¿Cuánto tiempo se tarda en cobrar el dinero de una sentencia firme favorable en España?

Desde la última sesión del juicio hasta la publicación del fallo pueden pasar hasta 40 días y luego se entra en el período abierto a la reclamación

Compartir
Compartir articulo
Billetes de dinero esparcidos (Pexels)
Billetes de dinero esparcidos (Pexels)

En España hay una gran cantidad de sentencias, que en el caso de ser favorables, vienen acompañadas de una indemnización en forma de dinero. Una vez el juez ha tomado la decisión y ha fijado el precio, es obligatorio abonarlo a la parte afectada. Sin embargo, cabe preguntarse en estos casos ¿Cuánto tiempo puede transcurrir para cobrar ese dinero?

El primer paso en este proceso es que el magistrado dicte una sentencia firme. Esto puede parecer una tontería, pero es que desde la celebración de la última sesión del juicio hasta que se notifique a las partes del fallo pueden pasar hasta 40 días, dependiendo de cada caso concreto.

Te puede interesar: Cuál es la indemnización por despido de un trabajo en España y qué cambios pide el Consejo de Europa

Una vez pasado este período marcado por el juez y ya teniendo la sentencia, en el caso de que se reclamen más de 3.000 euros, existe el derecho de recurrirlo en apelación en un plazo de 20 días hábiles. Cabe recordar que este tipo de días no incluye los fines de semana ni fiestas y en esta caso tampoco el mes entero de agosto, por lo que se alarga aún más en el tiempo. Si no se recurre en ese plazo, alcanzaría la firmeza. Sin embargo, estos plazos se pueden alargar mucho más si se presentan escritos de aclaración, rectificación o complemento.

Además, según viene recogido en la Ley de Enjuiciamiento Civil, en todos estos procesos se concede un día extra, conocido como plazo de gracia, que permite la presentación del mencionado recurso el día hábil inmediatamente posterior al último del vencimiento. Sumando todo, primero hay que pasar un período que estará cerca de los 40 días, bajo la decisión del juez, más los 20 días hábiles que están recogidos en la ley tras la sentencia firme.

¿Qué pasa si no pagan de forma voluntaria?

Claro, pero ¿Qué pasa en el supuesto que el que debe ese dinero no lo abone de forma voluntaria? En estos casos, los acreedores disponen de un mecanismo de ejecución forzosa que solo puede aplicarse en el caso de que pasados esos 20 días no se haya recibido el dinero adeudado. Esta acción implica la presentación de una demanda de ejecución forzosa de sentencia ante el mismo tribunal que emitió el fallo inicial. El plazo para presentarlo es de cinco años desde la sentencia.

El proceso se activa con la solicitud formal del acreedor, dando paso a tres posibles desenlaces: el pago voluntario por parte del condenado; la oposición a la ejecución, o la inacción que deriva en el embargo de bienes embargables del deudor para satisfacer la deuda. Este último escenario se convierte en la ruta final cuando las solicitudes y órdenes judiciales previas son ignoradas o evadidas por parte del deudor, llevando a la intervención directa sobre sus activos.

Te puede interesar: Reclamación por el retraso de un avión: qué indemnización puede pedir el pasajero

La medida de embargo de bienes se presenta como un recurso extremo y sirve para defender la importancia del cumplimiento de las decisiones judiciales y la protección de los derechos económicos de los individuos y entidades que resultaron afectadas por el incumplimiento de obligaciones financieras. El papel del juzgado resulta clave en la ejecución forzosa, actuando como mediador y ejecutor de las acciones necesarias para asegurar la justicia y el resarcimiento adecuado a las partes afectadas.