Estos son los equipos de futbol que fueron comprados o pretendidos por El Chapo Guzmán

El dinero de El Chapo Guzmán pudo cambiar la carrera de un mexicano en Europa; el líder del Cártel de Sinaloa quería comprar a uno de los mejores equipos del futbol inglés

Compartir
Compartir articulo
Joaquín Guzmán Loera y Héctor Palma Salazar estarían detrás del asesinato de Pablo de Tavira 
(Foto: REUTERS/Henry Romero)
Joaquín Guzmán Loera y Héctor Palma Salazar estarían detrás del asesinato de Pablo de Tavira (Foto: REUTERS/Henry Romero)

Sólo un puñado de futbolistas mexicanos han logrado colarse en la Premier League pero hubo un mexicano que fue más allá e intentó comprar a uno de los mejores equipos del futbol inglés: Joaquín El Chapo Guzmán apuntó su billetera nada más que al Chelsea.

Luego de su última captura en 2016 trascendió que el exlíder del Cártel de Sinaloa condenado a cadena perpetua en Estados Unidos pretendía desembolsar los 868 millones de dólares en que estaba valuado el equipo de Roman Arkádievich Abramóvich.

Después de su juicio en EEUU la fortuna de El Chapo Guzmán se calculó en 12 mil 666 millones de dólares; es decir, comprar al Chelsea le hubiera costado al narco mexicano 6.8 por ciento de su fortuna.

Incluso la oferta final que aceptó Abramóvich para venderle al Chelsea al magnate norteamericano Todd Boehly -cerca de cinco millones de dólares- sería poco para El Chapo Guzmán, uno de los hombres más ricos del mundo en ese entonces, según la revista Forbes.

Guzmán Loera fue capturado en 1993 y enviado a Puente Grande en 1995. (Especial/Departamento de Estado de EEUU)
Guzmán Loera fue capturado en 1993 y enviado a Puente Grande en 1995. (Especial/Departamento de Estado de EEUU)

Los equipos de futbol que sí compró El Chapo Guzmán

Junto al rumor de la supuesta intención de comprar al Chelsea trascendió que el Chapo Guzmán era un gran aficionado al futbol, un negocio con el que pretendía lavar los millones de dólares que le dejaba el narcotráfico; además de su gran pasión por La Franja, el equipo de Puebla.

Quizá los sueños de El Chapo Guzmán de comprar al Chelsea iniciaron cuando uno de sus colaboradores, Tirso Martínez, logró colarse como dueño de varios equipos del futbol mexicano: el primero que adquirió el narcotraficante de cocaína a Los Ángeles, Chicago y Nueva York fueron Los Venados de Yucatán.

Durante el juicio de El Chapo Guzmán, Tirso Martínez reconoció que trabajó con él y con el Cártel de Sinaloa desde 1995; desde entonces logró comprar las franquicias de La Piedad (Michoacán), Irapuato y Celaya (Guanajuato) y Los Gallos Blancos de Querétaro.

Los vínculos de El Chapo Guzmán con equipos mexicanos terminaron cuando la Federación Mexicana de Futbol (FMF) desafilió a los clubes Querétaro e Irapuato y obligó a Tirso Martínez a venderlos por 10 millones de dólares.

Los tentáculos de El Chapo Guzmán y el Cártel de Sinaloa salieron del futbol mexicano no sin antes dejar uno de los episodios más negros del balompié nacional cuando hombres armados tomaron la cancha del Irapuato e intentaron impedir que se jugara la final de ascenso 2003.

El pleito inició porque Tirso Martínez presuntamente había ordenado a sus jugadores dejarse ganar en la final ante León -él ya tenía apalabrada la compra de la franquicia de Los Panzas Verdes-, pero sus jugadores se negaron y “Los hijos de la mermelada” -porra del Irapuato- salió en defensa de su estadio y junto a autoridades federales y estatales corrieron a los hombres armados que intentaron impedir que rodara el balón.

El grado de estudios de Tirso Martínez Sánchez (Infobae)
El grado de estudios de Tirso Martínez Sánchez (Infobae)

La historia del único mexicano en el Chelsea

En 2011 el Chelsea pagó dos millones de Euros por Ulises Dávila, el único mexicano que ha vestido -aunque en realidad nunca lo hizo en la cancha- la camiseta del equipo inglés.

El mediocampista nacional firmó un contrato por cinco temporadas con el Chelsea pero el equipo lo cedió a préstamo a otros clubes de menor categoría para que agarrara experiencia; sin embargo, nunca logró disputar un encuentro oficial con los Blues.

El contrato de Ulises Dávila terminó justo cuando circularon los rumores de que el Chapo Guzmán quería comprar al Chelsea, algo que pudo haber cambiado por completo su carrera, la cual nunca terminó por despuntar y actualmente se encuentra jugando en el futbol de Australia y su valor es de una tercera parte de lo que los Blues pagaron por él, menos del 10 por ciento dela fortuna que Guzmán Loera acumuló en su vida criminal.