El padre de Almería envenenó a sus hijas con pesticida y estaba vivo cuando los sanitarios llegaron al cortijo

El informe preliminar de la autopsia ha revelado que la causa de las tres muertes fue una intoxicación por pesticida

Compartir
Compartir articulo
El cortijo de Alboloduy, precintado por la Guardia Civil. (Marian León / Europa Press)
El cortijo de Alboloduy, precintado por la Guardia Civil. (Marian León / Europa Press)

El filicida de Almería envenenó hasta la muerte a sus hijas de 2 y 4 años con pesticida. El informe preliminar de la autopsia también ha revelado que el padre de las menores se intoxicó con la misma sustancia y estaba vivo cuando los sanitarios llegaron al cortijo de Alboloduy, aunque falleció poco después, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

El informe concluye que el fallecimiento de las dos menores se produjo sobre las 9:30 horas del domingo, mientras que la del padre, que se suministró la misma sustancia con la que cometió el doble crimen, tuvo lugar unas 15 horas después, en torno a las 00:00 horas.

Te puede interesar: Miguel Hernández gana la batalla judicial al secretario que firmó su pena de muerte: el Supremo rechaza su derecho al olvido

Sobre esa hora llegaron los servicios de emergencia y los agentes de la Guardia Civil del Puesto de Gérgal al cortijo donde tuvieron lugar los hechos. El progenitor, de 35 años y nacionalidad rumana, se encontraba agonizando y acabó falleciendo.

El caso pasará a un juzgado especializado en violencia de género

Por el momento, es el Juzgado de Instrucción número 6 de Almería, que estaba de guardia y realizó el levantamiento de los cadáveres, el que está a cargo de la causa, aunque el caso pasará a manos del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Almería, que instruía una causa por malos tratos y amenazas contra el filicida.

Te puede interesar: Seis muertos, dos de ellos guardias civiles, al saltarse un camión un control de carretera en Los Palacios (Sevilla)

Fue la expareja del doble homicida y madre de las menores, también de origen rumano, quien alertó a los servicios de emergencia. El hombre tenía en vigor una orden de alejamiento sobre la mujer por una causa por malos tratos y amenazas por la que ya se había fechado un juicio en abril.

En concreto, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Almería había dictado para el presunto maltratador una orden de alejamiento de 500 metros sobre la mujer, lo que conllevaba la colocación de una pulsera de seguridad. Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, la víctima se negó a denunciar a su pareja y solicitó en varias ocasiones el levantamiento de las medidas cautelares. Sin embargo, el Juzgado continuó con la causa a petición de la Fiscalía.

En cuanto al régimen de visitas de las dos menores, una sentencia de marzo de 2023 establecía que el padre podía estar con sus hijas los sábados y domingos de cada semana entre las 12:00 horas y las 18.00 horas. Para ello, la madre debía trasladar a los menores al Punto de Encuentro Familiar, donde eran recogidos por su progenitor. Sin embargo, la madre solicitó en varias ocasiones que la entrega se realizara sin la intervención del Punto de Encuentro, la última vez el pasado 4 de octubre.

Finalmente, el Juzgado acordó el pasado 9 de noviembre de 2023 el cese de la intervención del Punto de Encuentro en las entregas de las menores, que seguían realizándose los sábados y domingos de 12:00 a 18:00.

Cómo actúan los médicos ante la violencia sexual: “Atendemos a mujeres agredidas por un desconocido. Las que sufren maltrato continuo no acuden a Urgencias”.