La Compañía de Mar de Melilla, los “marinos soldados” que custodian los islotes y peñones de España en la frontera con Marruecos desde hace 500 años

Su origen se remonta a la conquista de la ciudad autónoma por las fuerzas del duque de Medina Sidonia, en 1497. Desde entonces, estos ‘marinos’ del Ejército de Tierra resguardan la integridad del territorio español en el norte de África

Guardar

Nuevo

Compañía de Mar de Melilla (Ejército de Tierra)
Compañía de Mar de Melilla (Ejército de Tierra)

La Compañía de Mar de Melilla es conocida por ser custodia de los islotes y peñones españoles en el norte de África, una misión que han llevado a cabo ininterrumpidamente por más de 500 años. Esta unidad, compuesta por 40 hombres de mar conocidos como “marinos del Ejército”, supuso el germen de la unidad militar más antigua del Ejército de Tierra de España.

Su historia comienza en 1497 cuando las fuerzas del duque de Medina Sidonia, lideradas por Pedro de Estopiñán y Virués, conquistan la ciudad de Melilla. Tras fortificar sus defensas, la misión de estos marinos se centró en la defensa de la ciudad y en la protección de las costas contra la piratería. En 1498, los Reyes Católicos reconocieron su valentía y servicio otorgándoles una Real Orden que oficializaba su condición de orden militar.

A lo largo de los años, la Compañía de Mar ha sufrido varios cambios de nombre, desde Pelotones de Mar de África en 1745 hasta Compañía de Mar de Melilla en 1896. Sin embargo, el espíritu y la misión de estos marinos se ha mantenido constante. Un momento destacado de su historia fue el Desembarco de Alhucemas en 1925, donde, tras el desastre de Annual en 1921, lograron una victoria significativa con un aplomo estratégico que les valió la medalla naval colectiva.

Te puede interesar: Así es el Scorpène, el submarino éxito de ventas que Francia acusó a España de plagiar para desarrollar el S-80

Hoy en día, la Compañía tiene destacamentos permanentes en Melilla, Alhucemas, Chafarinas y el Peñón de Vélez y son una presencia familiar y muy apreciada en Melilla, tanto que en 1993 recibieron la medalla de oro de la ciudad. “Su labor ordinaria consisten en trabajos de mantenimiento de estas bases, como también la patrulla y vigilancia para la defensa del resto de peñones e islotes españoles y la colaboración en el cargamento y descarga de los buques logísticos del Ejército de Tierra”, detalla a Infobae España el asesor y analista en temas de defesa Carlos Delgado.

Compañía de Mar de Melilla (Ejército de Tierra)
Compañía de Mar de Melilla (Ejército de Tierra)

Extinción de los oficiales de mar

No obstante, en tiempos recientes, la tradición de la Compañía se ha visto atravesada por el pragmatismo moderno y, actualmente, se ha integrado dentro de la Unidad Logística Nº 24, unidad mixta de personal militar y civil que juega un papel crucial en el sostenimiento y abastecimiento, entre otras funciones. “La Caballería de Mar representa la importancia de la defensa de la soberanía de estos peñones e islotes. Visibiliza y nos recuerda que tenemos territorios fuera de la península y que la frontera con Marruecos no sólo son Ceuta y Melilla. La disuasión empieza con estos marinos soldados”, destaca Delgado.

Desde siempre la Compañía había sido una unidad singular dentro del Ejército de Tierra ya que para acceder a ella había que ingresar a una escala especial de oficiales, conocida como “de mar”, la que, sin embargo, ya no existe. “Ahora ya pueden formar parte de ella cualquier soldado que pida destino a la Unidad Logística Nº 24″, explica Delgado.

Te puede interesar: A la espera del caza F-35: la Armada podrá volar sus Harrier desde el buque Juan Carlos I hasta 2030, gracias a EEUU

La Compañía de Mar de Melilla, con su rica historia y tradiciones, sigue siendo un símbolo de honor, valentía y compromiso con la protección de las fronteras marítimas de España. A pesar de los cambios y desafíos, su legado perdura, ejemplificando el compromiso inquebrantable hacia la defensa y la seguridad del país.

Así es la F-110, la nueva fragata española diseñada para la guerra del futuro