Comunidad del Sur de Florida en cuarentena por amenaza sanitaria del caracol africano gigante

Estos moluscos, cuyo tamaño puede alcanzar hasta 20 centímetros de largo, representan un riesgo ecológico y sanitario de gran magnitud

Guardar

Nuevo

Se sabe que el caracol come al menos 500 especies de plantas diferentes. (Getty Images)
Se sabe que el caracol come al menos 500 especies de plantas diferentes. (Getty Images)

Un área considerable en el sur de Florida (EE. UU.) ha sido puesta en cuarentena tras el descubrimiento de un caracol terrestre africano gigante (GALS), una especie invasiva que representa un riesgo tanto para la flora como para la salud humana.

La presencia de este caracol, capaz de ocasionar meningitis en las personas, fue confirmada por el Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida (FDACS) cerca de la ciudad de Miramar, en el condado de Broward, a escasos 35 km de Miami. El área en cuarentena abarca desde la intersección de Pembroke Road y South University Drive, formando un cuadro hacia el norte y hacia el oeste.

La institución emitió un comunicado en el que decía que “bajo la cuarentena, es ilegal mover un caracol terrestre africano gigante o un artículo regulado, incluidos, entre otros, plantas, partes de plantas, plantas en el suelo, suelo, desechos de jardín, escombros, compost o materiales de construcción, dentro de, a través o desde el área de cuarentena definida sin un acuerdo de cumplimiento”.

Es ilegal mover el caracol terrestre africano gigante. (Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida)
Es ilegal mover el caracol terrestre africano gigante. (Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida)

Estos moluscos, cuyo tamaño puede alcanzar hasta 20 centímetros de largo, representan un riesgo ecológico y sanitario de gran magnitud. Son consumidores voraces de casi 500 especies diferentes de plantas, estas comprenden “fruta del pan, mandioca, cacao, papaya, maní, caucho, la mayoría de las variedades de frijoles, guisantes, pepinos, melones y plantas de horticultura, cultura y valor medicinal”, según el FDACS. Pueden poner 1.200 huevos al año y portan un parásito que puede causar meningitis en los humanos.

El primer ejemplar fue hallado en diciembre de 2022 en el condado de Lee, lo que derivó en el descubrimiento de otros especímenes y la declaración de cuarentena en varias áreas en marzo de 2023.

El plan de erradicación contra el caracol africano gigante

El FDACS ha anunciado que aplicará el mismo método de erradicación utilizado en 2021, basado en cebos con metaldehído, una sustancia química aprobada para uso residencial. “El metaldehído funciona al interrumpir la capacidad de producción de moco de los caracoles y las babosas. Esto reduce su digestión y movilidad, y los hace susceptibles a la deshidratación. Los caracoles y las babosas que han comido metaldehído a menudo buscan escondites, se vuelven inactivos y comienzan a morir en cuestión de días”, afirmó el organismo a través de su página web.

El caracol terrestre africano gigante, originario del este de África, también amenaza la agricultura local al consumir especies de plantas económicamente importantes como fruta del pan, mandioca, cacao, papaya, maní, caucho, la mayoría de las variedades de frijoles, guisantes, pepinos, melones y plantas de horticultura, cultura y valor medicinal.

Una larga historia de invasión y erradicación en Florida

Este es el tercer intento de erradicación de la especie. Florida ha combatido la presencia de este invasor (Lissachatina fulica) desde su primera detección en 1969. Ha sido erradicada en dos ocasiones, en 1975 y 2021.

El Departamento de Agricultura de EE. UU. informó que la especie fue detectada por primera vez en Miami en 1966. Para el año 1973, más de 18,000 de estos moluscos, incluyendo sus huevos, habían sido hallados y eliminados.

A los ciudadanos que sospechen haber encontrado un ejemplar de este caracol se les insta a ponerse en contacto con el FDACS a través de su línea directa: 1-888-397-1517. Asimismo, se advierte de la importancia de evitar el contacto directo con el molusco sin la protección de guantes, dada la amenaza de contraer meningitis.