El cáncer de origen laboral, una enfermedad que mata a 6.000 personas al año en España

El cáncer laboral está detrás de más de 14.000 nuevos casos de esta enfermedad en España, según un informe de Comisiones Obreras

Compartir
Compartir articulo
El informe de Comisiones Obreras recoge más de 14.000 casos de cáncer de origen laboral en España en 2023 (Freepik).
El informe de Comisiones Obreras recoge más de 14.000 casos de cáncer de origen laboral en España en 2023 (Freepik).

El cáncer de origen laboral es “el mayor riesgo para la salud de las personas trabajadoras”, según un estudio de la Secretaría de Salud Laboral y Sostenibilidad Medioambiental del sindicato Comisiones Obreras (CCOO). Los datos recogidos en el informe “Cáncer laboral, una epidemia silenciada” muestran que un 5,3 % de los nuevos diagnósticos de cáncer en España se deben a la exposición a agentes cancerígenos en el puesto de trabajo.

Así, de los 279.260 diagnósticos de cáncer en España en el año 2023, más de 14.000 tuvieron origen en el entorno laboral. Principalmente, la exposición a agentes cancerígenos en el trabajo causó tumores de pulmón (5.176 casos), próstata (1.740), mama (1.610) y vejiga (1.334). Además, provocaron más de 6.000 muertes en el mismo periodo. Las patologías más letales fueron las de pulmón (3.852), páncreas (696) y esófago (554). “Sin embargo, el pasado año solo se registraron 94 partes de enfermedad profesional por exposición a cancerígenos”, denuncia CCOO.

Te puede interesar: ¿Por qué se producen las metástasis del cáncer de mama? Descubren una proteína clave en su desarrollo

“El cáncer laboral es una epidemia silenciada: apenas existe en las estadísticas oficiales y camuflado bajo la etiqueta de enfermedad común, permanece oculto”, han aseverado en sus redes sociales.

Falta de reconocimiento en las comunidades autónomas

La Agencia de Investigación contra el Cáncer de la OMS recoge hasta 173 elementos en el entorno laboral que pueden provocar cáncer: más allá del amianto, figuran en la lista partículas en forma de polvo como la sílice y el polvo de madera, numerosos metales como el cromo VI o el arsénico, las radiaciones ionizantes o la radiación solar, causante de 1 de cada 3 muertes por cáncer de piel no melanoma. La normativa española, no obstante, recoge tan solo 17 agentes y 18 tipos de cáncer asociados a ellos, apunta CCOO.

“El cáncer laboral apenas existe en las estadísticas oficiales”, expone el sindicato, que asegura que se camufla “bajo la etiqueta de enfermedad común”. En el año 2023, solo se comunicaron 94 partes de enfermedad profesional por agentes cancerígenos en el entorno laboral y 58 de ellos estarían relacionados con la exposición al amianto, según datos del Ministerio de Seguridad Social y Migraciones. 91 correspondieron a hombres y 3 a mujeres, “lo que probablemente traduce, no solo que la exposición a agentes cancerígenos se produce mayoritariamente en sectores masculinizados, sino también una falta de perspectiva de género en el cáncer laboral”, señalan en el informe.

Te puede interesar: Qué es Omomyc, el prometedor fármaco capaz de atrapar la proteína responsable del 75% de los casos de cáncer

Los datos desglosados por comunidades autónomas reflejan que el País Vasco acumula prácticamente el 50 % de los casos declarados. Le siguen a gran distancia la Comunidad Valenciana (9 casos), Andalucía (6 casos) y Asturias (6 casos).

La comparativa con otros países de la Unión Europea también evidencia “la infradeclaración en España” de estas enfermedades, según CCOO. El sindicato ha recopilado datos del año 2016, que muestran más de 6.500 casos de cáncer de origen laboral reconocidos en Alemania, 2.118 en Francia y 1.033 en Italia, mientras que España solo registró 23 casos. Para la organización, esto indica “un grave problema de infradeclaración de casos de cáncer laboral en nuestro país”.

CCOO ha trasladado una serie de propuestas a la Agenda Nacional para la Prevención del Cáncer Laboral “orientadas a mejorar la notificación de las enfermedades profesionales por agentes cancerígenos” y la prevención de la exposición. La creación de un registro de trabajadores expuestos a agentes cancerígenos y el establecimiento de límites más estrictos para el uso de estas sustancias son algunas de las medidas que encaminarían a España a alcanzar el objetivo de “cáncer 0″ en el entorno laboral.