Grifols descarta desinversiones y se centra en controlar el gasto para reducir deuda

Guardar

Nuevo

Sant Cugat del Vallès (Barcelona), 14 jun (EFECOM).- La multinacional de hemoderivados Grifols no se plantea llevar a cabo nuevas desinversiones tras la venta del 20 % de Shangai Raas, mientras se enfoca en la creación de flujo de caja y el control del gasto para reducir su abultada deuda y recuperar la confianza de los mercados.

Estas son las prioridades que ha puesto sobre la mesa este viernes el nuevo consejero delegado de la compañía, Nacho Abia, que ha intervenido en la primera Junta General Ordinaria de Accionistas que se celebra tras asumir las riendas de la multinacional hace pocos meses.

"Primero nos enfocaremos en la deuda y el flujo de caja. Las inversiones realizadas hasta ahora son un perfecto punto de partida para seguir siendo líderes. Estoy convencido de que cumpliremos con las previsiones de este año y con los compromisos para más adelante y reforzaremos la confianza del mercado y aumentaremos el valor de la acción", ha dicho.

La junta, la primera que tiene lugar también desde el ataque del fondo bajista Gotham City Research que hizo desplomarse el valor de la acción, marca también el inicio de una etapa de la compañía sin la familia Grifols en cargos ejecutivos.

En un encuentro posterior con los periodistas, Abia ha asegurado que pondrá el foco en la "disciplina financiera", lo que pasa por "mirar con cuidado" las inversiones, controlar el gasto y "analizar el 'portfolio' para ver qué tiene sentido y qué no".

Tras avanzar el presidente de Grifols, Thomas Glanzmann, ante la junta que la semana que viene se cerrará definitivamente la venta del 20 % de la filial china Shangai Raas al Grupo Haier, Abia ha señalado después que no tiene sobre la mesa llevar a cabo ninguna desinversión más.

Los alrededor de 1.600 millones de euros que Grifols recibirá por esta operación se destinarán exclusivamente a reducir deuda.

A cierre del primer trimestre de 2024, la deuda financiera neta de Grifols, según los criterios del acuerdo de crédito de la compañía con sus acreedores, ascendía a 9.811 millones de euros, y a un total de 10.948 millones incluyendo todo el balance.

Entre otras medidas, el consejero delegado ha subrayado también que avanzará en la simplificación para hacer la organización "más rentable", en la mejora continua de las operaciones y en la "optimización de los bienes inmuebles".

Respecto a las inversiones en infraestructuras, Abia ha asegurado que ya tienen cubiertas las necesidades y que no contempla ninguna operación en este ámbito "en tres o cuatro años", mientras que descarta "ningún tipo de reestructuración" de personal en los próximos años, tras el reciente ajuste que se centró básicamente en EE.UU.

De cara a 2024, las previsiones de la compañía son elevar los ingresos en un 7 % y alcanzar un ebitda ajustado de 1.800 millones de euros, lo que supone un margen del 25-26 %, mientras que el ratio de apalancamiento sería de 4,5 veces.

"Las buenas expectativas de las unidades de negocio y la reducción del coste del litro de plasma serán la base de la expansión del ebitda", ha dicho el máximo ejecutivo, tras subrayar que el objetivo final es situar la deuda por debajo de las 4 veces.

En su intervención ante la junta, Glanzmann ha defendido también la gestión de la dirección y ha lamentado que el ataque del fondo bajista Gotham City Research haya "eclipsado" los ingresos récords obtenidos en 2023.

El vicepresidente Raimon Grifols ha intervenido ante la junta visiblemente emocionado y ha recordado que ésta es la primera reunión de accionistas que se celebra sin ningún miembro de la familia fundadora en la dirección de la compañía, que cuenta con 115 años de vida.

Raimon Grifols y Víctor Grifols Déu continúan formando parte del consejo, como dominicales, y el suizo Thomas Glanzmann se mantiene como presidente.

La multinacional, que cotiza en la bolsa española y en la de Nueva York, cuenta con 24.000 empleados en todo el mundo, 13 centros de producción y presencia comercial directa en 33 países.

La junta ha aprobado todos los puntos del orden del día, excepto la autorización al consejo de administración para convocar juntas generales extraordinarias de accionistas con una antelación mínima de 15 días por no haber quorum suficiente para ello.

Entre los puntos aprobados, destacan las cuentas anuales de 2023, el informe anual de remuneraciones y la modificación de la política de remuneraciones de los consejeros de la sociedad. EFECOM

mje/mg/jmj

(Foto)

Guardar

Nuevo