Rodrigo Cortés: "Escribo porque no puedo evitarlo"

Guardar

Nuevo

María Alonso

Málaga, 8 jun (EFE).- Escribir se ha convertido en algo "inevitable" para el autor, guionista y director de cine Rodrigo Cortés, que asegura que de esa necesidad surge la "verdadera fortaleza del arte".

"Escribo porque no puedo evitarlo. Esa es la verdadera fortaleza del arte: que carece de función práctica y que no tiene una misión salvífica que cumplir. Simplemente es inevitable. Es como somos y como nos expresamos", afirma en una entrevista con EFE con motivo de la presentación de su sexto libro, 'Cuentos telúricos', en el Centro Andaluz de las Letras, en Málaga.

Para Cortés (Orense, 1973), el mejor momento para escribir llega cuando ha terminado una obra, ya que, según relata, sentarse cada día "con el pico y la pala" para ver si es capaz de "sobrevivir una jornada más" tiene mucho de incertidumbre.

Es entonces cuando llega "la ceremonia gozosa del pulido de la música", señala el autor de 'Verbolario' y ganador de un Goya, que en el cine ha trabajado con actores de la talla de Robert de Niro, Sigourney Weaver, Cillian Murphy, Ryan Reynolds o Uma Thurman.

El quinto libro de Rodrigo Cortés, 'Cuentos telúricos', está compuesto por una serie de relatos fantásticos con magia y humor que, como él indica, "son todos mentiras colocadas una detrás de otra e imaginadas desde el principio hasta el final".

Son, también, fábulas sin moraleja, ya que ha tenido la "muy consciente" intención de no dar ninguna lección.

"Como lector, como espectador, incluso como ciudadano, descreo de las lecciones. Y como autor no tengo ninguna intención de darlas. Mi función como escritor es proporcionar al lector una serie de puntos para que una él mismo en el orden que quiera", sostiene.

Según Cortés, en estos cuentos -en los que narra, por ejemplo, la historia de una niña que inventa a su propio inventor o la de un hombre desmemoriado que ignora el peligro que corre en un nido de serpientes- hay muchas más preguntas que respuestas.

Desvela que decidió escribir este libro porque los cuentos son el formato "más natural y humano de la narración" y añade que, de hecho, es por esa "simpleza" de la palabra 'cuento' por lo que prefiere utilizarla antes que 'relato'.

Rodrigo Cortés detalla que, después de una temporada "de casi hegemonía de la literatura confesional y eso que se ha dado llamar autoficción", le apetecía recordar que "esto iba de contar mentiras", de imaginarse cosas y reivindicar ese "arte mayor" que es la tontería.

El escritor subraya que las grandes obras literarias, como 'La Odisea', 'El Quijote', 'Las mil y una noches' o 'Los viajes de Guliver' son todas, en realidad, "una sucesión de tonterías".

Cortés defiende, además, la inutilidad del arte: "Las mejores cosas del mundo son inútiles. La ventaja de lo inútil sobre todo lo demás es que no sirven para nada. Es decir, sirven por sí mismas. La 'Novena sinfonía' de Beethoven es inútil, solo sirve para mejorar el mundo".

Es por ello por lo que considera que la reivindicación de lo inútil y de la tontería es "de todo menos frívola" y anima a leer su libro a quien esté dispuesto "a llevarse unas cuantas" a los ojos.

Para Rodrigo Cortés, la inspiración resulta algo ajeno, ya que, según reconoce, nunca en su vida se ha sentido inspirado.

"No creo haberme sentido inspirado nunca en mi vida. Nunca he sentido un destello que me ha golpeado y lanzado al suelo y me ha obligado a escribir. Lo que he hecho es sentarme delante de un teclado y he forzado la aparición de la musa, que siempre acude", explica.

Preguntado sobre su técnica de escritura, señala que es muy metódico y que reescribe obsesivamente, puesto que, bajo su punto de vista, la verdadera escritura es la reescritura.

"Es entonces cuando se entra en el terreno de la pura música y en el que se analiza la propia atención lectora para conseguir que fluya de forma incontenible, que una subordinada, por inexplicable que parezca, se le haga al lector inevitable", apunta.

El objetivo de Rodrigo Cortés en su faceta de escritor es "simplemente" escribir tan bien como sea posible y encontrar belleza a través de las palabras.

Escribir, para él, es un arte en el que lo mejor y lo peor es, a la misma intensidad, su soledad. EFE

1012086

mam/avl/cc

(Recursos de archivo en www.lafototeca.com Código 21114578 y otros)

Guardar

Nuevo