El UMA Antequera alza la voz y pide “volver a casa”: “Si verdaderamente quieren arreglar esto, nos podrían dejar entrenar”

Desde el club conversan con ‘Infobae España’ para exponer la complicada situación que atraviesan desde el pasado 12 de febrero y que puede afectar a una temporada “para enmarcar”

Compartir
Compartir articulo
Plantilla del UMA Antequera en un vídeo reivindicativo en el que piden "volver a casa" (UMA Antequera)
Plantilla del UMA Antequera en un vídeo reivindicativo en el que piden "volver a casa" (UMA Antequera)

13 de enero de 1985. Un grupo de personas comprometidas con el deporte universitario decide reunirse con el rector de la universidad malagueña para crear el Club Deportivo Universidad de Málaga, logrando el primer paso hacia la unión entre el deporte y la universidad, dos ámbitos que contaban con los mismos protagonistas, pero por separado. Primero cedió sus instalaciones, y después, proyectaron unas propias. Con la creación de este club y la continua adhesión de equipos permitió que en la década de los 90 se creara el de fútbol sala, entre otras disciplinas como rugby, baloncesto, tenis mesa o voleibol.

En 1993, el equipo de fútbol sala asciende a la División de Plata Nacional (Segunda División), en la que milita en la actualidad, no sin haber vivido la experiencia de la máxima categoría. Fue en la temporada 2014/15 cuando salieron victoriosos de la liga y lograron el ascenso a la categoría reina, de la que descendieron al año siguiente. Otros se dieron en 2017/18 y 2019/20, aunque sin duda la temporada ‘dorada’ fue la de 2021/22, en la que consiguieron ser campeones de la Copa del Rey, tras vencer en la final al Viña Albali Valdepeñas (1ª división), comenzando a escribir un capítulo, que hasta el momento, estaba en blanco, y que culminó con un ascenso a la máxima categoría al término de la misma.

Esta temporada militan de nuevo en segunda, donde marchan líderes en solitario y con una clara ventaja, pues están a siete puntos del segundo clasificado, WANAPIX AD Sala 10 (anterior Zaragoza). Sin embargo, desde el pasado lunes 12 de febrero, con la entrada de un nuevo rector, la universidad privó de poder utilizar sus instalaciones para los entrenamientos y se encuentran sin un lugar fijo para poder preparar sus partidos. “A principios de la semana pasada comunican al club que no podemos volver a acceder y los que trabajan en la oficina tampoco pueden trabajar. Como un paréntesis, como lo denomina el rector, hasta que se solucione la situación”, cuenta para Infobae España, José Antonio Borrego, ‘Tete’, entrenador del UMA.

El UMA Antequera celebra la Copa del Rey conquistada en la temporada 21/22
El UMA Antequera celebra la Copa del Rey conquistada en la temporada 21/22

“Desde el club dicen que esta situación no es anómala, que es correcta, pero el rector dice que hay una serie de cosas que hasta que no se solucionen con la Junta de Andalucía, los Estatutos, y demás, no nos van a dejar hacer nuestra actividad”, añade. “De un día para otro nos vemos en la calle y sin tener donde entrenar debido a la alta demanda de pabellones en Málaga”, confiesa otro componente del club, que prefiere mantenerse en el anonimato, a Infobae España.

Moclinejo, Colegio Gamarra, ... Sin un lugar de entrenamiento fijo

Los partidos de liga oficiales los juegan en el Pabellón Fernando Argüelles, pero lo cierto es que los entrenamientos reglamentarios los realizaban en las instalaciones universitarias. Tras el cese de esta, los jugadores y cuerpo técnico se han visto sin un espacio donde poder entrenar, y tener que depender de favores para poder preparar los partidos. “Hemos entrenado en Moclinejo (un pueblo a 35 minutos de Málaga), en el Colegio Cerrado Calderón (a las afueras de la ciudad), el Colegio Gamarra, ...”, relata. Tete lo definía como estar “de prestado en un pabellón y en otro”.

Desde el club requieren de “una asamblea para intentar arreglar esa deficiencia, que es cierta, pero al igual que 60.000 clubes de Andalucía tienen el mismo problema, por una actualización, que creo que es solucionable”, se sinceraba el técnico, quien desvelaba que “en dos semanas estará presentada en la Junta de Andalucía y esperemos que se pueda solventar lo más rápido posible”.

“Todo esto nos descoloca inconscientemente la cabeza como es obvio, por los problemas económicos, por perjudicarnos el ritmo habitual de entrenamientos, por habladurías de todo tipo…”, confiesan desde el club. Rumores que el técnico malagueño aclara: “La gente que no quiere que estemos ahí rumorea que el dinero que da la Universidad de Málaga, más del 50% es para el fútbol sala y eso no es verdad, solamente lo es un 20% del presupuesto del equipo, así que hay un 80% que está garantizado”.

El jueves desde las redes sociales del club emitieron un vídeo en el que pedían “volver a casa”. “Nosotros somos de la Universidad de Málaga, no se nos pasa por la cabeza buscar otro espacio. Además, que, Málaga tiene varios pabellones, pero claro, estamos en febrero, los horarios están cogidos con pinzas y es muy difícil encontrar hueco”, confiesa Tete. Sin embargo, asegura que cree que la postura del rectorado se trata de “una excusa”, ya que, “le consta que la pista está vacía”. “En la universidad no está utilizándola nadie en nuestro horario, señal de que ahí podríamos estar nosotros. Si verdaderamente quieren arreglar esto, nos podrían dejar entrenar”, señala.

Impagos desde diciembre

“Una de las cosas que más nos preocupa es que como además la universidad no ha hecho la partida que está firmada del dinero económico para ayudar al club en su día a día, los jugadores están sin cobrar desde el 22 de diciembre. Bueno, jugadores, cuerpo técnico y todos los trabajadores”, desvela el malagueño, quien asegura que “en enero tenía que haber entregado una cantidad de dinero desde la universidad, pactada por contrato en contraprestación del trabajo que hace el club”. “Dinero que se han negado a pagar y que han pagado desde los últimos 30 años con diferentes rectores, y nunca ha habido ningún problema”, asegura.

“Nosotros debemos confiar en el club como ellos hacen con nosotros desde el momento en el que nos hacen formar parte de esta plantilla”, aseguran desde el club. “Nos dicen que estemos tranquilos”, subraya Tete. Lo cierto es que, aunque el 20% procede de la universidad, “el 80% está garantizado”. “Es cierto que si la universidad se niega a dar ese dinero y no se arregla la situación, estaríamos faltos de ese 20% para poder terminar el año. También es verdad que el club tiene otra fuente de financiación por otros patrocinadores como son el Ayuntamiento de Antequera, la Diputación de Málaga, el Ayuntamiento de Cómpeta y pequeños patrocinadores, fondos que verdaderamente hacen el groso del presupuesto”, cuenta.

Sin embargo, el entrenador asegura que “como al final se está hablando de un deporte que no es fútbol, las subvenciones suelen llegar por años”. “En marzo es cuando suelen llegar las subvenciones, entonces el club tenía planificada la temporada a nivel económico, pero contaba con la partida de la Universidad de Málaga en el primer trimestre. ¿Qué pasa al no entrar ese dinero? Pues no tienen ahora mismo liquidez y están intentando acelerar la ayuda del Ayuntamiento de Antequera para poder hacer frente a las nóminas”, confiesa José Antonio. “A nivel sistema económico que se paralice hasta que haya resolución, pero por lo menos que nos dejen hacer lo que más nos gusta que es competir y entrenar”, suplica el técnico.

“Una temporada para enmarcar”

Clasificación de la Segunda División de fútbol sala después de la jornada 20 (@FutSalRFEF)
Clasificación de la Segunda División de fútbol sala después de la jornada 20 (@FutSalRFEF)

Sin lugar a dudas, la postura de Tete es determinante para conseguir mantener esa ilusión en sus jugadores. “Es una situación complicada porque yo quiero exigir a los jugadores como hace un mes, pero también entiendo su situación, que la cabeza de cada uno es distinta”, relata, asumiendo que “psicológicamente es normal que pasen por bajones”. “Intento que se puedan expresar en la pista, que es lo que más les gusta. Es por donde podemos manifestar que seguimos”, añade.

Desde el club esperan que “en competición no nos pase factura y logremos conseguir objetivos deportivos”. “La plantilla está muy unida, es un grupo humano fantástico y queremos demostrar en la pista que los que de verdad apuestan por nosotros no se equivocan”, continúa. “Hemos demostrado en más de 20 jornadas estar a la altura, tener un nivel muy alto y que esto no debe suponer un alto en nuestro objetivo. Vamos primeros en segunda división y con el objetivo de ascender entre ceja y ceja”, concluye.

“Es difícil porque cada uno tiene sus problemas personales y si uno no cobra, hay hipotecas, gastos que hacer frente y esto no se puede alargar mucho más porque si no la situación va a ser insostenible. Nos tememos todos que el rendimiento tan bueno, que vamos líderes con una temporada para enmarcar, se pueda estropear por esta circunstancia”, confiesa Tete, quien deja claro que “la esperanza es lo último que se pierde”.

“Esperemos que sea un contratiempo y que salgamos reforzados. Vamos a confiar de que llegue a buen puerto, que haya acuerdo y que volvamos a donde siempre hemos estado”, se muestra esperanzado el técnico de un equipo que “sueña con volver a la máxima categoría”.