Alcaraz le gana a Nadal el Slam de Netflix y conquista Las Vegas

El murciano remonta un set y acaba imponiéndose en la quinta bola de partido del super tie break. Ambos tenistas recuperan sensaciones tras sus lesiones y miran a Indian Wells

Compartir
Compartir articulo
Nadal y Alcaraz durante la exhibición de Netflix (Netflix)
Nadal y Alcaraz durante la exhibición de Netflix (Netflix)

Las luces del MGM Grand Garden Arena fueron perdiendo fuerza hasta apagarse por completo para dejar paso a dos tenistas que brillan con luz propia. Rafa y Carlos. Nadal y Alcaraz. La leyenda contra el prodigio. Un cara a cara entre los dos siempre es garantía de éxito, de espectáculo, aunque no haya nada más en juego que ganar para reforzar la moral. El Slam de Netflix tuvo un final de película. Un partido así merecía acabar con suspense. Hubo que esperar al súper tie break para conocer al ganador. Finalmente, ganó (3-6, 6-4 y 14-12) Alcaraz, aunque eso es lo de menos porque la gente fue a ver show y es lo que tuvo.

Nadal reaparecía después de una fugaz aparición en el torneo de Brisbane, donde cayó en segunda ronda, tras un año fuera de las pistas por una lesión en la cadera que sufrió en el Open de Australia de 2023 y que le obligó a parar, pasar por el quirófano y plantearse su futuro tenístico, a los 37 años. Alcaraz tampoco ha empezado bien la temporada. El tenista murciano jugó el último partido en el circuito el 21 de febrero cuando tuvo que retirarse en su debut en el torneo de Río de Janeiro por un esguince en el tobillo derecho del que todavía está recuperándose. En el menú de la velada: ovaciones, bromas cruzadas, juego de baja intensidad, puntos de fantasía, discursos de admiración mutua y emociones para los fans.

Te puede interesar: El espectacular punto sin mirar de Nadal ante Alcaraz en el Slam de Netflix: Las Vegas se rinde a sus pies

Nadal durante el partido de exhibición ante Alcaraz (Netflix)
Nadal durante el partido de exhibición ante Alcaraz (Netflix)

Partido de película

La noche de Las Vegas fue para la celebración, pese a las sombras que acechan el estado físico de sus dos protagonistas. Nadal salió a dejar claro desde el primer momento el motivo por el que su nombre está escrito con letras doradas. Se llevó el primer set de manera contundente con golpes que humanizan sus palabras. “Físicamente estoy bien”. Su hoja de ruta lo demostraba. Potente saque que obligaba al resto imperfecto de Alcaraz y subida a la red para atacar. Carlitos probó a ganarle la altura con un globo que provocó la brillante respuesta de Rafa. Parecía que le podía superar, pero dio dos pasos atrás y golpeó sin mirar a la pelota para apuntarse el punto y poner en pie al MGM Grand Garden Arena.

Un pasante de derecha a la carrera, una dejada inalcanzable, globos… la grada explotaba. El partido se podía jugar sin luz porque los flashes de los teléfonos móviles iluminaban aquello como si fuera un aeropuerto. Habían pasado dos horas de partidos y Nadal, más agresivo en el primer set que en el segundo, levantaba otra pelota de partido, la segunda. Hizo lo mismo con una tercera y una cuarta, con una derecha al pasillo de dobles inapelable, hasta que a la quinta fue la vencida para Alcaraz, de menos a más en el partido.

Toma de contacto para Indian Wells

Los creadores de este espectáculo lo llaman el Slam de Netflix, que es una manera grandilocuente de referirse a un simple partido de exhibición, pero a los estadounidenses les gustan este tipo de espectáculos ultraprocesados. Máxime si se celebran en Las Vegas y son auspiciados por alguno de sus grandes casinos, lo que siempre le confiere un enorme interés desde el punto de vista de las apuestas y el juego más o menos organizado.

Desde una posición privilegiada lo veían Pau Gasol al lado de Michael Douglas, Catherine Zeta-Jones y Charlize Theron. Muy cerca estaban también Lindsay Vonn y Colin Kaepernick. Sean bienvenidos a la nueva dimensión del tenis, esa en la que el músculo financiero de Arabia Saudí y exhibiciones de este calado ganan terreno a torneos intermedios. Aunque en una semana arranca Indian Wells, de nuevo tenis del de siempre.