España también pierde contra Bélgica y arranca con urgencias la clasificación para el Eurobasket de 2025

En otro partido gris, la selección de baloncesto fue de más a menos en Charleroi, viendo cómo los belgas reaccionaban para acabar llevándose la victoria en el último cuarto (58-53)

Compartir
Compartir articulo
Obasohan intenta anotar en el Bélgica - España (FEB-FIBA)
Obasohan intenta anotar en el Bélgica - España (FEB-FIBA)

España empieza la clasificación para el Eurobasket de 2025 sumida en las máximas urgencias. La selección de baloncesto tampoco prosperó en Charleroi, donde Bélgica siguió los pasos de Letonia y también acabó con la vigente campeona de Europa, que acaba esta primera ventana en la parte baja de su grupo. En un partido muy pobre de los de Sergio Scariolo, apenas se pusieron trabas a la reacción local en el último cuarto, fundamental para provocar la segunda derrota consecutiva de La Familia. Está claro que sus integrantes no se han encontrado nada cómodos en ninguno de los dos choques de este parón (58-53).

El que avisa no es traidor. Scariolo ya dejó caer el sábado que faltaba punch en este grupo. “El disgusto es que la mayoría de los jugadores no jueguen o tengan un protagonismo muy bajo en sus clubes. Quizás el matiz sería que estoy disgustado de que no se merezcan encontrar sitio en sus clubes. Eso lo tienen que mirar en su casa y tener claro de que no tengo ninguna duda de que si un jugador crece, sube de nivel, trabaja y compite, casi obliga a sus clubes a darle ese espacio”, comentó. Lo hizo por la declaración, tan o más contundente, que dio nada más caer ante los letones en Zaragoza: “Puedo decir que he visto mucho óxido en muchos jugadores”.

Te puede interesar: El primer oro de Ricky Rubio con España, contado por los protagonistas: “Perdió a uno de sus mejores amigos y pudo abandonar”

Este no desapareció en tierras belgas. En absoluto. Tan sólo hay que echar un vistazo a la última estadística para descubrir en qué situación crítica se ha encontrado el equipo nacional en el auténtico viacrucis que ha sido esta semana: la valoración máxima de un jugador español fue de 10, compartida por Darío Brizuela y Yankuba Sima. El primero fue el máximo anotador español, con 14 puntos. Joel Parra, con 10, fue el otro jugador que superó los dobles dígitos en puntuación. Y para de contar.

Darío Brizuela, cabizbajo en el partido contra Bélgica (FEB-FIBA)
Darío Brizuela, cabizbajo en el partido contra Bélgica (FEB-FIBA)

La hoja de servicios española fue, las cosas como son, un drama. De ahí que se diese un paupérrimo 36% de acierto en tiros de campo (17/47), con un sangrante 5/20 en triples (25%). El tiro de dos (44%) y los tiros libres (70%) no fueron mucho mejor. Cierto es que los porcentajes resultaron inmensamente malos, de igual manera, al otro lado de la cancha, pero poco importó: los belgas estuvieron más finos a la hora de la verdad. Su líder, con 22 créditos de eficiencia inalcanzables para los visitantes, fue un Pierre-Antoine Gillet con mucha mayor presencia interior que cualquiera de sus homólogos españoles: 15 puntos y ocho rebotes llevaron su firma.

Te puede interesar: El aviso de Scariolo sobre la ‘nueva’ España

Lío para empezar a pensar en el próximo Eurobasket

A pesar de dar la sensación de jugar al trantrán en todo momento, España llegó a mandar por 10 puntos nada más empezar la segunda mitad. Un puro y duro espejismo, porque la igualdad volvió tan pronto como se había ido. Retin Obasohan (19 puntos) fue otro verdugo por parte de Bélgica, que conocía el fallo, pero no de manera tan desesperante como en las filas españolas. Cuando el bocinazo se acercó peligrosamente, la sangre fría correspondió a los pupilos de Dario Gjergja. En el tercer y en el último cuarto, Ricky Rubio no fue de la partida por precaución: sufrió “una ligera sobrecarga en la rodilla operada”.

Los chicos no volverán a pensar en el siguiente Europeo hasta noviembre, cuando afrontarán dos encuentros, uno fuera y otro en España, frente a Eslovaquia. Como Letonia será una de las anfitrionas del Eurobasket de 2025, sólo habrá dos billetes para el torneo, y no tres, en este grupo. Ganar a los eslovacos por partida doble en la próxima ventana daría el pase. Y aún quedará medirse de nuevo a Letonia y Bélgica, en febrero de 2025.

Pierre-Antoine Gillet en el partido contra España (FEB-FIBA)
Pierre-Antoine Gillet en el partido contra España (FEB-FIBA)

La Familia guarda armas hasta julio, cuando buscará una plaza para los Juegos Olímpicos de París 2024 en el Preolímpico de Valencia. Del 2 al 7 de julio, Líbano, Angola, España (que jugará contra las dos primeras selecciones en el grupo A), Finlandia, Polonia y Bahamas optarán a la clasificación para el evento deportivo por excelencia en la capital del Turia. “Todos somos conscientes de nuestro momento histórico transicional y todos tenemos que comprometernos a buscar todos los recursos posibles para mantener lo más arriba posible nuestra competitividad, incluso en un momento así”, pidió Scariolo. En verano, más y, esperemos, mejor.