales tanto a nivel federal -incluyendo el pago de IVA e ISR- como local, desestimando las capacidades de una industria que ha contribuido a la formalización económica”, señalaron en un comunicado conjunto.

A un día de que el asunto se discuta en la Suprema Corte, las empresas privadas advirtieron que la propuesta podría generar una doble tributación, provocando un potencial desequilibrio entre las obligaciones fiscales vigentes para las plataformas digitales.

La Coparmex se unió al llamado para que la Suprema Corte no rechace el amapro contra el impuesto del 2%. FOTO: Especial
La Coparmex se unió al llamado para que la Suprema Corte no rechace el amapro contra el impuesto del 2%. FOTO: Especial

Según el sector privado, se trata de un tributo discrecional que fue diseñado de manera discriminatoria contra plataformas digitales y que no afecta a otros servicios de entrega similares a los que intermedian dichas plataformas, aunque no especificaron cuáles son esos otros servicios.

Por ello, la contribución también genera una cancha dispareja en el mercado, pues estimaron que el 40% de los emprendimientos en México pertenecen al sector restaurantero. De estos, el 96% utiliza aplicaciones para la entrega de comida y artículos a domicilio.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), las entregas a domicilio representan en promedio el 20% de los ingresos de los restaurantes en México, y que en algunos casos este servicio constituye entre el 70% y el 80% de sus ventas.

El polémico impuesto contra las empresas fue aprobado por el Congreso de la CDMX y entró en vigor en enero de 2022, debido a que estas apps aumentaron su participación en el mercado durante la pandemia y era necesario que contribuyeran al gobierno de la ciudad.

A un día de que la Corte determine si rechaza, o no, el amparo contra este nuevo impuesto, las plataformas digitales hicieron un llamado a la Segunda Sala a realizar un análisis integral para evitar las posibles implicaciones que tendría dicha contribución, “particularmente sobre las necesidades de digitalización de miles de restaurantes, sobre las afectaciones al ingreso directo de cientos de miles de repartidores en el país, y sobre el número de pedidos y órdenes que podrían verse afectadas por la contribución”.