Yolanda Díaz y Andrés Meizoso se separan tras 20 años de matrimonio y una hija en común

La vicepresidenta segunda del Gobierno y su marido hacen vidas separadas, aunque su entorno asegura que mantienen una relación amistosa

Compartir
Compartir articulo
Yolanda Díaz y su marido, Andrés, en una imagen de redes sociales. (instagram.com/diaz_yolanda_)
Yolanda Díaz y su marido, Andrés, en una imagen de redes sociales. (instagram.com/diaz_yolanda_)

Yolanda Díaz y su marido, Andrés Meizoso, han puesto fin a su relación tras 20 años de matrimonio. La vicepresidenta segunda del Gobierno y el delineante de Navantia han separado sus caminos tras cesar su convivencia, una decisión que parece tomada desde hace tiempo y de la que la propia protagonista ya había dejado algunas pistas, aunque no había trascendido hasta ahora.

Según adelanta LOC a través de fuentes del entorno de la pareja, Andrés y Yolanda se separaron físicamente hace tiempo, pues él trabaja en la empresa de construcción naval en Ferrol, mientras que ella está radicada en Madrid desde su salto a la política nacional y su entrada en el Gobierno.

Te puede interesar: Yolanda Díaz más allá de la política: un trabajo de camarera, una familia a la sombra y una herida abierta

Esas fuentes aseguran que la relación entre ambos es cordial y “siguen siendo buenos amigos”, aunque los kilómetros y la ruptura sentimental ha provocado un inevitable distanciamiento. Además, tras esta separación es la ministra de Trabajo y Economía Social la que se encarga de la hija que tienen en común, Carmeliña. De hecho, Díaz reside en el edificio del ministerio junto a la niña de 11 años.

“Soy monomarental”

Lo cierto es que Yolanda ya hizo referencia a su nueva vida el pasado 22 de enero en su entrevista con Marc Giró en el programa de TVE Late Xou. La vicepresidenta relató su día a día como política y madre en Madrid, donde lo que más echa de menos es poder ver el mar en el horizonte. “Es muy duro, no ves la calle”, relataba.

Yolanda Díaz y Andrés Meizoso, en una fotografía de sus redes sociales.
Yolanda Díaz y Andrés Meizoso, en una fotografía de sus redes sociales.

En aquella aparición televisiva, Díaz habló sin tapujos de su situación familiar. “Vivo con mi hija, soy monomarental”, contó. Esas palabras toman otro sentido ahora que se conoce la noticia de que ha puesto fin a su matrimonio. Según relató en la entrevista, Carmela se trasladó a Madrid para visitarla el 8 de marzo de 2020 y, con la llegada de la pandemia, tuvo que quedarse confinada con ella en el ministerio. Posteriormente, la niña cambió definitivamente su residencia y se ha quedado junto a ella tras la separación de sus padres. “Es una niña supermoderna, me enseña muchas cosas”, aseguró en el formato de TVE.

Unos meses antes, en octubre, la ministra habló públicamente del gran esfuerzo que hace para conciliar su trabajo y su vida familiar. Lo hizo durante su intervención tras ser reconocida por Forbes como una de las mujeres más influyentes de España. “Soy una madre galega, me vais a permitir… todas las madres somos madres, pero tenemos ciertas peculiaridades y es verdad que hago múltiples esfuerzos para no dejar ni perderme a mi hija. No lo voy a permitir jamás”, expresó.

“Hoy no dormiré con ella, pero sí que hago sobreesfuerzos. Me han visto en campaña con mi hija Carmela, que es una cosa muy difícil, pero creo que es lo más importante de nuestras vidas y como país, y lo voy a seguir haciendo”, agregaba la vicepresidenta, por aquel entonces en funciones. Además, desveló que lleva todos los días a su hija al colegio y siempre que puede hace las tareas con ella. “Está conmigo allí en el ministerio. Los que me visitan lo saben e intento que lleve una vida normal”, afirmó.

Yolanda y Andrés se casaron el 15 de noviembre de 2004 en una ceremonia civil celebrada en el centro cultural Torrente Ballester de Ferrol. Hasta el salto de la abogada a la política nacional, el matrimonio residía en su casa familiar de Ferrol, pero en 2020 la gallega se separó de su marido y su hija para mudarse a la vivienda oficial en la que ahora vive en Madrid. Aunque en un principio fue el delineante quien se encargó de los cuidados de Carmela, tras la ruptura se ha reorganizado la familia y, mientras Meizoso sigue con su trabajo en la costa coruñesa, Díaz y su hija han formado su propia familia monomarental en la capital.