El sector pesquero rechaza las cuotas impuestas para el verano en el Golfo de Cádiz

Guardar

Nuevo

Huelva, 22 jun (EFECOM).- Representantes del sector pesquero del Golfo de Cádiz han rechazado el reparto de cuota inicial para el verano en este caladero, limitada a 2.362 toneladas, y consideran que, si las capturas se limitan hasta este punto, los productos pesqueros habrá que importarlos para cumplir con la demanda.

Para analizar la propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se han reunido “de urgencia” en Isla Cristina (Huelva) los portavoces de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (Faape); la Asociación Andaluza de Mujeres del Sector Pesquero (Andmupes) y la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores (Facope), según han indicado estas entidades en un comunicado conjunto.

Para los pescadores, se trata de una cuota muy restrictiva para los meses de julio, agosto y septiembre, “periodo donde hay una mayor demanda, mejores condiciones y donde la flota concentra la pesca de la temporada”, subrayando que “esta cantidad inicial lastra el inicio de campaña y complica enormemente la gestión de las empresas pesqueras”.

Entre otras medidas, consideran necesario “modificar las paradas y moverlas hacia fechas que, siendo más sostenibles para el recurso, permitan hacer viables las capturas”, como destaca el presidente de Faape, Manuel Fernández Belmonte, que resalta la “necesidad urgente de la renovación del Plan de Gestión de Cerco que tiene el Golfo de Cádiz, ante los diversos problemas que acechan nuestra pesquería”.

La vicepresidenta de Andmupes, Inés Domínguez, se refiere en concreto a la cuota de boquerón que, con respecto al año anterior, supone cerca de 5.000 toneladas menos, "lo que significa otro duro golpe a los barcos del Golfo de Cádiz”.

Además, ha lamentado “ya no solo el bajo precio del pescado”, y cita el cambio climático, o la desaparición “de una especie tan importante como la sardina”, sino que “ahora, el ministerio impide que las empresas pesqueras del Golfo de Cádiz puedan hacer una previsión inmediata para poder sobrevivir a tanta situación sobrevenida” y constata que “actualmente de una flota de más de 80 barcos sólo hay 43 operativos, lo que hace prever la desaparición de la pesca de cerco”.

Domínguez asevera que, en el caso del boquerón “nos encontramos con una limitación de cuota tan ridícula que unido a un bajo precio, nos va a impedir tener un beneficio digno con esta pesquería”.

El sector pesquero andaluz ha acordado promover la formación de una mesa nacional del cerco (boquerón/sardina) donde representantes de los distintos caladeros del norte, sur y mediterráneo hablen, dialoguen y sobre todo se coordinen para conseguir que el boquerón y la sardina tenga un valor razonable para las empresas.

Las asociaciones alertan de que si la pesca se recorta en cuotas y los barcos se tienen que autolimitar para poder funcionar todo el verano, “esto va a suponer que los productos pesqueros que consuman los ciudadanos tendrán que venir todos de fuera perdiendo la frescura y la calidad de nuestros productos pesqueros nacionales en general y, en particular, los que son capturados en el cerco del Golfo de Cádiz”. EFECOM

1010626

fcs/av/prb

Guardar

Nuevo