La revolución de los claveles: se cumplen 50 años del golpe pacífico que alumbró la democracia portuguesa

En las primeras horas del 25 de abril, los miembros del Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA) tomaron control de las plazas y cuarteles más significativos del país

Guardar

Nuevo

Revolución de los claveles (Captura de pantalla)
Revolución de los claveles (Captura de pantalla)

Grandola Vila Morena, del cantautor José Afonso, sonó en la radio a las doce y veinticinco minutos de la noche. Esa era la señal que serviría para poner fin a una dictadura que llevaba 48 años asentada en Portugal. El 25 de abril de 1974 la historia del país cambió para siempre.

Este jueves se cumplen 50 años de que el pueblo portugués recuperara sus libertades. Los militares de izquierdas organizaron una sublevación que se ganó el nombre de ser la más pacífica de la historia. Así, de los misiles que portaban los protagonistas, en lugar de salir balas, se escupieron claveles.

Te puede interesar: Los sindicatos piden adelantar cuatro años la edad de jubilación en la modalidad parcial y cobrar el 100% de la pensión

Cómo logró el ejército derribar la dictadura

El dictador Salazar murió en 1970. Sin embargo, su legado aún impregnaba todo el Estado Novo. Ahora bien, en la década de los setenta la oposición a la dictadura iba ganando cada vez más fuerza en los mandos del Ejército.

En 1973, la consolidación de un grupo opositor al régimen se hizo evidente, lo que desencadenó una serie de persecuciones por parte de las fuerzas policiales estatales. En respuesta, militares izquierdistas fundaron el Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA) y llevaron a cabo un intento de golpe de Estado en marzo de 1974. Fue el levantamiento de las Caldas, que fracasó. Sin embargo, el miedo a otra rebelión era una realidad. Las represalias comenzaron a cobrar protagonismo en el espacio público. Pero esto no acabó con la revolución.

En las primeras horas del 25 de abril, los miembros del Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA) tomaron control de las plazas y cuarteles más significativos del territorio portugués. Para la 1:00 de la madrugada, la gran mayoría de las guarniciones del país se habían unido al levantamiento revolucionario. La acción fue todo un éxito. En cuestión de horas, el Gobierno de Caetano perdió el control sobre los principales puntos estratégicos, incluyendo cuarteles, puertos y aeropuertos. A las 16:00 del mismo día, el Gobierno de Caetano capituló frente a Spínola, un general destituido anteriormente debido a su oposición a las políticas gubernamentales.

Revolución de los claveles (Captura de pantalla)
Revolución de los claveles (Captura de pantalla)

El derribo del Estado Novo y la construcción de la democracia

La caída del régimen del Estado Novo marcó el inicio de un proceso revolucionario que se desplegó en dos frentes distintos. Internamente, se debatió el modelo político a adoptar: ¿un sistema parlamentario occidental o una “democracia popular” siguiendo el ejemplo de los países del este de Europa? Externamente, se decidió el futuro del imperio colonial portugués, incluyendo Angola, Mozambique, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Santo Tomé y Timor.

La contienda por el poder en Portugal metropolitano culminó con la victoria de los militares prooccidentales tras un breve enfrentamiento el 25 de noviembre de 1975. Este éxito se consolidó a partir de abril de 1976 con la aprobación de una Constitución que marcó el fin de la etapa preconstitucional y allanó el camino hacia la normalización democrática.

En el ámbito colonial, el ciclo que se inició con el reconocimiento de la independencia de Guinea-Bissau en agosto de 1974 llegó a su fin, a excepción de Timor, que aún estaba pendiente de un referéndum de autodeterminación, con la independencia de Angola en noviembre de 1975.

El impresionante palacio barroco que es uno de los más bonitos de Portugal.