De Guindos advierte a los bancos de que tienen que estar preparados para un “empeoramiento de las condiciones económicas”

Considera que hay signos de deterioro en algunas carteras de préstamos, por lo que recomienda a la banca “permanecer alerta”

Compartir
Compartir articulo
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos. Odd Andersen/Pool vía REUTERS
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos. Odd Andersen/Pool vía REUTERS

El sistema bancario de la eurozona deberá abordar riesgos a la baja relacionados con el débil crecimiento del crédito, el aumento de los costes de financiación y el deterioro de la calidad de los activos, ha advertido el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, durante un discurso pronunciado en Croacia.

A su juicio, “si bien los indicadores de calidad de los activos han sido bastante sólidos, hay signos tempranos de deterioro en algunas carteras de préstamos, incluidas empresas y sectores más pequeños como la construcción y el sector inmobiliario comercial”. Por ello, aconseja a los bancos de la eurozona que es importante permanecer alerta y “estar preparados para un posible empeoramiento de las condiciones económicas”.

Te puede interesar: El BCE se equivoca: De Guindos cree que el crecimiento en la eurozona será menor de lo previsto por el eurobanco para 2024

Reconoce que en el actual entorno macroeconómico algunas entidades no bancarias y bancos especializados “siguen muy expuestos” a sectores sensibles a los tipos de interés, como las empresas altamente endeudadas y el sector inmobiliario, por lo que ha advertido de que un mayor deterioro de estos sectores podría exponer a los intermediarios a pérdidas por revaluación y a salidas de inversores, lo que resulta especialmente relevante para algunos tipos de fondos de inversión en bienes raíces con gran presencia en mercados inmobiliarios comerciales de varios países de la zona euro.

La banca 'asfixia' a hipotecados y ahorradores para obtener beneficios históricos.

Inflación, a la baja

El vicepresidente del eurobanco reconoce que la caída de la inflación en la eurozona continuará a lo largo del año, pero, a pesar de ello, considera necesario no adelantarse, ya que pasará algún tiempo antes de contar con la información necesaria para confirmar que la inflación está regresando de manera sostenible al objetivo del 2% que se ha propuesto el BCE.

Te puede interesar: De Guindos da una de cal y otra de arena al Gobierno: cree que los salarios pueden subir, pero no rebajar la jornada laboral

En este proceso desinflacionario cree conveniente que el BCE vigile de cerca los factores de riesgo en juego, ya que las presiones salariales siguen siendo elevadas y aún no hay datos suficientes para confirmar que estén disminuyendo, mientras que los márgenes de beneficio podrían resultar más resistentes de lo previsto y las tensiones geopolíticas podrían elevar los precios de la energía y alterar el comercio mundial.

De Guindos ha incidido en que el Banco Central Europeo seguirá guiándose por los datos, teniendo en cuenta que los próximos meses “serán especialmente ricos en nueva información sobre los factores que impulsan la inflación subyacente” a medida que haya datos sobre los últimos acuerdos salariales y reajustes de precios por parte de las empresas, junto con las nuevas proyecciones macroeconómicas que el BCE publicará en marzo.

Tipos de interés estables en el 4,5%

En este escenario, el Consejo de Gobierno del BCE decidió en su reunión de enero mantener los tipos de interés por tercera vez consecutiva. Así, la tasa de referencia para sus operaciones de refinanciación sigue en el 4,50%, mientras que la tasa de depósito continuará en el 4% y la de facilidad de préstamo en el 4,75%.

Los tipos de interés de la eurozona se encuentran en su nivel más alto desde 2001 después de que el BCE los subiera de forma ininterrumpida en diez ocasiones desde julio de 2022 hasta septiembre de 2023, con aumentos que han oscilado entre los 25 y los 75 puntos básicos. Un ciclo de subida del precio del dinero al que puso freno el pasado 26 de octubre, cuando los mantuvo en el 4,5%.