El 84,7% de los trabajadores de la banca secundan una huelga de dos horas para pedir “salarios justos”

Los sindicatos atribuyen el “éxito total” de los paros a que las plantillas “están hartas” de la tacañería de las patronales respecto a los sueldos, mientras aumentan los dividendo y la remuneración a los consejeros

Compartir
Compartir articulo
Paro del sector financiero celebrado este lunes en el centro de València.
Paro del sector financiero celebrado este lunes en el centro de València.

De “éxito total” han calificado los sindicatos el seguimiento de la huelga de dos horas convocada este lunes en el sector financiero con el objetivo de presionar a la patronal para que lleve a cabo una subida de salarios “justa, acorde con los beneficios millonarios logrados por las entidades financieras el año pasado”, indica Javier de Dios, portavoz de CCOO, que junto a UGT y Fine son los tres sindicatos mayoritarios del sector financiero.

El seguimiento de los paros ha sido del 84,7%, estiman los sindicatos. En el caso de los trabajadores de la banca ha alcanzado el 85,5%, de un total de 80.000 empleados. Mientras que en el del Ahorro ha sido del 83,5%, de un total de 55.000 trabajadores, y en el de las cooperativas de crédito del 84,5% de un total de 17.000 asalariados.

Te puede interesar: Los trabajadores de la banca se movilizan en Barcelona, Sevilla y Valencia para pedir “salarios justos”

Respecto a las entidades, en CaixaBank, los paros han sido secundados por el 87,5% de la plantilla, en Banco Santander, por el 87,1%, y en BBVA, ha alcanzado el 86,9%. En las entidades más pequeñas el seguimiento también ha sido mayoritario: Sabadell (85%), Unicaja (87%), Abanca (50%), Cajamar (85,5%), Ibercaja (85%), Bankinter (78%), Deutsche (79%) y Cooperativas de Crédito (84,1%).

Mientras que por territorios, en Madrid los paros han sido seguidos por el 79% de los trabajadores. Mayor incidencia han tenido en otras comunidades como Cataluña (89%), Andalucía (89,5%), Comunidad Valenciana (87%), Galicia (82%), Castilla y León (87%), Castilla La Mancha (86,5%), Aragón (90%), Euskadi (90%), Canarias (84%), Murcia (85%), Islas Baleares (83,5%), Asturias (85%), Extremadura (84,5%), Navarra (86,5%), Cantabria (86%) y la Rioja (84,5%).

Una huelga “histórica”

Los sindicatos consideran que se trata de una huelga “histórica”, al ser la primera simultánea en Banca, Ahorro y Cooperativas de Crédito, y esperan que tras ella “las patronales tomen buena nota del sentir de los trabajadores” y que en las próximas reuniones que mantengan con los sindicatos para negociar los convenios colectivos presenten “unas propuestas justas y razonables en las que se vea reflejado el esfuerzo realizado por las plantillas para que las entidades hayan obtenido el año pasado unos beneficios récord”, apunta Javier de Dios.

La próxima mesa de negociación del convenio la celebrarán los sindicatos con la Asociación Española de Banca (AEB), el próximo jueves 29 de febrero, y si “esta no mueve ficha”, los trabajadores continuarán con su plan de movilizaciones que culminará con una huelga el día 22 de marzo, fecha que coincide con la celebración de las juntas de accionistas de CaixaBank y Banco Santander.

“Si las patronales no hacen movimientos significativos, no recapacitan y no viran de rumbo respecto a sus propuestas salariales iremos a la huelga”, afirma De Dios. No obstante, espera que en las próximas mesas negociadoras las tres patronales acudan con “los deberes hechos” y pongan sobre la mesa “cambios sustanciales porque las plantillas están hartas de la tacañería de las patronales a la hora de subir los salarios, y más cuando se ha incrementado el dividendo a los accionistas y subido la remuneración a los consejos de administración”, señala.

Los sindicatos piden a la gran banca que “reparta” los 26.000 millones de beneficios obtenidos con sus trabajadores.

Incrementos “ínfimos”

Por el momento, las patronales siguen enrocadas en unos incrementos salariales “ínfimos”, a juicio de los sindicatos. La Asociación Española de Banca (AEB) presentó en la última mesa de negociación un incremento salarial de un 8% en cuatro años, frente al 7% de la anterior propuesta. Una subida que a juicio de Javier de Dios supone “un tímido movimiento con el que demuestran que no valoran el trabajo de las plantillas”.

Estima que la patronal no tiene argumentos al presentar una subida “exigua y muy por debajo” de la de otros convenios, lo que “no entenderá la opinión pública y afectará negativamente a su reputación tras embolsarse beneficios extraordinarios”.

En concreto, la propuesta de la AEB consiste en un incremento de las tablas salariales del 2,75% para 2024, del 2,25% para 2025 y del 1,5% para 2026 y 2027. Mientras que las cooperativas de crédito han presentado en la mesa de negociación un aumento del 8% y la patronal del ahorro, CECA, un incremento del 7% en un plazo de cuatro años, con la posibilidad de un alza adicional vinculada a la rentabilidad.

Ofertas menores a la que reivindican los sindicatos que consisten en una subida de entre el 17% y el 23% en tres años con carácter universal y sin compensación, absorción ni mecanismos similares, que neutralizan las subidas pactadas en convenio y las incluyen en pluses y bonificaciones. Una propuesta “razonable que pueden asumir viendo sus resultados”, señala el sindicalista de CCOO.

Aumentos que a juicio de De Dios pueden afrontar perfectamente si se tiene en cuenta que los cinco grandes bancos españoles, Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell y Bankinter, han cerrado uno de los mejores años de su historia con unos beneficios conjuntos en 2023 de más de 26.000 millones de euros, lo que supone un 27% más que el ejercicio anterior. Todos han obtenido récords históricos, a excepción de CaixaBank.