La Real Academia de Medicina resucita la voz de Gregorio Marañón gracias a la inteligencia artificial

Después de 101 años, ya es posible escuchar la voz de Gregorio Marañón leyendo la primera parte del discurso de entrada que dio cuando ingresó como académico de número en la RANME el 12 de marzo de 1922

Compartir
Compartir articulo
Es posible escuchar la voz de Gregorio Marañón leyendo la primera parte del discurso de entrada que dio cuando ingresó en la RANME (Montaje Infobae)
Es posible escuchar la voz de Gregorio Marañón leyendo la primera parte del discurso de entrada que dio cuando ingresó en la RANME (Montaje Infobae)

La Real Academia Nacional de Medicina de España (RANME) ha recreado la voz del profesor Gregorio Marañón gracias al uso de la inteligencia artificial, logrando así rememorar la primera parte del discurso de entrada que dio cuando ingresó como académico de número en esta institución el 12 de marzo de 1922.

La voz de Marañón se ha extraído de los registros originales de su propia voz guardados en el archivo de la RANME procedentes de entrevistas y grabaciones que realizó él mientras era académico de número, comentan a EFE fuentes de la Real Academia Nacional de Medicina.

Te puede interesar: La Inteligencia Artificial llega al Ejército del Aire: así serán las bases aéreas del futuro

Junto a la inteligencia artificial, el hito ha sido posible gracias a un trabajo de postproducción con un software de audio con el fin de que tanto el tono como la gravedad y la velocidad fueran los más adecuados. A continuación puede escuchar el audio en la página web de la Real Academia Nacional de Medicina.

Una expedición que le permitió conocer las zonas de marginalidad de España en el 1922

El resultado es la primera parte del discurso “Estado actual de la doctrina de las secreciones internas”, que Marañón pronunció en su ingreso como académico de número en 1922, cuando tenía 35 años. También ese año, Marañón viajó junto al Rey Alfonso XIII a Las Hurdes, en Cáceres, una de las zonas con mayor marginalidad de España en esa época, una expedición que “permitió conocer las altas tasas de pobreza, hambruna, analfabetismo e insalubridad que sufrían sus habitantes”, ha señalado Antonio López Vega, director del Instituto Universitario de Investigación Ortega-Marañón.

Te puede interesar: Crecen en un 500 % las búsquedas de inteligencia artificial en educación, según un estudio

Además, se descubrieron enfermedades graves como el bocio, el enanismo y el cretinismo, patologías originadas por la falta de yodo en las aguas y en los alimentos que consumían las personas que vivían allí como consecuencia del aislamiento territorial.

Tras esta visita, se creó el patronato de Las Hurdes, se establecieron varios consultorios y se empezó a invertir en infraestructuras y educación.

Marañón, pionero de la medicina personalizada

El profesor Gregorio Marañón destacó como un intelectual brillante con una apasionada devoción por la ciencia y el ser humano. Según la profesora Mónica Marazuela, académica de número de la Real Academia Nacional de Medicina de España (RANME) en la especialidad de Nutrición y Endocrinología, Marañón lideró la corriente de la “patología constitucional” en la medicina clínica, marcando un hito al ser pionero en lo que hoy conocemos como medicina personalizada.

Mientras otros médicos de la época se centraban en la patología experimental de la endocrinología, Marañón dio los primeros pasos hacia un enfoque más individualizado y personalizado en el campo médico.

Sin embargo, esta misma académica explica que “no se conocen bien las causas de estas enfermedades, parecen ser genéticas en un 70% de los casos y ambientales en un 30%”.

En concreto, la Enfermedad de Graves es muy llamativa porque “tiene la particularidad de que aparece muy rápido, en días o semanas, al contrario que la mayoría de las enfermedades autoinmunes que suelen tardar varios meses, incluso años, en desarrollarse”, matiza la Prof. Marazuela. “Por ello es muy buen modelo para analizar posibles factores desencadenantes: en este caso se ha visto que tanto el estrés físico como el psicológico pueden ser desencadenantes de la misma”, concluye.

(Noticia elaborada por Efe)