Una de las rutas familiares más bonitas de Cádiz: descubre una cascada, una piscina natural y tumbas de la Edad de Bronce

Este sendero recorre uno de los parajes más bonitos de la provincia y permite conocer todos sus secretos escondidos

Compartir
Compartir articulo

La costa de Cádiz es mundialmente conocida por sus extensas playas de arena blanca y aguas cristalinas. Este paraíso hace de la provincia un destino perfecto para la temporada de verano, pero también durante la primavera, momento en el que el calor no es tan sofocante y permite disfrutar de sus encantos de una manera más relajante. Pero esto no es todo, pues en el interior, Cádiz cuenta con una riqueza natural que deja con la boca abierta a los más aventureros.

Así, el Parque Natural Los Alcornocales y de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo emerge como uno de los enclaves ideales para los amantes de la naturaleza. Estos pueden disfrutar de incontables rincones mágicos que pueden ser descubiertos a través de las numerosas rutas de senderismo que recorren el parque. Una de las más destacadas es la que conduce a la cascada conocida como la Garganta del Capitán. Este salto de agua, situado en dentro del término municipal de Algeciras, forma en su caída una espectacular piscina natural que hacen las delicias de los visitantes durante los meses de verano.

Te puede interesar: El pintoresco pueblo de Ourense que es el más barato de Galicia para comprar una casa: se incrusta en el corazón de la Ribeira Sacra

Durante el trayecto, los visitantes tendrán la oportunidad de adentrarse en espesos bosques de laurisilva, poblados por especies como alisos, fresnos, laureles y quejigos. Además, el camino ofrece impresionantes vistas hacia la Bahía de Algeciras, revelando a su paso el bosque de alcornoques y el monte público Hoyo de Don Pedro, brindando así una experiencia única de conexión con la naturaleza en su estado más puro.

Cascadas y tumbas

Ruta de la Garganta del Capitán, en Cádiz (Junta de Andalucía).
Ruta de la Garganta del Capitán, en Cádiz (Junta de Andalucía).

El sendero, de unos seis kilómetros de longitud en sentido circular, no entraña dificultad alguna, por lo que es ideal para hacer con los más pequeños de la casa. Junto a ellos, se puede recorrer un camino con numerosas zonas de sombras que tiene su punto de partida en el Centro Penitenciario Botafuegos. Entre este punto y el Cobre, se encuentra una zona de aparcamiento donde poder dejar el vehículo. Una vez iniciado el sendero, el viajero puede descubrir todos los secretos que guarda, como es el caso de las numerosas tumbas datadas de la Edad de Bronce.

Entre ellas se encuentra la lápida del ‘Capitán’, la cual da nombre a este sendero. Igualmente, a lo largo del sendero el viajero descubre un bonito bosque que ofrece un paseo de lo más agradable, a la vez que se contemplan tres antiguos molinos. Sin embargo, el mayor atractivo de todo el itinerario corresponde a la Garganta del Capitán, la cual espera al viajero en un entorno de gran belleza.

A pesar de ofrecer una pintoresca piscina natural, desde la Junta de Andalucía indican que la zona “no está designada como zona de baño, por tanto, el baño no está permitido. Es un sendero ofertado para el disfrute de la naturaleza y la observación del paisaje. En ningún caso está permitida la permanencia con elementos de acampada (mesas, sillas, sombrillas) en cualquiera de sus tramos”.

Te puede interesar: La catedral española que es Monumento Nacional, pero también una de las construcciones más olvidadas del país

Cómo llegar

Desde Cádiz, el viaje hasta el Centro Penitenciario Botafuegos es de alrededor de 1 hora y 15 minutos por la vía A-381. Por su parte, desde Marbella el trayecto tiene una duración estimada de 1 hora por las carreteras AP-7 y A-7 (hay peajes).