La Fiscalía y el acusado de matar a su expareja acuerdan una pena de 18 años de cárcel

Guardar

Nuevo

Madrid, 4 jun (EFE).- La Fiscalía ha elevado de 16 a 18 años la pena que pedía para el hombre acusado de matar a su expareja de 20 años, de la que tenía una orden de alejamiento y que era hija de una mujer con la que el acusado también había tenido una relación, tras llegar a un acuerdo con el procesado por el que reconoce que es autor de un asesinato con la agravante de parentesco.

La Audiencia Provincial de Madrid ha finalizado este martes las sesiones del juicio con jurado a R. J. Z. Q., de 36 años y origen peruano, acusado de matar a Rubi R.C. el 28 de diciembre de 2020 tras incumplir reiteradamente la orden de alejamiento que tenía contra ella y contra la madre de la joven, una mujer de 56 años.

El acusado había mantenido también una relación con esta mujer, sin que la progenitora supiera de la relación entre el acusado y su hija.

Pese a que al acusado se le comunicó a finales de 2022 la prohibición de acercarse o comunicar con ambas mujeres, a las que había amenazado, hizo llamadas a la joven y se reunió con ella dos veces, la última el 28 de diciembre, día en que la convenció para ir a su piso y la mató, según reconoció el lunes ante el jurado.

La Fiscalía solicita para el procesado finalmente 18 años de cárcel por asesinato, 10 meses de prisión por quebrantamiento continuado de condena y 9 años de libertad vigilada una vez que salga de la cárcel.

El Ministerio Público ha modificado su petición inicial de 16 años y 9 meses de cárcel por homicidio tras la confesión del acusado el lunes, cuando reconoció que mató a la joven sin que pudiera defenderse, y la fiscal ha concluido que se trata de un asesinato con agravante de parentesco (penado con entre 15 y 20 años de prisión).

La Fiscalía aprecia también una atenuante por el trastorno mental que padece el acusado, y que pudo verse agravado el consumo de bebidas alcohólicas.

La fiscal ha precisado que modificaba su petición de pena tras un acuerdo con todas las partes, y luego fuentes jurídicas han precisado que este acuerdo prevé una condena total de 18 años y 10 meses de cárcel y de 9 años de libertad vigilada.

Las fuentes han precisado que ya el lunes existía la intención de llegar a este acuerdo de conformidad entre las partes, y por eso el acusado reconoció ayer lunes todos los hechos que se le imputaban, contestando "si" a preguntas de su letrado.

Este martes el acusado ha aprovechado el derecho a la última palabra para decir que se arrepiente de todo lo ocurrido y pedir perdón a la madre de la víctima y toda su familia.

Previamente varios policías han declarado que se encontraron a la víctima fallecida en la cama, con varias heridas, y que en el domicilio había "diferentes botellas de alcohol vacías por toda la casa y blísteres de medicamentos consumidos".

Los primeros agentes que llegaron al lugar de los hechos han relatado que se encontraron al agresor "saliendo del cuarto de baño con un cuchillo y con evidentes signos de autolesiones".

Por su parte, las peritos que realizaron los informes psicológicos al acusado han confirmado que tiene un "trastorno límite de la personalidad con rasgos antisociales y un trastorno adaptativo mixto reactivo" que le podría afectar a sus capacidades de autocontrol. EFE

acc-pgm/jlg

Guardar

Nuevo