La Justicia avala el polémico suspenso a un opositor a policía por un error en la última prueba de ortografía

El aspirante contestó que las grafías ‘majorette’, ‘stent’ y ‘software’ no figuraban en el Diccionario de la Real Academia Española al estar escritas en redonda y no en cursiva

Compartir
Compartir articulo
Oposiciones a la Policía. (Europa Press)
Oposiciones a la Policía. (Europa Press)

La Justicia ha dictado sentencia sobre la polémica prueba de ortografía de las oposiciones a la Escala Básica de la Policía Nacional de 2022, que provocó la eliminación de este examen para el acceso al Cuerpo. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha avalado el suspenso a un aspirante que fue rechazado de ese proceso selectivo al recibir un “no apto” en la prueba de ortografía tras haber superado con éxito las dos primeras pruebas, las de aptitud física y conocimientos.

El opositor fue uno de los aspirantes que en el cuestionario a rellenar contestó que las grafías majorette, stent y software no figuraban en el Diccionario de la Real Academia Española. Las tres palabras aparecían en la prueba escritas en redonda, por lo que muchos opositores, entre ellos el reclamante, contestaron de forma negativa -los tres términos aparecen en la RAE en cursiva-.

Te puede interesar: Las pruebas que apuntan a Puigdemont como el “hombre de atrás” del terrorismo de Tsunami y complican la amnistía a Sánchez

La discrepancia entre el aspirante y el tribunal, según indica el TSJM, radica en que a modo de ver del primero, la respuesta era que las tres palabras no figuraban en la RAE al estar escritas en redonda en el examen. Sin embargo, los magistrados rechazan su pretensión, en sintonía con la postura de la Dirección General de la Policía, que la pregunta que se le planteó en el cuestionario no era si los tres términos referidos estaban o no correctamente escritos, sino si dichas palabras constituían “entradas” en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua. Por ello, a juicio del tribunal, daba igual que estuvieran escritas en redonda, como aparecían en el cuestionario, o en cursiva, como figuran en el diccionario.

En su resolución, los magistrados destacan que en las bases de la convocatoria se manifestaba claramente que “para la corrección de la prueba (ortográfica) se utilizarán las entradas propias que figuren en el Diccionario de la Lengua Española, obra lexicográfica de la Academia”, se debe dirimir qué significa “entrada”. Para el tribunal, el término, según una de sus acepciones en la RAE, hace referencia a “cada una de las divisiones de un diccionario o una enciclopedia encabezada con distinta palabra”.

Te puede interesar: “Te obligan a dormir poco y controlan tu alimentación”: crecimiento personal y pseudoterapias, las nuevas sectas ‘new age’

Un examen que acabó con la prueba de ortografía

La Policía elimina la prueba de ortografía en los procesos de acceso al Cuerpo. (X)
La Policía elimina la prueba de ortografía en los procesos de acceso al Cuerpo. (X)

El opositor, concluyen los magistrados, debió marcar la casilla A de la pregunta (Figura así escrita de esa forma…) y no la B (No figura así escrita de esa forma…), ya que “estas palabras no están siendo utilizadas dentro de un texto o discurso en español, donde sí tendrían que haber sido obligatoriamente escritas en cursiva”, sino en una prueba “donde se esperaba del opositor que discriminara las palabras que forman parte del Diccionario de la Lengua Española con respecto a aquellas que no han sido admitidas”. Así, los jueces consideran que “las preguntas cuestionadas, frente a lo que se afirma no fueron equívocas ni confusas, no pudiendo por ello inducir a confusión a los aspirantes en el proceso selectivo”.

La prueba de ortografía en las oposiciones a la Policía Nacional fue eliminada tras las discrepancias surgidas en el examen de 2022. Esta resolución del TSJM es la primera en relación con el asunto, por lo que se espera un fallo análogo en el resto de procedimientos abiertos en los tribunales.

Estas son las oposiciones mejor pagadas, que coinciden con las más difíciles de aprobar