El beneficio de Endesa se desploma un 70% por el impuesto a las energéticas y el laudo del gas en Qatar

El grupo mantiene para el presente ejercicio un retorno a la senda de crecimiento basado en la normalización de las condiciones del mercado

Compartir
Compartir articulo
El consejero delegado de Endesa, José Bogas.
El consejero delegado de Endesa, José Bogas.

Los precios del gas. El impuesto a los beneficios de las energéticas. El laudo arbitral en contra por un contrato de suministro con Qatar. Muchas han sido las circunstancias especiales a las que se ha enfrentado Endesa durante el pasado ejercicio. Concretamente, la energética presidida por José Bogas ha obtenido un beneficio neto de 742 millones de euros en 2023, lo que representa una caída del 71% con respecto a las ganancias de 2.541 millones de euros del ejercicio anterior. Sin tener en cuenta los extraordinarios, el beneficio neto ordinario del grupo fue de 951 millones de euros el año pasado, con un descenso del 60% frente a los 2.398 millones de euros de 2022, informó la compañía.

La empresa destacó que 2023 estuvo marcado por efectos totalmente extraordinarios que han impactado en la compañía, especialmente en el negocio del gas y de carácter regulatorio, como han sido los efectos de la minoración de precios (clawback) o el impuesto del 1,2% sobre los ingresos liberalizados por valor de unos 208 millones de euros para el grupo.

Te puede interesar: Naturgy dispara un 20% el beneficio y bate su récord con casi 2.000 millones

El resultado bruto de explotación (Ebitda) del grupo en 2023 ascendió a 3.777 millones de euros, con un descenso del 32% frente a los 5.565 millones de un año antes por los impactos extraordinarios en el negocio del gas -con 450 millones por el laudo arbitral sobre un contrato de suministro de gas- y provisiones para digitalización de 165 millones de euros. En términos comparables fue de 4.392 millones de euros, un 18% menos.

Mientras, los ingresos de la eléctrica dirigida por José Bogas cayeron un 23% en el conjunto del año, hasta los 25.459 millones de euros. Así, estos impactos extraordinarios han llevado al grupo a no alcanzar los objetivos financieros que se había marcado para el ejercicio de un Ebitda de entre 4.400-4.700 millones de euros y un beneficio neto ordinario de entre 1.400-1.500 millones de euros. No obstante, reafirma el dividendo de un euro por acción para 2023.

A pesar de estas cifras, la compañía destacó la sólida generación de caja en el año del grupo gracias a la positiva gestión del capital circulante regulatorio -abonos pendientes de saldos regulatorios a la compañía por parte de las administraciones públicas-, que eleva el flujo de caja al cierre de 2023 hasta 4.697 millones de euros.

Te puede interesar: Repsol vuelve a la carga contra el Gobierno: condiciona inversiones de hasta 6.800 millones en España por el impuesto a las energéticas

Por su parte, la deuda neta de la compañía se redujo hasta los 10.400 millones de euros, 500 millones de euros menos que un año antes. La deuda bruta cayó el 26%, hasta 13.700 millones de euros, gracias a la disminución notable de los colaterales en un 82% en el año. El coste medio de la deuda se sitúa en el 3,2%, mientras que la ratio de apalancamiento (deuda neta respecto al Ebitda en términos comparables) se sitúa en 2,4 veces, desde las dos veces de final de 2022.

Bogas consideró que tras un 2023 afectado por circunstancias extraordinarias, el grupo mantiene para el presente ejercicio “un retorno a la senda de crecimiento basado en la normalización de las condiciones del mercado”.

Cartera de renovables

La compañía está avanzando además en el proceso de venta de una participación minoritaria en su cartera de proyectos fotovoltaicos en operación, encontrándose actualmente en la fase final del proceso. En lo que se refiere al negocio de comercialización de luz, gas y servicios de valor, absorbió un 12% de la inversión del pasado año. El volumen total de clientes eléctricos en el mercado libre en España y Portugal creció hasta 6,9 millones, en un ejercicio marcado por un endurecimiento de las condiciones competitivas.

En este sentido, las ventas de luz de la eléctrica a precio fijo a clientes domésticos y empresariales crecieron hasta 53 teravatios hora (TWh), dos más que en 2022. Aproximadamente el 75% de estas ventas a precio fijo están cubiertas por la producción libre de emisiones de Endesa (nuclear, hidroeléctrica y renovable regulada).