La Sedena toma el control de los aeropuertos de Uruapan, Palenque, Puebla y Puerto Escondido

Sectores opositores cuestionan la creciente participación de las Fuerzas Armadas en la gestión de infraestructura civil y seguridad interna

Compartir
Compartir articulo
Imagen del interior del Aerpuerto Internacional Félipe Ángeles (AIFA), que fue construido y es administrado por militares (Foto: X/@aifaaero)
Imagen del interior del Aerpuerto Internacional Félipe Ángeles (AIFA), que fue construido y es administrado por militares (Foto: X/@aifaaero)

Las Fuerzas Armadas siguen acumulando responsabilidades en tareas especializadas. Y es que la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) formalizó este martes la transferencia de la gestión de cuatro aeropuertos mexicanos al Grupo Aeroportuario, Ferroviario Olmeca-Maya-Mexica (GAFSACOMM), controlado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

De acuerdo con lo publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), los militares tendrán el control para administrar, operar y, en algunos casos, construir, en las instalaciones del Aeropuerto Internacional General y Licenciado “Ignacio López Rayón” en Uruapan, Michoacán; del Aeropuerto Internacional de Palenque, Chiapas; del Aeropuerto Internacional “Hermanos Serdán” en Puebla; y del Aeropuerto Internacional de Puerto Escondido, Oaxaca.

Pero dicha responsabilidad también implica el mantenimiento en condiciones seguras y eficientes de acuerdo con la legislación vigente. Esto incluye el cumplimiento con la normativa ambiental y el control del impacto ecológico de las operaciones aeroportuarias.

“La vigencia del título de asignación será por tiempo indefinido, y solo concluirá cuando se acredite fehacientemente que ya no existe causa de utilidad pública, interés público, interés general, interés social que salvaguardar, o por razones de seguridad nacional que la justifiquen”
(Foto: especial)
(Foto: especial)

Esto refleja la contínua estrategia del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador por integrar al Ejército Mexicano en proyectos de infraestructura civil, lo que ha sido duramente criticada por sectores de la oposición y por el incremento de la milicia en tareas civiles, incluida la seguridad interna.

Cabe mencionar que el aeropuerto de Puerto Escondido, conocido por sus turisticas playas en la costa del Pacífico, así como el de Puebla, son muy activos; mientras que Uruapan registra una actividad más baja y el de Palenque ha estado inactivo durante años desde su apertura en la última década.

La SICT enfatizó que se espera mejorar la calidad y seguridad de los servicios aeroportuarios, contribuyendo así al desarrollo económico y a la conectividad en diversas regiones de México.

Los aeropuertos se suman a la lista de instalaciones ya bajo el control de GAFSACOMM, como los de Nuevo Laredo y Ciudad Victoria en Tamaulipas, Tamuín en San Luis Potosí, Chetumal en Quintana Roo y Ciudad Ixtepec en Oaxaca. Además, la Sedena participa en el control del Tren Maya, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y está previsto que administre el futuro aeropuerto de Tulum, tres megaobras insignia del sexenio de AMLO.

(Foto: @aifaaero)
(Foto: @aifaaero)

Además, el Gobierno Federal ha procedido a la declaración de utilidad pública de más de 41 hectáreas para la ampliación de una pista en el Aeropuerto Nacional de Tamuín, San Luis Potosí.

“La modernización del Aeropuerto Nacional de Tamuín requiere la ampliación de la pista 16-34, lo que reducirá el consumo de combustible para cada operación realizada ya que, actualmente, por las condiciones físicas y operativas del aeropuerto, no se pueden realizar vuelos con equipos más modernos y eficientes, y se encuentra operando a su capacidad máxima de atención”, dice el DOF.

Congreso aprobó fideicomiso para el Ejército

Cabe recordar que a finales de octubre pasado el Congreso de la Unión aprobó  una reforma a la Ley Federal de Derechos 2024 para que el 20% de lo que se capte a través del pago de visas para el ingreso de visitantes extranjeros, que es de 687 pesos, se destine al Tren Maya, que es administrado por el Ejército.

(Foto: X/Juan_OrtizMX)
(Foto: X/Juan_OrtizMX)

En este sentido, se le quitó recursos adicionales al Instituto Nacional de Migración (INM) que recibía dicho porcentaje.

Cada año el Gobierno Federal recauda hasta 10 mil millones de pesos por dicho permiso.

Según documentos filtrados por Guacamaya Leaks, el objetivo de López Obrador es proporcionar ingresos extra al Ejército sin cargo al presupuesto, con un modelo similar al de Cuba, donde las Fuerzas Armadas Revolucionarias controlan el sector turístico.