Almeida sube de 1.000 a 30.000 euros la primera sanción para las viviendas turísticas sin licencia

El Ayuntamiento presenta un plan de choque para frenar la proliferación irregular de estos pisos: se congela la concesión de nuevas licencias y se aumenta el número de inspecciones. Pero destaca el aumento de las multas, que pueden llegar a los 190.000 euros

Compartir
Compartir articulo
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en el inicio de la Operación Asfalto 2024. (Ayuntamiento de Madrid)
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en el inicio de la Operación Asfalto 2024. (Ayuntamiento de Madrid)

El Ayuntamiento de Madrid se ha dado cuenta de que tiene un problema con la proliferación de viviendas turísticas (VUT) en la capital que funcionan sin licencia. Por eso, el alcalde José Luis Martínez-Almeida ha anunciado este jueves un nuevo “plan de acción” para “equilibrar el mercado de hospedaje en la ciudad” que contempla cuatro ejes primordiales: la suspensión temporal de las nuevas licencias municipales con carácter inmediato; el endurecimiento del régimen sancionador para aquellos propietarios cuyos inmuebles operen sin autorización; el refuerzo de la plantilla de inspectores; y la publicación de un listado oficial de VUT con licencia y su ubicación real.

“Desde el fin de la pandemia de la Covid-19, la oferta y la demanda de las viviendas de uso turístico en las principales ciudades ha aumentado de manera significativa. Este incremento ha reactivado el impacto que el crecimiento de este mercado, que en la mayoría de los casos es irregular, tiene sobre diferentes ámbitos de la vida en estas ciudades en general y de manera especial en Madrid: la desertización del centro, los problemas de convivencia con los vecinos, la reducción de la vivienda residencial y la afección en el turismo”, explican desde el Consistorio, que reconocen ya abiertamente que hay que buscar soluciones.

Te puede interesar: Madrid pondrá cámaras de vigilancia con inteligencia artificial en tres barrios más: así funcionarán cuando se instalen en estas calles

El Gobierno local que dirige Almeida señala que el Plan Especial de Hospedaje (PEH) que el anterior equipo municipal de Manuela Carmena aprobó en marzo de 2019 “ha resultado ineficaz para evitar la proliferación de las VUT en la capital y corregir las consecuencias de su rápida expansión al margen de la legalidad”. Por eso urge tomar medidas que incrementen la oferta de vivienda residencial en la zona centro (la más afectada por las VUT), atrayendo así nuevos vecinos. También es necesario “ordenar la oferta turística, ofreciendo un turismo de calidad a los visitantes; mejorar la vida de los madrileños que se puedan ver afectados por las molestias que generan algunas VUT; y dotar de mayor seguridad a los turistas que opten por disfrutar de la ciudad en este tipo de alojamientos”.

En la actualidad, el Ayuntamiento de Madrid no dispone de una normativa sancionadora específica para las VUT. El procedimiento que se sigue en caso de detectar una vivienda que funciona sin licencia es el que se rige por la Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo. Lo que se hace inicialmente es ordenar el cese de la actividad de ese piso, pero si el propietario no acata la orden municipal y, posteriormente, se comprueba que continúa operando ilegalmente, se imponen multas coercitivas de 1.000, 2.000 y 3.000 euros.

Cajetines de acceso a viviendas de uso turístico en un edificio de Madrid
Cajetines de acceso a viviendas de uso turístico en un edificio de Madrid

A partir de ahora, cuando el Ayuntamiento verifique que una vivienda se dedica a uso turístico sin contar con licencia para tal efecto, se actuará al amparo del artículo 204 de la Ley 9/2001, de 17 de julio, del Suelo de la Comunidad de Madrid (LSCM). La legislación autonómica tipifica como infracción grave la implantación de uso incompatible con la ordenación urbanística. Bajo esta normativa, el Consistorio podrá ejecutar el siguiente procedimiento: un primer aviso de orden de cese y restablecimiento de la legalidad. En caso de incumplimiento, una primera sanción firme de 30.001 euros. Si no se restablece la legalidad, segunda sanción firme de 60.001 euros y tercera sanción firme de 100.001 euros. “Las sanciones son acumulativas en caso de que se mantenga el quebrantamiento de la ley”, explican fuentes municipales.

Otra de las medidas que ha tomado Almeida es “congelar” las licencias para VUT hasta que no se apruebe la modificación del Plan General de Ordenación Urbana que se llevará a Junta de Gobierno el próximo mes de septiembre. La suspensión de nuevas licencias es limitada y afecta a la almendra central, es decir, a los distritos dentro del perímetro que traza la M-30. En esta zona, donde más pisos turísticos se acumulan, se paraliza la concesión de permisos en dos casos: para uso residencial de VUT dispersas y las licencias para la transformación de local a vivienda en los ejes comerciales del distrito Centro. Y, además, se suspenden las licencias para VUT en edificaciones distintas al ámbito residencial que se sitúen en planta baja.

Te puede interesar: Almeida pondrá en el mercado 2.200 pisos para la ‘clase media’: una pareja sin hijos podrá optar si gana menos de 4.400 euros brutos al mes

15.000 establecimientos turísticos

En la capital operan 14.699 establecimientos turísticos: el 92 % son VUT (13.502), pero solo 941 funcionan con licencia municipal (151 están en tramitación). En lo que concierne a las camas que se ofertan en todos los alojamientos turísticos, la cifra alcanza las 158.756 plazas, de las que el 30 % se localizan en VUT (47.589). El resto, en 320 hoteles, 473 pensiones y hostales, 130 apartamentos turísticos, 14 hoteles-apartamentos y 260 establecimientos que engloban casas de huéspedes, hostels y albergues.

Las VUT se han incrementado en la ciudad un 41% desde 2017. Mientras en este tiempo se han contabilizado 5.564 viviendas turísticas nuevas, en el mismo periodo se han creado 50 establecimientos turísticos (hoteles, pensiones...), lo que significa que el 65 % de las plazas turísticas nuevas creadas en este periodo son VUT. La desertización del centro de la ciudad, explica el Ayuntamiento, se refleja con los siguientes datos: entre los años 2007 y 2023, la población censada en la ciudad de Madrid se ha incrementado un 4,86% (154.943 habitantes), pasando de 3.184.988 ciudadanos a 3.339.931. En el distrito de Centro, sin embargo, ha descendido un 1,14 % (1.610 personas), pasando de 141.297 habitantes a 139.687. En este distrito hay un turista alojado por cada dos residentes, mientras que en la almendra central hay uno por cada nueve vecinos.

Vista aérea de la ciudad de Madrid. (Carlos Luján/Europa Press)
Vista aérea de la ciudad de Madrid. (Carlos Luján/Europa Press)

Otra línea dentro de este plan de acción consistirá en el refuerzo del cuerpo de inspectores. La Subdirección General de Inspección y Disciplina cuenta con 65 trabajadores para toda la actividad inspectora. Este verano, el Ayuntamiento incrementará la plantilla en un 15%, incorporando al servicio diez personas más. Este Servicio de Inspección recibió en 2023 un 51% más de denuncias que en 2022 que afectaban a viviendas y apartamentos de uso turístico: 686 frente a 454. El 82 % procedían de ciudadanos (563). Para ofrecer mayor seguridad y garantía a los visitantes que opten por alojarse en VUT, el Consistorio va a publicar en su portal, previsiblemente en el mes de mayo, un listado oficial de las viviendas de estas características que cuentan con licencia municipal (941 a día de hoy) y su ubicación.