El hospital de España donde hay más donaciones de órganos no está en Madrid ni Cataluña: “Nadie muere sin aclarar si dona”

El Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca de El Palmar, en la Región de Murcia, ha repetido en 2023 como el centro de España donde más donaciones de órganos se realizan

Compartir
Compartir articulo
infobae
infobae

Mario recuerda con nitidez la primera vez que tramitó un trasplante de órgano. El fallecido era joven, el recuerdo es imborrable, y en un accidente de conducir perdió la vida. “Me marcó para toda la vida”, explica a Infobae, aunque sabe encontrar la candidez en momentos así. Tras muchos años en la profesión, ha comprobado que los familiares de las víctimas ven en la donación de órganos una última buena acción de la persona que ya no está: “Es una forma de cerrar el círculo y ayuda a las familias”, asegura.

España es el país del mundo que más donación y trasplantes de órganos lleva a cabo año tras año, un ránking que se lidera desde hace años. Pero el hospital público que más donantes tiene no es el Hospital Universitario La Paz, ni el Hospital Vall d’Hebron, como podría pensar cualquiera. Se trata del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca de El Palmar, en la Región de Murcia.

Te puede interesar: El Gobierno investigará las comisiones ilegales de las inmobiliarias en los contratos de alquiler y abre la puerta a multas

En 2023, el hospital tuvo 92 donantes, el récord en todo el país. Los datos de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) así lo confirman, y el centro ocupó durante el último año el primer puesto en todos los tipos de donaciones, que se producen o por muerte encefálica del paciente o por asistolia, un método que poco a poco ocupa más espacio en las donaciones de órganos y que ha permitido avances y progresos que hasta hace una década parecían imposibles.

Mario Rollo es el coordinador de la unidad, que durante el año pasado realizó 129 trasplantes renales (el séptimo de España), 70 trasplantes hepáticos (el quinto), y 18 cardíacos (el noveno, un trasplante que no se realiza en muchos hospitales). “Las comunidades como Madrid o Cataluña suelen tener tres o cuatro hospitales de referencia, pero las comunidades pequeñas como Murcia o como Cantabria, que son uniprovinciales, suelen tener un único hospital de referencia. Acumulamos las gestiones de toda la comunidad”, explica el sanitario.

Te puede interesar: Cataluña quiere independizarse de la lluvia con una promesa “irresponsable” para combatir la sequía

Una cultura de la donación en todo el hospital

Pero la explicación del volumen de la población no es la única explicación para unos resultados tan destacados. El Hospital Clínico Virgen de la Arrixaca tiene una importante cultura de la donación y su equipo contagia a sus pacientes y profesionales de la importancia de los trasplantes. Aunque depende de muchos factores, las claves para Rollo son unas pocas. A que la población sea más o menos susceptible y favorable, hay que sumarle “tener un hospital grande con una unidad de cuidados intensivos, que es donde aparece la mayor parte de los donantes” y una “cultura histórica de donación”.

“Nuestro principal objetivo es que cualquier persona que fallezca, —explica el médico— si su deseo era ser donante tras el fallecimiento, realmente pueda conseguirlo. Tratamos de que aquí nadie fallezca sin ser entrevistado o sin aclarar con la familia si realmente quieren. Tenemos muy buenos resultados, pero es que somos muy activos. Vamos por todas las unidades del hospital difundiendo el mensaje”, sostiene Rollo.

La sanidad pública española deja sin realizar casi dos millones de cirugías por la saturación de las listas de espera.

El equipo de la unidad de trasplantes se encarga de conversar con todo el hospital, desde la unidad de cuidados paliativos, hasta Atención Primaria, cualquier servicio que pueda generar en algún momento algún donante. “Así evitas que por desconocimiento no se ofrezca al paciente la oportunidad de donar órganos”, explica el coordinador. De este modo, el hospital de El Palmar logró en 2023 la cifra más alta de donantes en toda España. De los 92, 47 fueron de muerte encefálica y 42 en asistolia, una técnica que Rollo apunta a que dominará el campo de los trasplantes en los próximos años: “No ha tocado techo. En los próximos años superarán la cifra de los trasplantes por muerte encefálica. Saca gente de las listas de espera y podemos dar más calidad de vida esos años. Implica una tecnología muy entusiasta para los profesionales y consigue extraer los órganos en muy buena calidad”, asegura.

El Virgen de la Arrixaca es el centro con más trasplantes en asistolia desde 2020 y este año es el séptimo de los nueve últimos en los que lidera el apartado de donaciones generales. Es algo de lo que Mario Rollo se siente particularmente orgulloso, consciente de que la medicina tiene muchos momentos ingratos. Desde su departamento, es capaz de ver el lado más optimista de su profesión y es consciente de cómo tiene el poder de cambiar vidas.

— Si lo piensas, hay componentes muy trascendentales. Que una persona fallezca y se le pueda extraer el hígado para salvar una vida y que esa persona viva otros 20 años. Me entusiasma mi trabajo—. Y Mario se despide para volver al trabajo.