Los mensajes de dos amigas de Edwin Arrieta que dan un giro al juicio contra Daniel Sancho: “No quería devolverle el dinero”

El intercambio de mensajes que dos íntimas amigas del cirujano colombiano tuvieron con un familiar el día en el que, presuntamente, se cometió su asesinato arrojan datos hasta ahora desconocidos del caso Daniel Sancho

Compartir
Compartir articulo
Daniel Sancho y Edwin Arrieta. Foto: Instagram y Facebook.
Daniel Sancho y Edwin Arrieta. Foto: Instagram y Facebook.

Mientras el juicio contra Daniel Sancho, quien es acusado de presuntamente haber matado y asesinado a Edwin Arrieta en Tailandia, sigue su curso, nuevos detalles salen a la luz sobre el caso. Fue el pasado 9 de abril cuando se celebró la primera vista de las más de 12 sesiones que tendrán lugar en la Corte de Koh Samui a lo largo de casi un mes, siendo la última el próximo 3 de mayo.

Una de las grandes incógnitas que ha rodeado el proceso ha sido el supuesto préstamo de dinero que el cirujano colombiano hizo al hijo de Rodolfo Sancho y Silvia Bronchalo para montar un negocio de hamburguesas en Madrid. Esta enigmática cuestión, que supondría un nuevo giro en el proceso, podría ser aclarada en la vista que se celebra este miércoles, 24 de abril, en el tribunal provincial de Samui, situado al sur de Tailandia, donde se presentará como prueba una serie de mensajes de WhatsApp donde dos amigas de la víctima confirman crédito que Arrieta dio a Sancho.

Te puede interesar: Los mensajes de Sancho a la hermana de Edwin Arrieta mientras se deshacía del cadáver: “Voy a ducharme y voy a la policía”

Es la primera vez que estas conversaciones salen a la luz desde que tuvo lugar la detención del youtuber culinario el pasado 2 de agosto, fecha en la que, aparentemente, se produjo el presunto asesinato premeditado de Edwin Arrieta a manos de Daniel Sancho. El diario digital 20minutos ha desvelado el intercambio de mensajes que N.B.M. y M. C.A. —las dos amigas de Arrieta de su natal Lorica, en Colombia— tuvieron con un familiar de la víctima en aquellos desesperantes días en los que se desconocía el paradero del médico.

Daniel Sancho es escoltado por la policía tailandesa al salir de la comisaría de Phangan hacia el tribunal de Samui. (EFE/EPA/SOMKEAT RUKSAMAN)
Daniel Sancho es escoltado por la policía tailandesa al salir de la comisaría de Phangan hacia el tribunal de Samui. (EFE/EPA/SOMKEAT RUKSAMAN)

En la primera conversación, N.B.M. hace una alusión directa al joven chef de 29 años, pero el familiar al que transmite dicha información parece no identificar a quién se refiere. Eso sí, la conversación da a entender que ambas personas han visto fotografías de Daniel Sancho con anterioridad, pues N.B.M. habla de ellas:

N. B. M.: Edwin no contesta al celular, ¿sabes algo de él? Me dijo ayer que se iría a Tailandia con el español al que había prestado la plata.

Familiar anónimo: Me acaba de escribir. ¿Qué español es? No conozco ninguno. ¿Tienes su contacto?

N. B. M.: No sé quién es, solo que Edwin me habló de él. Me dijo que era el chico del restaurante, el de los viajes a Madrid.

Familiar anónimo: ¿Cómo se llama?

N. B. M.: No sé. Es el chico joven, el del pelo largo de las fotos.

Más de 200.000 euros

El español Daniel Sancho se enfrenta al juicio en Tailandia por el supuesto asesinato del colombiano Edwin Arrieta. El tribunal tiene que determinar si fue un crimen premeditado o un accidente.

La segunda parte de la conversación en WhatsApp es aún más reveladora, pues en ella sale a la luz por primera vez las cifras económicas del presunto préstamo que Edwin Arrieta hizo a Daniel Sancho. En el intercambio de mensajes, N.B.M desvela que el cirujano prestó al detenido la cantidad de 900 millones de pesos colombianos, unos 216.000 euros al cambio actual. A juzgar por la conversación, el familiar con el que habla N.B.M desconocía el crédito que el médico había dado al español.

No obstante, lo más significativo, y hasta ahora inédito, de estos datos es que en el cruce de mensajes se cuenta que la víctima había mantenido una discusión con el detenido, puesto que Daniel Sancho se negaba a devolverle el dinero:

N.B.M.: Me dijo Edwin que había discutido porque no quería devolverle la plata.

Familiar anónimo: ¿Cómo así no quería devolver la plata?

N.B.M.: El dinero. Edwin le prestó mucho dinero, casi 900.000.000 de pesos.

Familiar anónimo: Ay Dios mío. Los papás no pueden saber. ¿Y Edwin cómo hizo eso, por Dios?

N.B.M.: No lo sé, pero estoy asustada porque no aparece. Y ese chico, toda esa plata.

Familiar anónimo: Dios santo, estoy bloqueada. No sé qué hacer.

Otra amiga

El español Daniel Sancho Bronchano aceptó haber asesinado al cirujano colombiano Edwin Arrieta en Tailandia, pero dijo que se sentía su "rehén". Foto: archivo.
El español Daniel Sancho Bronchano aceptó haber asesinado al cirujano colombiano Edwin Arrieta en Tailandia, pero dijo que se sentía su "rehén". Foto: archivo.

La preocupación en torno al paradero de Edwin Arrieta mantenía en vilo a su familia. Es por ello que el familiar anónimo que mantuvo la conversación con N.B.M. también contactó con otra amiga de la víctima, M.C.A., quien le anima a revisar la cuenta de Instagram del médico:

M. C. A.: Estoy preocupada. No sé nada de Edwin. Lleva muchas horas sin dar señal. Sé que se marchó a Tailandia con el amigo español al que le prestó dinero para el restaurante. Edwin me dijo que se había gastado la plata y no se la quería devolver. Estoy preocupándome.

Familiar anónimo: Buenos días. ¿Cómo así que Edwin no responde? ¿Quién es ese español? ¿Tú lo conoces?

M. C. A.: Busca en el Instagram de Edwin desde su celular en la casa. En las últimas conversaciones con sus amigos a ver si aparece el español.

Familiar anónimo: Listo, voy a entrar y te cuento más tarde porque estoy muy preocupada. Nadie sabe de él.

En este sentido, N.B.M. y M.C.A. eran conscientes del préstamo que Arrieta había hecho Sancho, teniendo en cuenta que el cirujano colombiano era un hombre familiar y muy reservado con su vida personal, según su hermana, Darling Arrieta. Es por ello que el hecho de que estas dos personas fueran conscientes del crédito que había dado a Sancho, da a entender que su vinculación era bastante íntima y cercana.