Al estilo de El Chapo Guzmán, así fue la fuga de Juan José Esparragoza “El Azulito”

Junto a “El Azulito”, otros altos mandos del Cártel de Sinaloa también se fugaron del penal de Aguaruto: el jefe de seguridad de El Chapo Guzmán y el líder de Los Antrax, entre otros

Compartir
Compartir articulo
'El Chapo' Guzmán tras su captura en 1993 (Infabae)
'El Chapo' Guzmán tras su captura en 1993 (Infabae)

Las alarmas del penal de Aguaruto, Culiacán, sonaron alrededor de las 12:30 de la mañana del 17 de marzo de 2017; el objetivo, alertar sobre la fuga de “El Azulillo”, el hijo de uno de los fundadores del Cártel de Sinaloa que al estilo de El Chapo Guzmán decidió burlar a las autoridades y escapar de la cárcel.

Juan José Esparragoza Monzón -hijo de “El Azul”- fue capturado el 19 de enero del mismo año, es decir, no había cumplido dos meses en prisión cuando junto a otros cuatro reos integrantes del Cártel de Sinaloa concretaron la fuga.

Junto a “El Azulillo” iban Jesús Peña, Rafael Guadalupe Félix Núñez, Alfonso Limón y Francisco Javier Zazueta Rosales, mejor conocido como “Pancho Chimal” considerado como uno de los principales jefes e seguridad de El Chapo Guzmán y de su hijo Iván Archivaldo Guzmán Salazar.

Por años los detalles de la fuga quedaron en la oscuridad, pero con el paso del tiempo se revelaron algunos detalles. Los cinco reos fugados tenían el control del penal de Aguaruto; disfrutaban de celulares, televisores, drogas, alcohol y fiestas con prostitutas hasta que una camioneta con un falso cargamento de madera llegó hasta el módulo donde ellos se encontraban, escribió en una de sus columnas el periodista Héctor de Mauleón.

Antes de fugarse del penal de Culiacán, presuntamente en la “camioneta con madera”, “El Azulito” y los otros cuatro reos pudieron organizar una fiesta más para “despedirse” de los demás internos; pero cuando se le preguntó a Cristóbal Castañeda, subsecretario de Seguridad Pública de Sinaloa, sólo respondió: “Sí, son cinco (los fugados)”.

La celda de el Azulito hasta que se escapó de prisión en 2017
La celda de el Azulito hasta que se escapó de prisión en 2017

“El Azulito” cayó por Covid-19

A pesar de ser considerados como integrantes de alto rango en el Cártel de Sinaloa, “El Azulito” y sus cinco compañeros de prisión lograron mantenerse en Aguaruto gracias a una serie de amparos que les fueron concedidos para que no los trasladaran a otras prisiones de máxima seguridad.

Su fuga también impidió que el hijo de Juan José Esparragoza Moreno -el fundador del Cártel de Sinaloa encargado de la red de distribución de droga y del blanqueo de capital a través de negocios inmobiliarios- enfrentara a la justicia de Estados Unidos donde era requerido por los distritos de Texas y California debido a su participación en delitos contra la salud, administrar recursos de procedencia ilícita y coordinar una red para el tráfico de droga.

Después de escaparse de prisión al estilo de El Chapo Guzmán, poco se supo de la actividad criminal de “El Azulito” o “el Negro”, como también lo conocían; su nombre sólo volvió a sonar hasta 2021 cuando se reportó su muerte en una clínica de Culiacán debido a complicaciones por Covid-19.

Hasta su funeral llegó un arreglo con medio millar de flores y firmado por su padrino, Rafael Caro Quintero; minutos después al ritmo de música sinaloense los asistentes soltaron decenas de globos azules.

Juan José Esparragoza, "El Azul", uno de los hombres de confianza de "El Chapo"
Juan José Esparragoza, "El Azul", uno de los hombres de confianza de "El Chapo"

El “Antrax” que escapó con “El Azulito”

A principios de agosto pasado la Oficina para el Control de Activos (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos identificó a Rafael Guadalupe Félix Núñez, alias “El Changuito Antrax”, como uno de los principales operadores del Cártel de Sinaloa.

El compañero de fuga de “El Azulillo” era en realidad uno de los miembros originales de Los Antrax y se cree que tras la captura de “El Chino Antrax”, en diciembre de 2013, él se quedó al frente del brazo armado que respondía al Cártel de Sinaloa.

Después de su escape de prisión se mudó a Colima donde es jefe de plaza de la facción del Cártel de Sinaloa al mando de Ismael El Mayo Zambada y controla uno de los puertos más estratégicos para el trasiego de drogas por todo el mundo, Manzanillo.