Asociaron al Cártel del Golfo con el secuestro de los 4 estadounidenses en Matamoros

La madre de la mujer plagiada identificó a las víctimas y recordó que le pidió a su hija no viajar a México

Compartir
Compartir articulo
Las víctimas fueron arrastradas por el asfalto y posteriormente las subieron a una camioneta blanca

Nueva información obtenida por medios de comunicación estadounidenses señalan que las posibles víctimas han sido identificadas y que el Cártel del Golfo sería el grupo criminal detrás del secuestro ocurrido el pasado viernes 3 de marzo en Matamoros, Tamaulipas.

De acuerdo con los datos de la prensa, presuntos sicarios del Grupo Escorpión amagaron y secuestraron a los cuatro ciudadanos estadounidenses, quienes según el medio ABC News, fueron identificados como Latavia Tay McGee, Shaeed Woodard, Zindell Brown y Eric James Williams.

El grupo de Los Escorpiones o Escorpión fue fundado por Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, también conocido como Tony Tormenta, líder del Cártel del Golfo, para que fueran su guardia personal. El grupo lo habría ayudado a escapar de las autoridades y también actuado en enfrentamientos armados contra sus contrarios, Los Zetas.

Hombres armados secuestraron a cuatro ciudadanos de Estados Unidos que cruzaron a México desde Texas el viernes 3 de marzo de 2023.  (AP Foto)
Hombres armados secuestraron a cuatro ciudadanos de Estados Unidos que cruzaron a México desde Texas el viernes 3 de marzo de 2023. (AP Foto)

El periodista Armando Guzmán dijo para Grupo Fórmula que las cuatro personas originarias de Carolina del Norte habrían sido confundidas con “narcotraficantes haitianos”, debido a que eran afroamericanas.

Los medios estadounidense señalan que el brazo armado del Cártel sería el responsable del secuestro, pues estarían en medio de una disputa contra el Cártel del Noroeste para ganar el control del territorio, por ello habrían confundido a los ciudadanos de Estados Unidos con sus contrarios.

La madre de Latavia Tay McGee dio a conocer la identidad de las víctimas en una entrevista para el medio ABC News, añadió que uno de ellos había viajado a Matamoros para someterse a un tratamiento estético; sin embargo, en el camino fueron interceptados y sustraídos por los criminales.

Barbara Burgess, de 54 años de edad, recordó que le pidió a su hija Latavia que no viviera a México, pero ella le respondió: “estaré bien, mamá”, y después partió con sus amigos.

Policías resguardan el lugar del secuestro en Matamoros, Mexico (REUTERS/Stringer)
Policías resguardan el lugar del secuestro en Matamoros, Mexico (REUTERS/Stringer)

Asimismo, reveló que se comunicó con ella cuando ya estaba en Matamoros; le dijo que estaba a 15 minutos de llegar al consultorio. Después de eso perdió toda la comunicación con Latavia. Los primeros reportes señalan que la minivan en la que viajaban los cuatro ciudadanos estadounidenses fue interceptada por civiles armados que los amagaron y se los llevaron a la fuerza.

Indicó que después del secuestro un agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por su nombre en inglés) visitó su domicilio para preguntarle sobre Eric James Williams, a quien reconoció como el chofer el automóvil, quien había sido contratado por su hija Latavia y su sobrino Shaeed para viajar a México.

La mujer confirmó al FBI que la licencia de conducir encontrada en la escena pertenecía a Williams, el conductor. Dijo que no ha podido comunicarse con sus familiares porque sus números mandan a buzón de voz. Además de su hija y sobrino estaba acompañándolos un amigo de la joven.

Las víctimas fueron depositadas en la parte trasera de una camioneta blanca 
(Foto: captura de pantalla/Twitter/@CODIGO_NEGROMX)
Las víctimas fueron depositadas en la parte trasera de una camioneta blanca (Foto: captura de pantalla/Twitter/@CODIGO_NEGROMX)

El medio ABC News señaló que el video de una cámara de seguridad localizada cerca de donde ocurrieron los hechos fue recolectado por el organismo estadounidense y es parte de sus investigaciones. En las imágenes se observa cuando suben a la joven y un hombre a una camioneta color blanco, mientras otras personas están tendidas sobre el suelo.

Por estos hechos el FBI ofreció una recompensa de 50 mil dólares a quien proporcione información relevante que ayude dar con el paradero de las víctimas y los responsables del crimen.

Los hechos han sido condenados por la Casa Blanca, de Estados Unidos, y el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que colaborará para dar con el paradero de las víctimas violentamente secuestradas en Matamoros.