La llamada que hizo Arturo Beltrán Leyva a ‘La Barbie’ antes de morir abatido por la Marina

La muerte de “El Barbas” se registró en diciembre de 2009 en Morelos, durante un operativo en el que cuatro sicarios perdieron la vida

Compartir
Compartir articulo
Arturo Beltrán Leyva residía en el fraccionamiento Punta Vista Hermosa de Cuernavaca (Foto: Infobae México)
Arturo Beltrán Leyva residía en el fraccionamiento Punta Vista Hermosa de Cuernavaca (Foto: Infobae México)

El 16 de diciembre de 2009, el narcotraficante Arturo Beltrán Leyva perdió la vida tras ser abatido por elementos de la Marina durante un operativo desplegado en un lujoso complejo residencial en Cuernavaca, Morelos.

Para ese entonces, “El Barbas” —como también era conocido el líder criminal— era uno de los objetivos prioritarios de México y Estados Unidos (EEUU), debido a su involucramiento en el tráfico de drogas y su relación con altos miembros del Cártel de Sinaloa.

El enfrentamiento en el fraccionamiento Punta Vista Hermosa se prolongó por cuatro horas aproximadamente, de acuerdo con el almirante José Luis Vergara. Durante la confrontación, los sicarios arrojaron granadas para defender a su patrón. Sin embargo, cuatro agresores murieron y uno más atentó contra su vida antes de ser neutralizado por las autoridades.

Las fotografías de la balacera causaron controversia en la opinión pública. En una de las imágenes difundidas se observaba a Arturo Beltrán semidesnudo, ensangrentado y cubierto con dólares americanos. Uno año después se supo que, antes de ser abatido, “El Barbas” contactó a uno de sus más cercanos colaboradores: Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”.

Cuatro sicarios de Arturo Beltrán fueron abatidos durante el enfrentamiento con la Marina (Foto: Especial)
Cuatro sicarios de Arturo Beltrán fueron abatidos durante el enfrentamiento con la Marina (Foto: Especial)

Cuando la relación entre el Cártel de Sinaloa y la organización de los Beltrán Leyva se deterioró a partir de 2008, “La Barbie” se convirtió en la mano derecha de Arturo. Una de sus principales tareas era tomar el control de las rutas del narcotráfico en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

El 30 de agosto de 2010, el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón dio a conocer la detención “La Barbie” en Toluca, Estado de México. Un día después, el narcotraficante nacido en Texas fue sometido a un interrogatorio en el que mencionó la llamada que le hizo Arturo antes de su muerte.

“Yo tenía tres o cuatro meses que no lo miraba. Yo sé que él me quería matar, cuando andaba drogado me quería matar y cuando no, me hablaba bien. Entonces yo se la hacía larga y nunca me le arrimé”, señaló Valdez Villarreal sobre su relación.

Momentos antes del enfrentamiento contra la Marina, “El Barbas” lo llamó vía telefónica para solicitarle que mandaran refuerzos a Cuernavaca, con el objetivo de hacerle frente a los uniformados. “Antes de morir me habló a mí por teléfono (...) Le dije yo que se entregara, para qué iba a estar muerto. (Pero) decía que no, que no se iba a entregar”, explicó.

Édgar Valdez Villarreal,, alias "La Barbie", fue detenido en agosto de 2010 en el Edomex (Foto: AP)
Édgar Valdez Villarreal,, alias "La Barbie", fue detenido en agosto de 2010 en el Edomex (Foto: AP)

“¿Le habló cuando estaba el operativo?”, preguntó una de las agentes. “Todavía no entraban a su departamento, pero decía que estaba rodeado, que iban a pelear y que mandáramos gente”, respondió “La Barbie”.

“Dijo que él prefería morirse, que no se iban a dejar. Ya después me pasó a otro que estaba ahí y (dijo) que no dejaba salir a nadie”

Pese a dichas peticiones, “La Barbie” optó por no intervenir y dejó a Arturo a su suerte. Tras ello, la organización de los Beltrán Leyva perdió el poderío que solía ostentar durante el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012).

Tras su captura, Valdez Villarreal fue extraditado a EEUU. En junio de 2018 fue condenado a 49 años de prisión por tráfico de drogas y lavado de dinero, delitos por los cuales se declaró culpable.

En 2022 su nombre dejó de aparecer en los registros de la Agencia Federal de Prisiones, por lo que se desconocía su paradero. No obstante, en diciembre de dicho año el entonces canciller Marcelo Ebrard aseguró que “La Barbie” seguía bajo custodia de las autoridades estadounidenses.