La última chapuza de España: saltan con diez jugadoras, Montse Tomé le echa la culpa a Aitana y Athenea no da crédito

La jornada cinco de la fase de grupos de la Nations League estuvo marcada por un cúmulo de errores y de falta de entendimiento que les costó la victoria y acabar con la imbatibilidad que atravesaban

Compartir
Compartir articulo
Salma Paralluelo en el partido de la jornada 5 de la fase de grupos de la Nations League. (Selección española)
Salma Paralluelo en el partido de la jornada 5 de la fase de grupos de la Nations League. (Selección española)

Pese a que la selección española está matemáticamente clasificada para la Final Four de la Nations League, el episodio surrealista que se vivió el pasado viernes en el Pasarón ha despertado las quejas de los aficionados. España se adelantó en la primera mitad con un tanto de Athenea, pero un cúmulo de errores nada más comenzar la segunda parte condujo a La Roja a una derrota por 2-3 ante Italia.

Athenea del Castillo adelantó a la selección en apenas los quince primeros minutos de juego. Las campeonas del mundo mantuvieron la superioridad hasta el descanso. Una vez en el túnel de vestuarios, Montse Tomé realizó dos cambios: Lucía por Athenea y Esther por Aitana. La sorpresa llegó cuando una vez que las jugadoras estaban preparadas para dar comienzo a la segunda mitad del encuentro: la selección se encontraba con nueve jugadoras. Rápidamente, Lucía saltó con los cordones desatados y se incorporó a la alineación. Aún seguía faltando una jugadora en el verde. Era Esther. Aitana sí se había quedado en el banquillo, mientras que la granadina no se incorporó al juego.

Te puede interesar: Mendy recupera el puesto en el Real Madrid: de tener un pie fuera a ser una garantía

En estos dos minutos que transcurrieron desde que la selección comenzó a jugar con una menos hasta que el staff se dio cuenta y pudo incorporar a Esther, sin apenas calentar. Fue tarde. La selección italiana aprovechó el caos y el desconcierto para igualar el marcador. Valentina Gianciti era la encargada de devolver la igualdad en el marcador en menos de un minuto desde la reanudación del descanso. Italia remontó con los tantos de Michela Cambiaghi y Elena Linari, dejando insuficiente el gol de Esther González en el 76. Con esta derrota, aunque sí clasifican para la Final Four, se acaba la imbatibilidad de la era Tomé.

Contradicción en las versiones

Todo apuntaba a una mala gestión y falta de entendimiento en la plantilla, pero se empezaron a levantar las sospechas cuando las versiones de la técnica asturiana, no concordaban con las de la autora del primer gol de la selección. “Hemos salido con diez y es que no te sabría explicar por qué. Tenemos que mejorar y ese es un gran punto por donde empezar”, anunciaba Athenea, quien añadía que “los cambios los ha dicho nada más empezar la charla, entonces no sé, habrá sido un error de cálculo, no te podría decir, ya que nosotras ya sabíamos que nos quedábamos en el banquillo”. La cántabra reconocía que había sido una “cagada tremenda”: “Esto no se puede permitir en un partido de este nivel”.

Por su parte, la técnica asturiana culpaba a Aitana de esta mala gestión: “En el descanso hicimos el cambio de Athenea por Lucía y cuando íbamos a entrar en la segunda parte, Aitana nos avisa con poco tiempo de que no está bien y no nos da tiempo a que pueda calentar Esther. Por eso iniciamos la segunda parte con una jugadora menos. El cambio de Lucía por Athenea estaba planeado, lo íbamos a hacer…”.

Se suma al error del anterior partido en la convocatoria

Este no ha sido el único error que ha atravesado la selección española. En el anterior partido, Irene Paredes no saltó al terreno de juego, sin poder cumplir sus 100 partidos con la camiseta roja, debido a un error informático, que resultó ser humano. El fallo por parte de la delegada de la selección, Isabel Navas, no cargó en la aplicación de UEFA la convocatoria correcta.