Rocío Oliva en Ovo Beach de La Mansa. Foto: Enjoy Punta del Este
Rocío Oliva en Ovo Beach de La Mansa. Foto: Enjoy Punta del Este

De hacer jueguito con Juampi Sorín y la futbolista brasileña Natalia Guitler en Ovo Beach de La Mansa, en Punta del Este, a la pretemporada de River Plate, donde es parte del plantel. Así es hoy la vida de Rocío Oliva (28) después de su separación de Diego Maradona (58), que confirmó en una respuesta a una seguidora de sus redes sociales. Muchas cosas se han dicho. Pero aquí está su palabra, una de las más buscadas en los últimos días.

–¿Cuándo fue exactamente la separación?

–La decisión la tomamos antes de Navidad, pero ya lo veníamos hablando. Estaba como programado, pero había que darle el corte.

–¿Por qué llegó la ruptura?

–Los 30 años que nos llevamos pesaron un poco. El amor que nos tenemos es grande, pero se desgastó. Diego tiene su edad, yo la mía, y a veces él quiere cosas que yo no. Entonces era preferible cortar.

–¿Qué cosas querías hacer vos que él no aceptaba?

–Terminar este año mi carrera de futbolista en River y estudiar para ser directora técnica, algo que empecé a distancia desde Dubai. Cuando me reciba quiero entrenar a un equipo. En definitiva, hacer algo con mi vida. La realidad es que estuve seis años con él y, si miro hacia atrás, siempre estuve parada en el mismo lugar: no hice nada más que acompañarlo. Pero Diego es así: si estás con él sólo es él y tenés que seguirlo.

–Entonces, lo que vos no querías era ir a México…

–México no era el tema. Yo lo acompañaba si allá podía hacer cosas para mí. Pero no si era para estar todo el día encerrada en casa cuando él se iba a entrenar. Necesitaba espacio para mis cosas.

–¿La "vida maradoniana" te terminó ahogando?

–Hmmm… Fue una decisión. Una mujer puede decir "ok, voy a estar todo el día así" y está todo bien. Pero yo ya no quería.

–Muchas veces se dijo que se iban a casar. ¿Por qué no se dio?

–La idea de todo el mundo, cuando se casa, es hacerlo para toda la vida. Y yo no quería vivir toda mi vida de esa manera. Por eso no le dimos mucha rosca al tema. Nos comprometimos con la idea de casarnos, pero yo después me di cuenta qué es lo que iba y qué es lo que no. No me iba a casar para divorciarme al poco tiempo. Pero tampoco es que yo le dije que no: la decisión fue de los dos, lo hablamos. Y después ninguno insistió.

–¿La decisión de terminar fue tuya?

–Como te dije, lo hablamos. Y la charla fue adulta. Pero el corte lo debía dar uno de los dos, y fui yo. En realidad, pensamos hacerlo un montón de veces, pero nunca nos dejamos, siempre estábamos juntos. 

–Se dijo que en la separación influyó la presencia de Verónica Ojeda y el acercamiento de Diego con su hijo Dieguito Fernando, y que eso motivó tu decisión.

–Nada que ver. Yo tenía la decisión desde octubre… Imaginate que Verónica Ojeda está otra vez en la vida de Diego hace una semana. Acá no hay Verónica Ojeda ni terceros. Esto es exclusivo de Diego y Rocío.

–¿Diego no puede estar solo?

–Eso se lo tenés que preguntar a él. Yo nunca lo vi solo… Y nunca estuvimos separados mucho tiempo, por más cosas que se hayan dicho.

–Se habló de tu influencia para que él no estuviera presente en la boda de Dalma. Hoy, que pasó el tiempo, ¿fue así?

–Yo hablé con Dalma cara a cara cuando viajó a Dubai, y también con su padre. Ella sabe que le dije que tenía que estar en el casamiento de su hija. No tengo nada contra Dalma. Fue una decisión pura y exclusiva de Diego. Yo amaba con locura a mi papá, y no dejaría que ninguna hija tuviera su boda sin el padre presente.

Rocío Oliva en Ovo Beach, en La Mansa. Foto: Enjoy Punta del Este.
Rocío Oliva en Ovo Beach, en La Mansa. Foto: Enjoy Punta del Este.

–¿Hablaste con Diego en los últimos días?

–Sí, antes de su operación. Yo estoy al tanto de qué le pasa, porque está en comunicación con mi familia. Esto es muy reciente, y yo con él no terminé mal. 

–¿Entonces hay chances de que vuelvan?

–No. Esta vez es definitivo. Si no, estaríamos siempre en la misma.

–¿Diego te echó de la casa de Bella Vista donde vivís?

–No. Estoy en la casa de siempre. No me echó de ningún lado. Y yo tampoco lo eché a él.

–Se mencionó que estás saliendo con El Pepo…

–No, no hay nada de eso. Yo voy a los boliches, veo a los muchachos, los saludo. No tengo por qué darle vuelta la cara a nadie. Después, que hablen lo que quieran. Nada que ver.

–¿Estás sola?

–Sí… por ahora, jaja…

–¿Tenés ganas de volver a estar en pareja?

–No. Primero tengo que superar esto, hacer el duelo y estar bien conmigo misma para poder conocer a alguien. 

–¿Querés que también sea alguien de perfil alto, o cambiar?

–No tengo preferencias. Con que sea compañero es suficiente. A mí no me importa ni el status económico ni nada más.

–La última: ¿qué significó Diego Maradona en tu vida?

–Es todo tan reciente… Creo que para responder esa pregunta tendría que dejar pasar un buen tiempo.

por Hugo Martin
fotos: Enjoy Punta del Este

SEGUÍ LEYENDO: